22 de November de 2011 00:02

El sacapintas merodea centros comerciales

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Los cuatro armados se acercaron a Víctor R. mientras esperaba un taxi en la puerta de un restaurante, en el aparcamiento de un centro comercial, en el norte de Quito. Le arrancharon un portafolio, un reloj Rolex y un celular.

El robo se produjo a las 21:30 del miércoles, cuando se realizaba una fiesta en el local de comidas. Según testigos, “los asaltantes patearon a la víctima en las costillas para quitarle sus pertenencias”. “Desde afuera apuntaron a la gente que estaba en el restaurante para que nadie alertara a la Policía”. “Iban en dos motocicletas negras y huyeron por la avenida Naciones Unidas”.

Los asaltos en los alrededores de centros comerciales son recurrentes en Quito, en especial a usuarios que retiran dinero de las agencias bancarias (sacapintas). El Observatorio Metropolitano de Seguridad Ciudadana (OMSC) refiere que este año hubo en la ciudad más denuncias de sacapintas. De enero a septiembre del 2009 se reportaron 81 hechos, mientras que en el mismo período del 2010 y 2011 hubo 115 y 132, respectivamente .

En este año, 61 casos de sacapintas se produjeron en la vía pública, 44 dentro de vehículos, 10 en viviendas, 8 en lugares de acceso restringido, etc. “En un 85 % de casos se utilizaron armas de fuego, en 7% armas contundentes (palos, piedras, etc.) y en 6% arma blanca”, dice el OMSC.

A Pablo Pinto, director de la Asociación Ecuatoriana de Centros Comerciales (ACCE), le preocupa este delito. Dice que los 10 establecimientos del gremio que preside son seguros en el interior, pero “las bandas operan en los exteriores para asaltar”.

Añade que, en casos como el de Víctor R., “la delincuencia se aprovecha de los momentos de vulnerabilidad para atacar a las víctimas. De eso saca ventaja el crimen, para atacar en los momentos de descuido”.

Los directivos de la ACCE se reunieron con la Asociación Ecuatoriana de Bancos para establecer nuevas medidas de seguridad. El objetivo es configurar un manual de procedimientos para evitar los atracos a personas, robos a blindados y asaltos a locales.

Uno de los acuerdos es capacitar a los guardias de bancos, centros comerciales y almacenes para que vigilen a las personas que deambulan de forma sospechosa en los centros comerciales.

Eso incluye la instalación de botones de pánico que alerten de la presencia de un hecho inusual relacionado con actividades delictivas. Otra medida es reforzar las tareas de inteligencia en las afueras de las agencias bancarias de los centros comerciales.

Para Fabricio Villamar, concejal, esa tarea no ha dado resultados porque desde hace más de un mes fue implementada con la presencia de policías vestidos de civil en las afueras de los bancos. Los robos tipo sacapintas continúan, dice. “Se repiten. Eso quiere decir que no hay prevención”.

Para Jefferson Gamboa, jefe de seguridad del centro comercial junto al cual ocurrió el atraco del miércoles, ese caso de sacapintas no involucró a su establecimiento. “De lo que he conversado con agentes de la Policía, a la víctima le esperaban en la av. Naciones Unidas para ingresar en motocicleta y asaltarlo. Solo había un local atendiendo a esa hora”.

El hecho sucedió a 25 metros de una Unidad de Policía Comunitaria (UPC). Eso molestó a los testigos. “El robo ocurrió en un sitio donde hay guardias y policías. Nos sentimos desprotegidos”, dijo un hombre que estaba en el lugar y no reveló su identidad.

Villamar sostiene que las unidades de Policía no ejercen un factor disuasivo. Una muestra, dice, es que los robos ocurren cerca de retenes de la Policía. “El asalto del miércoles ocurrió junto a una Unidad de Policía Comunitaria; la delincuencia ahora ataca igual”. El edil insiste en que la seguridad ofertada es insuficiente cuando hay bandas delictivas que operan en las afueras de los centros comerciales. La Policía “no hace un trabajo efectivo en las zonas externas. Las tareas de seguridad dentro de los centros comerciales son eficientes, pero afuera de estos hay fallas”.

Pinto reconoce que bandas de sacapintas operan en las afueras de los centros comerciales. Según la ACCE, se tiene previsto construir zonas de seguridad, en las que se ubiquen bancos, con accesos blindados para carga y descarga de valores. Con eso se busca establecer que los clientes accedan a los bancos solo desde el exterior y no desde el centro comercial.

Pinto agrega que también se busca “impedir parcialmente la visibilidad dentro de los bancos con láminas adhesivas en los vidrios”. “Lo que se busca es conformar una alianza entre bancos, centros comerciales y empresas transportadoras de dinero”.

Los familiares de Víctor R. sienten frustración. El asalto del miércoles fue el segundo perpetrado contra el empresario en dos años. En el 2010, desconocidos lo interceptaron en un vehículo en la av. República de El Salvador, norte de Quito. Ahora se recupera de las heridas sufridas el miércoles.

Medidas  de seguridad

En el centro comercial   San Luis (Sangolquí), la cantidad  de personal de seguridad se incrementó, “más aún cuando estamos cerca de la Navidad”, dice Arsenio Coloma, jefe de Seguridad de ese   establecimiento.

Para evitar  atracos en las afueras de los  centros comerciales, lo recomendable es que la gente no sea confiada.  “Cuidamos a los clientes  con la presencia de guardias que vigilan  en dos motocicletas y tenemos una UPC de Policía en el parqueadero de vehículos”,  sostiene Coloma.  

En el centro  comercial El Recreo (sur) se   instalaron nuevas cámaras de video,  de mayor alcance, que permitan grabar  lo que sucede en los interiores y exteriores del establecimiento.

Los empresarios acordaron diseñar  nuevos   sistemas y  procedimientos  para transportar dinero en blindados. Una medida es crear rutas seguras y coordinar con los centros comerciales para desarrollar nuevas  tareas de vigilancia   e inteligencia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)