7 de April de 2011 00:00

Radio Rumba reportó en vivo su asalto

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La voz del periodista Rodrigo Iguasnia, conductor del programa Cuarto Poder, de Radio Rumba Network de Guayaquil, se silenció durante 12 minutos ayer. A las 07:35, en medio de una entrevista a Carlos Medina, subdirector del Movimiento Popular Democrático, la señal de la emisora salió del aire.



En ese momento, cuatro personas ingresaron a las instalaciones de la emisora, ubicada en las calles Chimborazo y Vélez, en el centro de la urbe, y procedieron a robar parte de los equipos de transmisión de la estación.

El pánico del personal de la emisora se transmitió en vivo: “¡Nos están asaltando, por favor la Policía, la Policía!”, susurró al micrófono Iguasnia en medio de la sorpresa del personal presente en ese momento. Pocos segundos después la señal se cortó.Los oyentes de la emisora alertaron inmediatamente a la Policía, y esta llegó al lugar aproximadamente 15 minutos después. “Tuvimos alrededor de 20 llamadas de personas que escucharon sobre el robo. La reacción fue oportuna”, indicó el oficial Luis Carrión, quien acudió al llamado de los oyentes con tres patrulleros.

El guardia del edificio Venecia, donde se ubica la emisora, declaró en la Fiscalía que los asaltantes ingresaron a la edificación, tras amenazarlo con un arma. Según el guardia, a la emisora subieron tres personas, entre ellas una mujer que parecía estar embaraza.

Ya en la emisora, los delincuentes sometieron a los empleados y procedieron a sustraerse ocho computadoras portátiles, entre ellas dos de la Gerencia, una de Contabilidad y otra de Producción. También se robaron dos consolas y equipos utilizados para transmisiones en vivo. Según Freddy Moreno, propietario de la emisora, el costo de lo sustraído asciende a USD 20 000.

La Policía arribó a las afueras de la estación radial cuando el último de los cuatro asaltantes salía apresurado, cargando un bolso con parte de lo robado.

Se trata de Jonathan Q., de 20 años, quien fue conducido inmediatamente a las instalaciones de la Policía Judicial, para la audiencia de flagrancia. En el interior del bolso la Policía halló una computadora portátil, y una radiograbadora y dos pequeñas consolas.

El guardia narró que una pareja subió primero a la emisora. “La mujer indicó que subía a la radio para una entrevista. Cuando les pedí la cédula, el hombre sacó un arma y me encañonó. El sujeto me obligó a permanecer debajo del escritorio mientras que los otros entraban”, relató.

El personal de la emisora que presenció el asalto presentó la denuncia en la Fiscalía adjunta a la Policía Judicial aproximadamente a las 09:30. En el lugar reconocieron a Jonathan Q. como uno de los presuntos asaltantes.

La emisora retomó su señal, con música, a las 08:50.

La Asociación Ecuatoriana de Radiodifusión (AER), Núcleo del Guayas, se solidarizó ayer con los directivos de la emisora. En un comunicado, el gremio expresó su repudio por el asalto. “Esto evidencia que la delincuencia actúa sin ningún temor ni respeto en la ciudad”. El gremio se solidariza con los hermanos Freddy y Sergio Moreno, directivos de la emisora, y con el personal. Además, hace un llamado a las autoridades “para que ejerzan un mayor control de seguridad en la ciudad”.

Radio Rumba, que se emite en FM, es la segunda emisora asaltada este año en Guayaquil. Hace un mes también fueron asaltadas las instalaciones de Radio Fuego, de propiedad de la presentadora de televisión Mariela Viteri. El atraco a Fuego se registró en la mañana. La estación, ubicada en la ciudadela Kennedy Norte, sufrió el robo de equipos de oficina. Sin embargo, la señal de la emisora en FM no salió del aire. 

Falsos policías asaltaron bus

Los 40 pasajeros de un bus de la Cooperativa Interprovincial Cica, que viajaban desde La Libertad (Santa Elena) con destino a Huaquillas, en El Oro, fueron asaltados ayer por cuatro presuntos policías de tránsito.

Los asaltantes simularon un operativo de control de carreteras, para el que utilizaron un auto similar a un patrullero policial, para detener el bus y robar.

El chofer de la unidad, Marcelo Solano, relató que el supuesto patrullero lo obligó a detener el bus, e inmediatamente se cruzó en la vía otro auto color rojo. “En el costado había tres autos más. Se bajaron unos sujetos y nos encañonaron. A mí me golpearon y me obligaron a ir a la parte de atrás del bus”, contó el conductor.

El asalto se produjo aproximadamente a la 01:00. Los pasajeros relataron que fueron golpeados bajo amenazas de muerte. Mientras eran desvalijados, fueron conducidos dentro del bus hasta una guardarraya, en las inmediaciones de Daular, cerca de Guayaquil.

Ayer el jefe del distrito de la Policía de Guayaquil, Ramiro Mantilla, aseguró que se investiga si se trata de policías o de personas con uniformes falsos de la institución. “No vamos a tapar nada, si son policías serán tratados como delincuentes”.

Con relación al supuesto patrullero, la Policía dijo que, según testigos, el carro llevaba inscrito el número 016. Mantilla dijo que esa numeración está asignada al patrullero nocturno de la Isla Trinitaria. “Los delincuentes son tan avezados que consiguen uniformes, y tampoco es difícil tomar un vehículo blanco y colocar números”, manifestó el oficial.

Mantilla anunció que desde ayer comenzaron operativos en locales no autorizados que expenden uniformes de Policía.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)