18 de April de 2012 00:01

El país olvida a los combatientes del Cenepa

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0

El Comandante de la Fuerza Terrestre lo suscribió el 10 de mayo de 1995. Los militares que “participaron real y efectivamente en el conflicto con el Perú” fueron 5 481 efectivos de la Brigada de Selva 21 Cóndor y de la Brigada Alfaro, reza en el documento calificado como secreto y remitido al Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

El documento detalla el listado de los héroes, con cédula, grado y sector específico de combate, que entre enero y marzo de 1995 estuvieron en el frente de batalla en el Cenepa, en la frontera sur. En la lista constan 3 171 voluntarios (tropa), 839 conscriptos, 788 reservistas, 377 oficiales, 246 aspirantes, 28 voluntarios en servicio pasivo, 26 empleados civiles, cinco cadetes y un civil.

Sin embargo, solo 1 402 personas constan en la nómina remitida por el Ministerio de Defensa al Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs), como beneficiarias de la Ley de Reconocimiento a los Héroes y Heroínas Nacionales.

Según Juan Llasha, presidente de la Asociación de ex Combatientes del Cenepa, en esa lista habría personas que no merecen un reconocimiento. Él demanda que se incluya a los militares que estuvieron en la línea de combate.

Según el artículo 3 de la Ley, los beneficios a los que acceden los héroes son una vivienda gratuita, la pensión mensual equivalente a dos remuneraciones básicas unificadas, becas de estudios, acceso preferencial a los beneficios de proyectos y programas sociales del Estado, entreo otros.

Estos, según la normativa, se consideran derechos adquiridos del héroe o heroína nacional. En caso de su muerte, los beneficios se otorgarán en el siguiente orden: sus cónyuges y convivientes legalmente reconocida, sobreviviente; los hijos e hijas menores de edad; mayores de edad con discapacidad total o parcial permanente, y los padres.

Al cierre de esta edición, representantes de los ex combatientes tenían previsto reunirse en la Asamblea Nacional con el titular del Parlamento, Fernando Cordero; la ministra de Defensa (e), Rosa Mercedes Pérez, y la presidenta del Cpccs, Marcela Miranda, para hallar una solución.

[[OBJECT]]

‘Como shuar no pido caridad a nadie’


Me llamo Ramón Utitiata  y soy shuar   del límite político internacional. Tengo 63 años y también participé en la guerra de 1981,   cuando  combatí en el destacamento Paquisha.

En  el conflicto  de 1995  colaboré  durante  un mes  con el Ejército como guía, lo que fue bien valorado para la supervivencia de la patrulla. No hemos llegado con nuestros compañeros shuaras para pedir caridad a nadie,  sino para reclamar  nuestros derechos como ex combatientes.
Ahora trabajo como empleado público, pero también tengo la obligación de  reclamar por lo que considero   de los soldados.  

Mi papel en el conflicto, como el de muchos de mis compañeros, era  reforzar  los destacamentos: Remolino, Soldado Monge, Teniente Hugo Ortiz y   Etza.  Los nativos guiábamos como  conocedores de la selva a las patrullas y además abastecíamos de  alimento y de munición a las bases.

Cuando los tres helicópteros peruanos bombardearon a Soldado Monge, solo se escucharon estruendos. Eso  ocurrió  en   febrero de 1995. Cargábamos fusiles y disparábamos como reservistas.   Mi familia me pidió que no me  vaya a la guerra, pero esa era mi   obligación. Cuando terminé  la conscripción,   juré  que  iba a defender a la Patria  como sea y así lo hice.

‘Mi nombre consta en el parte de guerra’

Yo pertenecía a la patrulla Faisal que combatió en la línea de frontera durante la Guerra del Cenepa en 1995.

Nuestra misión fue defender el destacamento  Cueva de la Cueva de los Tayos ante los ataques del Ejército peruano. De mi grupo fallecieron tres compañeros, en la selva de  La Piedra.

Tuvimos que retroceder con dos muertos hasta La Y del Río Cenepa. Allí los enterramos 10 días y luego los desenterramos para ir hasta Coangos.  Luis Aguas,  comandante del Grupo 26 Quevedo, tiene esa información.

Tres compañeros murieron y solo a dos los pudimos sacar de allí. Lamentablemente, no fue posible rescatar al cabo Vargas, ya que nos invadieron.  Regresamos a La Y del Cenepa y nos unimos con los batallones 26 y 27 de Latacunga y sacamos a los peruanos. Esa era otra  de las  misiones que nos encomendaron: vigilar y   tapar   La Y del Cenepa porque desde allí se  ingresaba a Twintza y a Base Sur.

Quedé con pesadillas, no podía dormir. Soy seleccionado ecuatoriano de físico culturismo. Tengo 60 años y hace más de cinco   me gradué como licenciado de  Educación Física en  la ESPE.
    
Mi nombre consta en el parte de guerra y lo justo es que nos tomen en cuenta porque  estuve ahí para dar la vida por mi país.

‘No se ha cumplido con lo    ofrecido’

Los indígenas  participamos en el conflicto   como reservistas. Nuestro  objetivo era cumplir  con  un  deber  cívico si  éramos  llamados a combatir.
 
Fuimos nosotros, los jóvenes de las comunidades indígenas aledañas al sector donde ocurrió la guerra quienes  luchamos  por nuestro territorio. En ese tiempo,  ni siquiera sabíamos porqué estábamos peleando, lo desconocíamos. Ahora, luego de 17 años,  conocemos la causa del conflicto: en esa zona hay   recursos naturales.

Frente a la situación que se da por la Ley de Héroes y Heroínas, reclamamos por nuestros derechos,   porque  en la Ley no se ha cumplido con lo que se  ofreció.   

Lamentablemente se ha beneficiado solo a   1 402   personas  y no estamos de acuerdo con eso porque algunos de ellos ni siquiera estuvieron en la línea de batalla. Los oficiales no combatieron, se escondían o abandonaban el destacamento. Fuimos nosotros los que verdaderamente luchamos.
 
Ahora trabajo en la agricultura, la cacería  y me dedico a    tareas del campo con mi familia. La verdad es que me gustaría que se solucione ese problema para ayudar a mis   hijos. Lo único que recibimos fue 1 500 000 sucres como bono en 1995.  Ojalá que se tome en cuenta  a la gente que consta en el parte de guerra.

‘Mi familia sufre las secuelas psicológicas’

Las secuelas psicológicas que padezco tras el conflicto  del Cenepa    continúan hasta la actualidad. Tengo 47 años; combatí en La Y del Cenepa. La guerra me afectó emocionalmente.
 Los  psiquiatras del Ejército me dijeron que no podía seguir en batalla porque los traumas eran muy severos. Por eso, el 28 de marzo de 1995 me evacuaron a Banderas (Morona Santiago),  para que   los médicos    trataran mi problema. Luego pasé a Patuca, donde tampoco pudieron ayudarme.  De allí me enviaron en helicóptero a Sucúa y finalmente me atendieron en el Hospital Militar de Guayaquil, donde me diagnosticaron que tenía una crisis nerviosa por la guerra.

Hasta ahora tengo  pesadillas y cada tres meses  tomo los medicamentos que me proporciona  el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa).

Mi familia ha sufrido mucho las secuelas psicológicas que padezco, pero me ayudan  porque saben que defendí al país. Mi esposa me da ánimo cuando mis músculos se ponen tensos  por  las noches.
Recientemente  terminé de construir mi casa con un crédito del Issfa, pero lo triste es que la Ley de Héroes y Heroínas menciona la entrega de vivienda gratuita para los ex combatientes  y esa realidad no es posible.

[[OBJECT]]

La cronología

09/01/1995
Se produce un cruce de balas en el Alto Cenepa, entre  patrullas de los  ejércitos de Perú y de Ecuador. Luego de escaramuzas, los dos países movilizan tropas a la frontera común.  

17/02/1995
Ante delegados de EE.UU., Brasil, Chile y Argentina se  creó la Momep (Military Observer Mission, Ecuador Perú), encargada de supervisar el cumplimiento del alto el fuego.

22/02/1995
El ‘Miércoles Negro’. El Ejército  ecuatoriano reportó las    muertes de 13 soldados (hubo 20 heridos), en combates en El Maizal. Tras el ataque, el conflicto recrudeció y Ecuador volvió a controlar Tiwintza.

24/09/1998
Se firma la paz. Los presidentes Alberto Fujimori (Perú) y Jamil Mahuad se dieron la mano  en Brasilia. Se resolvió que la cordillera del Cóndor  es de Perú. Ecuador recibió 1 kilómetro cuadrado en Tiwintza.

09/03/2011
La Ley de Reconocimiento a los Héroes y Heroínas Nacionales entró en vigencia. En esa normativa se establecieron beneficios para los ciudadanos que defendieron la dignidad, soberanía e integridad territorial.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (2)