5 de April de 2011 00:00

‘El País’ denuncia corrupción en la Policía

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La Policía guardó hermetismo ayer frente a la publicación hecha ayer por  diario El País de España.  Bajo el título ‘La corrupción policial en Ecuador es generalizada’,  el rotativo habló de  supuestos cables que habría enviado la Embajada de EE.UU. en Quito al Departamento de Estado, en los cuales daría cuenta de cambios en la cúpula de la fuerza policial. 

 

Según El País, uno de los cables habría señalado que el ex comandante de Policía Jaime Aquilino Hurtado  habría utilizado “su poder como  máxima autoridad del cuerpo para extorsionar, acumulando así dinero y propiedades, facilitar el tráfico de personas y obstruir las investigaciones contra compañeros corruptos”.

Por aquello, continúa,  la Embajada de Estados Unidos en Quito habría solicitado al Departamento de Estado la revocatoria del visado de entrada en EE.UU. que disponían Hurtado, su esposa y su hija, emitidos en junio del 2008  y vigentes hasta junio del 2013. Hurtado permaneció en el cargo desde abril del 2008 hasta junio del 2009.   Según el periódico, la Embajada habría dicho que él “comenzó sus corruptas actividades a principios de los años 90”.

La legación estadounidense habría asegurado, dice El País,  con base en el supuesto cable, que “todas esas prácticas eran tan conocidas dentro del alto mando de la Policía Nacional y agrega (el cable) que funcionarios de la Embajada estaban seguros de que el presidente, Rafael Correa, también las conocía cuando lo nombró comandante. En su opinión, el Gobernante quiso, con el nombramiento, tener un jefe de Policía fácilmente manipulable”. 

“Las corruptas actividades descritas en este cable dañan la inversión norteamericana en Ecuador. Los inversores de EE.UU. se muestran reacios a arriesgar su patrimonio porque saben que pueden ser extorsionados por agentes corruptos de los cuerpos de seguridad”, cita el diario, en referencia a un fragmento del comunicado que habría sido suscrito en julio del 2009 por la embajadora Heather Hodges.

Tres meses antes, luego de la revelación del caso Ostaiza, que salpicó a un ex Subsecretario de Gobierno,  el   Régimen cuestionó  que la Embajada de EE.UU. controlara la probidad de los agentes de  Inteligencia de la Policía. 

Según El País, el cable de la Embajada agrega:  “Hurtado ha prestado asistencia a los traficantes de personas, creando así oportunidades de entrar en Estados Unidos a delincuentes y terroristas”.

Además, dice que las prácticas de la Policía castigan a buena parte de la población ecuatoriana, dispuesta a pagar sobornos, cuantiosos o no, para  realizar cualquier gestión, evitando así una burocracia dolosa y asfixiante.

Por otra parte, los mecanismos que deben velar sobre la probidad de las instituciones son débiles y los cambios constitucionales  del 2008 los debilitaron  más. “Debido a estos fallos institucionales, los oficiales de la Policía  de Ecuador apenas se exponen a un castigo cuando se implican en actos corruptos. Y en relación con jueces y políticos corruptos, esta situación está más acentuada en las altas esferas del poder”.

En tanto, Hurtado rechazó el informe y dijo, en declaraciones a Ecuavisa, que se trata de una represalia. Esto porque “en una ocasión no permitió que haya cierta injerencia de funcionarios de la Embajada (de Estados Unidos) para que actúe de acuerdo con  la necesidad de mantener a algunos oficiales en ciertos servicios”.

  

El ministro del Interior, Alfredo Vera, señaló desconocer  este informe revelado por Wikileaks.

La Embajada de EE.UU. fue cauta

La Embajada de Estados Unidos en Ecuador fue puntual ayer frente a la denuncia hecha en diario El País. EL COMERCIO  dialogó con Marta Youth, agregada de prensa de la sede diplomática.

“No podemos comentar sobre la autenticidad de los documentos que aparecen en la prensa y que supuestamente tienen origen en el Departamento de Estado o en la Embajada en Quito.  Lo que sí podemos, sin embargo, es hablar en general sobre los cables del Departamento de Estado que reflejan el análisis diario y sincero que cualquier gobierno realiza como parte de las relaciones exteriores efectivas”, dijo.

No obstante, la funcionaria recordó:  “Por un asunto de política, el Departamento de Estado no emite comentarios sobre los documentos supuestamente filtrados.  

Como dijimos en el pasado, la revelación de información confidencial por parte de Wikileaks es un intento irresponsable por causar estragos en la seguridad global y desestabilizarla.  Potencialmente ponen en peligro vidas y condenamos esa práctica”.

Reacción del Gobierno

El Régimen ecuatoriano, mediante un comunicado, rechazó “la supuesta afirmación atribuida a la embajadora de EE.UU. en Ecuador, Heather Hodges” y negó que el Presidente hubiese conocido los presuntos actos de corrupción de Hurtado y que por esa razón lo hubiera nombrado Comandante.

El Gobierno de Ecuador anunció que, “frente a la gravedad del mensaje filtrado”, solicitó a la Fiscalía y al Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, investiguen los posibles actos de corrupción y enriquecimiento ilícito denunciados en el presunto cable recogido por diario El País.

En el comunicado, el Ejecutivo señaló además que se ha emprendido un proceso de depuración de la Policía; en especial, enfocado en estructuras que se vinculaban con violación de DD.HH. y mafias de corrupción. Dijo que algunos de esos actores participaron en el 30-S.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)