3 de March de 2011 00:00

‘No se puede seguir manteniendo una Policía militarizada’

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La amplia oficina del comandante del Ejército, general Patricio Cárdenas, está adornada por una colección de soldados comandos en miniatura. En el complejo militar de La Recoleta, en Quito, el oficial viste traje de campaña y recibe a este Diario en su primera entrevista desde que asumió el cargo, en abril del 2010. Lo hace al evocar el Día del Ejército, conmemorado el 27 de febrero, por los 182 años de la Batalla de Tarqui.



Si bien los informes de Inteligencia refieren que en la frontera norte el paso de guerrilleros de Colombia a Ecuador se ha reducido, las FF.AA. comienzan a afrontar otra amenaza: el narcotráfico ¿Cómo combatirlo?El narcotráfico sí es un nuevo factor que aparece en el Estado ecuatoriano. Pero no podemos decir que solo está en la frontera norte, sino que se halla en todas partes. Por eso tiene que ser una actuación interinstitucional. No podemos decir que solo FF.AA. maneje el asunto.

La Policía tiene mayor conocimiento y con ellos es necesario interactuar. Con nuestros países vecinos debe existir cruce de información con la finalidad de que podamos operar adecuadamente de forma oportuna y podamos desarticular a estos grupos que quieren utilizar a nuestro país como medio de tráfico y no como área de producción y comercialización de drogas.

Si bien no se han establecido carteles del narcotráfico en el país, ocurre que estos tienen colaboradores en la cadena de procesamiento y tráfico. Incluso hay hallazgos de submarinos o sumergibles para llevar droga.

El ser humano tiene una serie de iniciativas y busca de una u otra forma el medio para manejar actos ilícitos. Pero eso no nos preocupa, estamos pendientes.

El año pasado en la frontera sur la Policía desarticuló una organización que operaba entre Perú y Ecuador. Desde la Fiscalía de Lima se indicó que esta tenía conexiones con carteles mexicanos como el de Sinaloa.

Algún organismo o medio de comunicación dijo que estos grupos venían incluso de México, pero lo que hemos podido analizar es que se trata de traficantes que tratan de manejar temas de narcotráfico utilizando a Ecuador como país de tránsito. Informes de Inteligencia dicen que no hay ninguna coherencia de que aquí se haya sustentando un cartel. Eso es absolutamente irrisorio.

¿El Gobierno ha recurrido a las FF.AA. para afrontar la inseguridad interna y el tema del narcotráfico, porque la Policía se vio desbordada?

No podría decir que ha sido desbordada. La misma Constitución Política nos faculta de ser garantes de la seguridad interna y de dar esa paz a nuestros conciudadanos. Es necesario articular este accionar y no podemos decir solo la Policía debe trabajar en esto. Nosotros tenemos el mayor contingente en la frontera en donde se da esta actividad ilícita.

El trabajo interno de los militares no será momentáneo. En la Asamblea pasó el primer debate de la reforma a la Ley de Seguridad Pública para que las FF.AA. puedan operar en lo interno, no solo en los estados de excepción.La población tiene que entender que es una misión adicional que los militares tenemos que cumplir. No podemos permitir que la inseguridad ciudadana campee en el Estado. En Río de Janeiro tuvieron que intervenir las FF.AA. para dar seguridad a la población. Igual ocurre en México (afectada por el narcotráfico). Los carteles manejan a la población y ella necesita seguridad.

¿Es tarea de FF.AA. la seguridad interna, sus armas, por ejemplo, son de guerra?

En su currículum de estudios, FF.AA. no se manejan exclusivamente dentro de las operaciones para la guerra externa. Siempre le damos espacio a la seguridad interna. Si bien no le puedo decir que tenemos una gran experiencia y un gran entrenamiento en aspectos policiales, pero estamos allí. Indudablemente el armamento que usamos no es adecuado y hay que irlo cambiando. Pero eso también es de acuerdo con la disponibilidad de recursos.

El Gobierno plantea desmilitarizar a la Policía.

Considero que es lo más adecuado. No se puede seguir manteniendo una Policía militarizada, porque el Ejército ha sido el padre de otras instituciones y otras han emergido de este órgano. El siglo XXI debe permitir cambios con profundidad y a veces no mantenerse en una estructura y en una formación que quizá fue adecuada en el siglo anterior. La Policía debe modernizarse y si para eso debe dar paso a una nueva concepción, filosofía, capacitación y visión de la seguridad, de la integración de la población, es hora de arrimar el hombro para llegar a ese aspecto.

¿Cuál considera debe ser la nueva filosofía de la Policía?

De que sea una Policía civil, adiestrada en las diferentes especialidades. La Policía tiene que ser especializada en el área judicial, migración, narcotráfico, es decir, una serie de factores que tiene que ser específica y no una estructura centralizada que mantenga una organización o una estructura igual que la militar. Tiene que ser diferente. Incluso sus códigos penal y de disciplina tienen que ser diferentes al militar.

¿Las FF.AA. da asesoría a la reestructuración policial?

No, en ningún momento.

¿La Policía se encaminaba a ser una estructura militar?

No le podría decir cómo estaba dirigida. Hay Ministerios que deben estar analizando cómo la estructura debe mejorar y hacia dónde debe estar orientada.

¿Pero el Ejército en las calles evidencia una militarización de la seguridad?

Quizá nos dicen sociedad militarizada, porque nos ven en este momento en las calles dando seguridad a la población, tratando de aplacar esa violencia que se ha llegado a desatar exclusivamente en ciudades principales del país. No veo que la sociedad esté militarizada. Es un clamor de la población ver nuestra presencia, porque creen que da un poco más de calma y la ciudadanía respeta a la institución que es la columna vertebral del Estado.

Tras la salida de los militares a las calles hubo el temor de una posible espiral de violencia hacia los civiles ¿Han recibido denuncias?

No hemos conocido ninguna queja de los ciudadanos. No se puede descartar que un elemento (soldado) pueda actuar de forma incoherente. Pero cuando la gente sale a patrullar toma las medidas necesarias de prevención y tiene que ver esa normativa del comportamiento con la gente.

Un hecho que quizá marcó a FF.AA. fue el 30-S ¿Cómo se han fortalecido desde allí?

Yo no le veo a mi Ejército como institución fracturada o que tenga otro pensamiento diferente. Estamos cohesionados y vamos a mejorar. Hay 11 sancionados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)