28 de May de 2010 00:00

Las niñas accidentadas en Machachi aún esperan ayuda

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Judicial

Eliana R., de 11 años, y María V., de 12, permanecen internadas en el área de Traumatología del Hospital Baca Ortiz.

Ambas niñas, compañeras de escuela, sufrieron un accidente el 18 de mayo en Machachi. Se dirigían a clases a las 06:45 y el carro en el que viajaban chocó.

fakeFCKRemoveLas dos escolares fueron rescatadas, pero debido a la fuerza del impacto (iban en el balde de una camioneta) resultaron heridas. A Eliana le tuvieron que amputar su pie izquierdo y a María todo el brazo izquierdo.

María R., madre de la primera, está pendiente de su estado de salud y sigue las indicaciones de los médicos. Ayer la niña estuvo en ayunas porque en la tarde tenía que ir al quirófano. “Se tiene que revisar la evolución de la herida expuesta de la pierna derecha”, refiere el traumatólogo José Iturralde. Además de la amputación del pie, Eliana perdió durante el accidente parte de la piel que cubre el hueso de su pierna derecha. Cada 48 horas le limpian la herida para que no haya una infección.

En el velador que está al costado de la cama de la niña, se puede ver su foto pegada sobre la parte inferior de un cuadro de la Virgen de El Quinche. “Cada noche rezo para que se alivie pronto”, dice en voz baja la mamá de la paciente, que dejó su empleo en un sembrío de papas para permanecer al lado de su hija.

Eliana recibió ayer una silla de ruedas y un par de muletas del programa Manuela Espejo, de la Vicepresidencia de la República. Tamara Espinoza, directora , dijo que apenas se enteraron del accidente de las niñas en Machachi decidieron ayudar.

Comentó que gestionarán con el Instituto de la Niñez y la Familia (Infa) becas de estudio, y a través del Conadis un Bono de Desarrollo Humano debido a su discapacidad. “Las dos niñas serán evaluadas para que accedan a ese beneficio”.

En la habitación de al lado está María. Permanece sentada en una silla junto a la cama. No le gusta estar acostada. “Quiero salir de aquí, paso encerrada”, se queja mientras voltea las páginas de un texto cuya tapa dice ‘Mi libro de los porqué’. Los especialistas afirman que necesitará una prótesis que reemplace su brazo izquierdo perdido.

Luego de una evaluación, los especialistas le colocarán una prótesis estática, y después de un tiempo una movible. Aún no se conoce cuándo empezará esta parte del tratamiento.

Iturralde comentó que la niña está en rehabilitación física y recibe terapia psicológica. “Ella está consciente de lo que le pasa y de la ayuda que queremos darle. No se le oculta nada”.

María lleva el mismo nombre de su madre, quien se siente triste cada vez que ve a su hija. “Es doloroso verla sin su brazo. Trato de ser fuerte, pero me duele que esté así”, dice entre lágrimas.

Los profesores y padres de familia de la escuela donde estudian las niñas están pendientes de su salud y las visitan todos los días. Ellas juegan, pintan, reciben cartas y llamadas telefónicas de sus amigos. “Queremos volver a la escuela y estar con nuestros amigos ”, coinciden.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)