17 de April de 2011 00:00

‘Ni por mi embarazo me salvé de un asalto en el bus’

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN



Ya ni llevo la cuenta de las veces que me han asaltado. Pero en la que más me horroricé fue hace dos años. Tenía seis meses de embarazo y nos asaltaron en un bus interprovincial que cubría la ruta entre Machala y Guayaquil.

Era la tarde del 23 de diciembre y la unidad de la Cooperativa CIFA iba casi llena. Cruzando el cantón El Guabo, a la altura de una bananera, un joven se levantó y gritó “esto es un asalto nadie se mueva ni pongan resistencia porque disparamos y todos mueren”.

Eran cuatro jóvenes, de entre 17 y 25 años, que no parecían delincuentes. Dos se habían embarcado en Machala y los otros dos en el camino. Al interior del bus se habían distribuido: uno adelante, dos en el medio y otro al final.

En mi susto metí la mano a la cartera, empuñé el dinero (USD 50) y lo guardé en la cintura del pantalón. El hombre que iba a mi lado se levantó. Le cogí el brazo y le dije no ve que nos están asaltando. Pero solo me miró y me dijo dame la plata que escondiste.

Nerviosa saqué el dinero y se lo entregué. Me gritó dámelo todo. Le dije no tengo más, hasta le mostré para que no me hiciera daño. El asalto demoró unos 25 minutos. Algunos pasajeros llamaron a la Policía, pero solo llegó después que los desconocidos no dejaron ni rastro. Pensé que hasta podría perder a mi bebé. Me dieron agua y me fui tranquilizando.

En otra ocasión fui asaltada afuera de la Universidad de Cuenca, cuando salía de clases. Y una más cuando caminaba por el centro de la ciudad. Unas cinco veces me han robado el celular y dinero. Un día viajaba con una compañera y se lo dije: ten cuidado porque esos que van allí son ladrones. El bus iba lleno. Al bajarnos, mi amiga metió la mano en su cartera para sacar el celular y no estaba. Le habían robado.

Esos hombres se quedaron en la misma parada y ella corrió a reclamarles su teléfono. Uno de ellos empezó a sacar uno tras otro seis celulares que tenía camuflados entre su ropa y a preguntarle cuál era el de ella. No sé que les preocupó, pero se lo devolvieron.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)