6 de July de 2011 18:05

Nebot tratará con moradores de Los Ceibos el pedido de cerrar las calles de la ciudadela

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La próxima semana se producirá un acercamiento entre el Municipio de Guayaquil y moradores de la ciudadela Los Ceibos, situada al norte de la urbe. El tema central, la inseguridad que se vive en esa zona residencial.

El pasado lunes 27 de junio el ciudadano Gastón A embistió con su vehículo a Rolando B, sospechoso de asaltar a su esposa e hija afuera de su casa. El atropellado falleció en dicho lugar.

La noche del pasado lunes, habitantes de los Ceibos salieron a las calles a rechazar la acción de los delincuentes y a exigir más seguridad. Y dentro de esto, surgió una medida que están dispuestos a llevarla a cabo: cerrar las calles de acceso a la ciudadela.

Hoy, el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, dijo en una cadena radial que sostendrá una reunión con los moradores de Los Ceibos para tratar el tema del cierre de calles.

“Vamos a prestarles toda la ayuda y los vamos a atender pero dentro de los limites de no atentar contra el tránsito vehicular y de las personas. Entiendo su desesperación pues es un problema que todos sabemos quien no lo causa y quien sin causarlo lo tolera o lo permite por la ineficacia en resolverlo. Todos los ciudadanos de Guayaquil merecen nuestra atención y preocupación”, dijo Nebot.

Sobre el cierre con puertas de las calles en ciertas ciudadelas, el Burgomaestre reconoció que como Municipio están en un conflicto, entre la inseguridad y el cumplimiento de ciertas normas de tránsito.

En este sentido, admitió que han sido elásticos con las ordenanzas en vista de la situación de temor e inseguridad en ciertos barrios. Por ello se ha permitido que se tomen ciertas seguridades especialmente en horas de la noche en calles que tienen un fin y no se conectan a otras.

Sin embargo, Nebot admitió que aunque la solución no es cerrar todas las calles de Guayaquil hay que ser tolerantes en estos momentos.

Y puso de ejemplo a su barrio, el Centenario. Citó casos ocurridos a pocos metros de su casa: muerte del doctor Fausto Patiño, secuestro del alcalde de Palestina, asaltos continuos a una agencia del banco de Guayaquil, asalto Express de un vecino frente a su residencia; asalto a las dos hijas de otro vecino el Día del Padre…

“No es que en mi barrio no hay delincuencia o no sea seguro pero yo no puedo cerrar el barrio del Centenario o autorizar que se lo cierre porque si no, ¿por dónde pasa la gente?
Xavier Narváez, director de Justicia y Vigilancia del Municipio, admitió que la Ordenanza de Uso del Espacio y Vía Pública, vigente desde 1992, impide el cierre de las vías de la ciudad. “Todo lo que implique el cierre de una vía pública es prohibido. Hemos sido tolerantes ante el problema de inseguridad cuya solución el Gobierno no ha tenido la sensibilidad de ofrecer a la ciudadanía”.

Explicó que en los casos que se ha accedido a la colocación de puertas o agujas de seguridad, se condicionó a que exista permanentemente un guardián y que todos los vecinos estén de acuerdo. “No significa que estamos alentando, auspiciando o promocionando que toda la ciudadanía ponga mañana rejas o puertas porque ese no es el fin. La idea es que exista sensibilidad del Gobierno y las puertas salgan”.

El artículo 4 de la Ordenanza indica que toda persona tiene el derecho a transitar libremente por la vía pública del cantón, respetando el derecho de los demás. Y el artículo 89 se refiere a la prohibición de obstruir el tránsito peatonal y vehicular.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)