15 de January de 2011 00:00

‘Mi hijo Christian se apasionaba por su trabajo como policía’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

‘A mi hijo, los delincuentes no le dieron tiempo para nada. Lo asesinaron sin piedad. Un familiar que vive cerca y que vio cómo exactamente ocurrió el crimen, nos lo contó. Nos dijo que a las 07:10, del lunes pasado, mi hijo pasaba por la casa de este familiar para ver cómo estaba de salud su hija pequeña. Parece que la niña estaba enfermita. Mi Christian casi nunca pasaba por ese sector, porque siempre salía de su casa, por aquí cerca, directo al trabajo. Ese día lamentablemente no fue así.

Nelly Hinojosa, madre de Christian Granizo, cuenta el drama que viven tras la muerte de su hijo, baleado cerca de su casa en Guayaquil. Lea su testimonio.Cuando mi hijo se acercó a preguntar por la niña que estaba enferma se aproximaron los tipos.

Nos contó el familiar que uno de ellos sujetó a mi hijo fuerte por detrás; el otro infame aprovechó entonces para dispararle. Creo que para que, aparentemente pareciera un robo, se llevaron la moto y su arma de dotación.

Christian era una buena persona, no tenía vicios ni tenía problemas con nadie. Era respetuoso, porque en la familia lo educamos con buenos valores. En el colegio tenía buenas calificaciones y era muy educado.Cuando iba a las fiestas, siempre evitaba tomar. Estaba en estos días preparando la fiesta por el primer añito de mi nieto. No estaba casado, pero convivía con su señora y su niño de 11 meses aquí enfrente, en una casa arrendada en el otro lado de la calle.

Mi hijo ofrendó su vida, porque su trabajo era proteger a los ciudadanos. Cuando era pequeño nos oponíamos a que se hiciera policía, porque un familiar que también era agente había muerto. Precisamente por eso no queríamos que ingresara, pero él decía que era eso lo que le gustaría hacer de grande.

Nosotros nunca supimos que Christian trabajaba en Inteligencia. Jamás nos contó nada. Decía que era mensajero en la Policía.

Christian estuvo dos años y medio trabajando asignado al Cuarto Distrito de la Policía. Trabajaba en las calles, como motorizado. Patrullaba por este sector.

Recién ahora que está fallecido nos enteramos de que estaba en Inteligencia. Lo supimos cuando el coronel (Miguel) Chiriboga (comandante de la Policía del Guayas) lo dijo por televisión el día que falleció Christian.

Creo que su asesinato fue por retaliación. ¿Ustedes piensan que por robarle una moto le van a disparar así, a quemarropa? A él me lo mataron porque debe haber investigado algo.

Luego de la muerte del otro policía, enseguida se nos vino a la mente que a mi hijo lo estaban persiguiendo. Ese hombre que lo mató ya lo tenía visto. Mi hijo no murió porque sencillamente le querían robar, lo siguieron para matarlo. La persona que presuntamente lo mató tal vez lo siguió cuando salió de su vivienda y le dio alcance en la casa del familiar donde se detuvo un momento.

Christian trabajaba de incógnito, y quizás no nos dijo lo que realmente hacía. Seguramente no quería preocuparnos.

Cuando le dispararon, los sujetos huyeron en su moto apuntando a la niña que estaba allí y luego dispararon a todos lados. Con los vecinos lo subimos a un carro y lo llevamos al Hospital de la Policía.

Ahora estamos gestionando el pago del seguro privado que tenía contratado. Me han dicho que porque todavía no había cumplido cinco años en la institución, no va a recibir ayuda. Tenía cuatro años y 11 meses dentro de la institución.

Espero que los anuncios de los comandantes de la Policía de que no dejarán desamparada a la familia realmente se cumplan.

Lamentablemente veo que las promesas solo quedan en eso.

Hasta ahora la única ayuda es del seguro privado. Pero eso ha sido poco. Él tenía un seguro que reconoció solo USD 500 por su muerte. Eso apenas alcanzó para una bóveda barata en el Cementerio General. ¿Qué hacen ahora los deudos?

Christian tenía 24 años. Era el tercero de mis cinco hijos. Le gustaba el trabajo que hacía, se sentía muy orgulloso.

A sus 14 años de edad, cuando estaba en el colegio, decía que quería ser policía, como su tío, que también era uniformado.

Es terrible lo que estamos pasando ahora mi esposo y yo, luego de la muerte de nuestro hijo. Es un infierno. Hemos ya dejado de creer en la justicia.

El presidente (Correa) tiene que cambiar las leyes que dejan libres a estos delincuentes, porque van a acabar con nosotros.

Estos criminales deberían ser encarcelados de por vida, no pueden quedar libres así nomás.

Uno tiene que andar con el nerviosismo porque no sabemos qué nos pueda pasar. Nosotros, la familia, tememos mucho de que estos sujetos tomen represalias.

Christian, desafortunadamente, murió en el cumplimiento del deber. A él le preocupaba lo que sucedía en su sector, le gustaba ayudar a la gente...”.

Dos policías se recuperan

En el mismo pasillo, pero en habitaciones distintas, en el segundo piso del Hospital de la Policía, en Guayaquil, se recuperaban ayer los uniformados Joffre P. y Byron M. Son los sobrevivientes de sendos hechos delictivos que se registraron entre el domingo y el miércoles en Guayaquil.

Sergio Tinoco, director de la casa de salud, explicó ayer que ambos pacientes están fuera de peligro. El policía Joffre P. ingresó la noche del domingo último, con una herida de bala. Fue disparado en las afueras de su casa, en el Suburbio, mientras intentaba apaciguar una riña entre un grupo de personas ebrias.

El sargento segundo Byron M. ingresó el miércoles pasado, con lesiones en sus manos. Él sobrevivió al ataque de dos personas en una moto. Su compañero, el agente Cristian Cúñez, de la Unidad de Lucha contra el Crimen Organizado, falleció por un impacto de bala en la cabeza.

Wilson Alulema, jefe de Estado Mayor de la Policía, visitó ayer a los convalecientes. Habló sobre los avances en las investigaciones para detener a los presuntos victimarios. “Hay dos detenidos. Investigamos el paradero de otro más. Las pesquisas están avanzadas”, indicó.

Anunció, además, que se pedirá recompensa por información que lleve a su captura.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)