15 de June de 2010 00:00

Un médico del Seguro fue asesinado en su consultorio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Guayaquil

El cadáver del médico Jorge Dimas Agurto Zurita, de 65 años, fue encontrado en el piso del baño de la oficina 302, con un cuchillo incrustado en la parte posterior del cuello. El especialista era el jefe del Área de Anestesiología del Hospital Teodoro Maldonado Carbo, del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), en Guayaquil, pero la noche del domingo acudió a su consultorio privado, en la clínica San Francisco, en las calles Alejandro Andrade y Rolando Coello de la ciudadela Kennedy, en el norte de la ciudad. Un guardia del centro médico declaró a la Policía que dos hombres y dos mujeres llegaron esa noche a preguntar por Agurto Zurita, pero él no estaba. A los pocos minutos todos subieron al consultorio, en el tercer piso de la torre médica. Cerca de las 22:00, los cuatro desconocidos bajaron y salieron del edificio, cargando dos cajas grandes de cartón. “Subí a verificar las novedades y encontré cerrada la puerta del consultorio”, dijo el cuidador a los investigadores.Esa anomalía fue comunicada a los familiares del médico. Wendy Agurto, hija del fallecido, respondió al llamado. Llegó, abrió la oficina con una copia de la llave y descubrió la violenta escena.Agentes de la Brigada de Homicidios de la Policía Judicial y el fiscal de turno, Daniel Rodríguez, realizaron el levantamiento del cadáver. Los dos tomaron versiones de testigos. El cuerpo fue trasladado hasta el Departamento Médico Legal, para la autopsia.Allí sus familiares no dieron declaraciones. Su compañera de trabajo en el IESS, Alba Andrade, estaba conmocionada por lo ocurrido y contaba que el fallecido también era docente en la Universidad de Guayaquil. Wendy Agurto presentó una denuncia en la Fiscalía, ratificando el hallazgo. La Policía realizó una inspección en el consultorio. Juan Ruales, jefe del Comando de Policía del Guayas, aseguró que el hecho se investiga. Por lo pronto adelantó que existen pistas. Una de ellas que la víctima posiblemente conocía a las personas que entraron a su despacho. “Conocemos que estuvo libando a esas horas”, sostuvo Ruales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)