Madre de hermanas asesinadas en Cuenca quiere ser escuchada por el ministro Serrano

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Cuenca

Se cansaron de esperar y esta mañana, 9 de enero, realizaron un plantón en los bajos de la Gobernación, en la capital azuaya. Familiares y amigos de las hermanas Moraima y Marisela P., asesinadas el 14 de julio del 2012, exigen que el Ministerio del Interior coloque al sospechoso del doble crimen en la lista de los más buscados.

Las hermanas de 20 y 22 años de edad, oriundas del cantón El Tambo, en Cañar, fueron asesinadas y sus cuerpos incinerados en su propia vivienda ubicada al sureste de Cuenca. La autopsia legal confirmó que murieron por estrangulamiento y golpes.

Las universitarias vivían solas en la vivienda de tres pisos adquirida por la madre que radica en Estados Unidos. Ese día, las llamas que salían por los ventanales alertaron a los vecinos e inmediatamente pidieron ayuda al Cuerpo de Bomberos.

Al ingresar al inmueble el personal encontró el macabro hallazgo de los cuerpos quemándose en diferentes pisos. Este hecho consternó a los cuencanos y vecinos. Las hermanas estudiaban en la Universidad del Azuay y se conocían con el supuesto acusado.

El autor había dejado abierta la lleve de la cocina para que escape el gas y provocar una explosión. Para los agentes que investigaron el hecho, con eso intentaban borrar cualquier evidencia y hacer creer a todos que se trató de un accidente.

Ayer Julia J., madre de las jóvenes, se reunió con el gobernador de Azuay, Humberto Cordero. Ella solicita una cita con el ministro del Interior, José Serrano, para contarle que el proceso legal no avanza porque el sospechoso aún no es detenido.

Por sus investigaciones sabe que salió del país tres días después del crimen con dirección a Honduras. Julia quiere que el supuesto responsable sea incluido en la lista de los más buscados por delitos graves, para que se investigue su paradero y sea arrestado.

Esa demanda y fotos de las jóvenes se incluyeron en los carteles que exhibieron esta mañana en el céntrico parque Calderón. “Me duele que ha pasado un año y medio y no sé por qué este hombre mató a mis hijas”, dice Julia. Por su parte, el gobernador Cordero le ofreció que el lunes (aún sin confirmarle la hora) el ministro Serrano la atenderá en Cuenca.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)