7 de December de 2012 00:01

Frontera norte, un punto clave para el tráfico de cocaína

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Las reuniones se terminaron ayer en Bogotá y una de las conclusiones de la segunda jornada de la IV Conferencia Latinoamericana sobre Políticas de Drogas fue tajante: La estrategia de la guerra global contra los alcaloides ha sido un fracaso y ha generado una cadena de efectos colaterales que aún se sienten.

Mientras los expertos analizaban estos temas, también en Colombia se difundían nuevas revelaciones en torno a la actividad ilegal del cartel mexicano de Sinaloa. La revista colombiana Semana publicó ayer un extenso informe sobre el tema y aseguró que esa organización delictiva, dirigida por el capo mexicano Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, “manda en Ecuador”. “La poderosa transnacional del crimen maneja el multimillonario negocio de la cocaína desde el vecino país”, señala.

Sin precisar cuándo ni en qué circunstancias se hicieron, Semana recoge las declaraciones que ‘El Chapo’ habría realizado sobre su presencia en suelo ecuatoriano. “Guzmán, quien en la geografía de organizaciones dedicadas al narcotráfico es considerado el más poderoso, ha llegado a asegurar desde la clandestinidad que buena parte de su millonaria ‘mercancía’ sale de Ecuador”.

Además, se cita un informe del Departamento de Estado de EE.UU., en el cual se precisa que “la región norte de Ecuador, especialmente, se ha convertido en un punto importante para el tránsito de cocaína, compuestos químicos y suministros para las bandas involucradas en el tráfico de drogas en Colombia”.

La Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) ha asegurado que el Cartel de Sinaloa envía cada mes a los mercados de Europa y Norteamérica por lo menos 1,5 toneladas de cocaína.

En Ecuador, autoridades de gobierno y de la Policía han manifestado permanentemente que los carteles mexicanos no están instalados en el país y que se realizan operativos permanentes para decomisar droga y desarticular organizaciones criminales.

Ayer, este Diario conversó con un alto oficial de la Policía, quien tras conocer la publicación de Semana señaló que han realizado un “trabajo profundo de Inteligencia”. El oficial confirmó que hasta la fecha, solo en este año, se han incautado 43 toneladas de droga a escala nacional.

¿Hay que seguir con el combate armado al narcotráfico? En el foro bogotano, Óscar Parés Franquero resumió las consecuencias del fallido combate contra las sustancias prohibidas. Lo hizo durante su intervención en la mesa redonda Drogas y derechos humanos. “Las políticas prohibicionistas han creado un régimen que no solo atenta contra los DD.HH. de los consumidores, sino también de los desplazados o las víctimas de la violencia. Y, si nos ponemos más extremos, afectan a toda la sociedad porque se dilapidan recursos públicos”.

Parés Franquero es especialista de la Subdirección General de Drogodependencias de la Agencia de Salud Pública de la Generalitat de Catalunya (España) y detalló al menos ocho efectos de las actuales medidas. De esta forma castigan a los consumidores, aumentan el precio de las drogas, favorecen la marginación, dan espacio a la producción de drogas más fuertes, generan muerte y delincuencia, dilapidan recursos públicos, dejan a los menores indefensos y hacen inoperante al sistema judicial.

Igualmente cuestionador se mostró Wagner Coutinho Alves, de la Red Latinoamericana de personas que usan drogas (Lanpud) y secretario de la Asociación de Estudios Sociales de la utilización de sustancias Psicoactivas de Brasil. “Los derechos y la dignidad de los usuarios están siendo violados por la guerra a las drogas”.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, reiteró ayer en Bogotá que “el mundo debe debatir hacia el futuro sobre el problema creciente de la droga”. Y agregó: “Si no se modifica la lucha contra las drogas seguiremos en una bicicleta estática”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)