23 de April de 2012 00:01

La Fiscalía investiga si un incendio ocultó un quíntuple asesinato

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Solo los resortes del colchón quedaron sobre las cenizas de la humilde casa. Ese lugar, que soportó un incendio el último lunes, en el barrio 24 de Mayo, en Coca, ahora es considerado por la Fiscalía la escena de un crimen.

Ropa de niños, sandalias de mujer, botas de hombre, etc., quedaron desperdigados en el exterior de la vivienda de tablas, la cual fue cercada con una cinta amarilla que advierte: ‘Peligro’.

El fuego empezó a las 04:30 y en cuestión de minutos consumió la vivienda de un piso, de madera y techo de zinc, relata Juan Moreira, vecino de los fallecidos. “Mi hijo gritó que la familia se quemaba. Él se dio cuenta del incendio cuando regresó dejando a mi nuera en su trabajo”.

El día del siniestro, las autoridades dijeron que había seis muertos. Pero Criminalística solo halló cinco cadáveres. Una sexta persona fue declarada desaparecida.

La hipótesis de que el fuego había sido iniciado por un cigarrillo mal apagado fue descartada. Las autoridades consideraban aquello ya que las versiones de los vecinos detallaban que la familia había tenido una reunión. En el festejo se habría ingerido alcohol, desde la mañana del domingo 15 de abril hasta altas horas de la noche, según testigos.

Otra hipótesis era que el fuego se había producido por la explosión de un tanque de gas. “Pudimos levantar evidencias. Había unos cables de teléfono para llevar electricidad a su casa (de la familia)”, detalló Martín Contreras, miembro de Criminalística.

Sin embargo, el caso cambió de curso cuando la sexta persona, que había sido declarada desaparecida, fue encontrada en uno de los muelles que se ubican a orillas del río Napo, en la misma ciudad.

“Las averiguaciones de la Fiscalía determinaron que estaba con vida. Él nos podía dar ciertos indicios para esclarecer el hecho”, sostuvo ayer Paco Arteaga, fiscal de Orellana. La Fiscalía solicitó su prisión preventiva. Freddy N., como ha sido identificado, habría incurrido en “ciertas incongruencias” al dar sus declaraciones “cuando se lo llevó ante el juez para la versión”, aseguró Arteaga.

La Fiscalía ahora investiga un posible quíntuple crimen. La presunción surgió luego de las autopsias practicadas a los cinco fallecidos. El perito determinó que en todos los casos existió, en primera instancia, muerte por asfixia. “Los miembros (brazos y piernas) de sus cuerpos estaban relajados. No hubo movimientos que determinen que ellos quisieron salir de la casa”, afirma el fiscal Arteaga.

Luego el fuego habría consumido a los cadáveres. El detenido es hermano de Olga N., y de Walter N., dos de los fallecidos en el incendio. Olga murió junto a su esposo, Carlos C., y a sus dos hijos: Jeancarlos C., y Esteban C.; los pequeños tenían 9 y 5 años.

El cuerpo de Walter N., fue encontrado a pocos metros de los otro cuatro cadáveres. “Aunque todavía no hay pruebas, mi corazón como madre me dice que fue él (Freddy N.)”, decía ayer Fátima R., madre de Carlos C.

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)