Fiscalía investiga a exmecenas deportivo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Seguridad y Justicia

Desde el 2008 hasta el 2012, Fernando M., era considerado el 'Rey Midas' en el Deportivo Quito. Su presencia era señal de garantía de solución de problemas, sobre todo financieros. Ese año el economista era miembro de la Comisión de Fútbol de un equipo aquejado siempre por líos dirigenciales y pocos logros deportivos.

Rápidamente, el novel directivo se volvió importante para los jugadores y para el resto de la dirigencia que vio en él una suerte de mecenas. Por esos días, los futbolistas del cuadro azulgrana llegaron a recibir premios de hasta USD 100 000 por lograr el objetivo anhelado: ser campeones, luego de 40 años sin títulos.

Esos momentos de gloria hoy se ven lejanos. Ayer, la Fiscalía realizó un operativo en Quito y Cumbayá y lo detuvo junto a otras cuatro personas (su esposa Myriam R., y su hijo David M., Lourdes D. y Jorge S.), en medio de un proceso penal por un presunto lavado de activos.

La Unidad de Análisis Financiero remitió un reporte de operaciones inusuales e injustificadas de Fernando M. Detectó movimientos en el sistema financiero que no guardaban relación con sus ingresos. Las autoridades realizaron varias diligencias y coordinaron investigaciones con la Unidad de Inteligencia Financiera, el SRI y la Policía antes de realizar las aprehensiones.

  • Empresario de seguros

El exdirigente del cuadro azulgrana fue representante legal de una compañía de seguros que funciona en el país. Estuvo en el cargo desde el 15 de junio del 2006 hasta el 6 de julio del 2012. Pero su gran pasión era el fútbol y concretamente el club capitalino. Se consideraba un fanático del equipo y sufría por el plantel.

Luego de obtener el título del 2008, Fernando M. siguió en la directiva del club. Entre el 2009 y el 2010 desfilaron tres presidentes (Fernando Herrera, Santiago Ribadeneira, Jorge Burbano). En este período su voz era decisiva. El 2009, el Quito volvió a ser campeón y un año después él tomó las riendas de la institución.

Sin sobresaltos, combinaba sus actividades de empresario y dirigente. En el 2011, el equipo local vivía la gloria de un nuevo título nacional. Su capacidad de gestión y negociación, acompañados por su aparente suficiencia financiera fueron determinantes.

Fernando M. mantuvo su cargo en la empresa aseguradora hasta mediados del 2012. Luegon de su salida del puesto, los accionistas realizaron una auditoría a su gestión y se encontraron con supuestas anomalías. Por ello, interpusieron una demanda en el Juzgado 10 de lo Civil de Pichincha, el 31 de enero del 2013.

De acuerdo con la denuncia, Fernando M. abrió una cuenta corporativa en el banco Helm Bank, en Estados Unidos, sin reportarlo a la empresa. La Unidad de Lavado de Activos obtuvo indicios de que esa cuenta se usó para el desvío de unos USD 10 millones de la aseguradora, utilizando una empresa panameña, de la cual son socios su esposa, Myriam R., y su hijo, David M.

Entre los recursos desviados -agrega la denuncia- "se otorgaron fianzas para garantizar obligaciones de terceros". Varios de los supuestos beneficiarios fueron los acreedores del equipo de fútbol: "Entre las fianzas que se otorgaron sin requerir contragarantías, están aquellas que afianzaron obligaciones de Sociedad Deportivo Quito para con sus acreedores", dice el texto de la denuncia presentada el 31 de enero del 2013 y que se tramita en el Juzgado 10 de lo Civil.

El declive En enero del 2013, Fernando M. dejó su cargo como presidente del cuadro y fue reemplazado por Iván Vasco. El déficit del equipo -por pagos de premios y sueldos elevados- llegaba a los USD 4 millones. Vasco no duró en el cargo y en septiembre Fernando M., quien hasta entonces buscaba financiar la construcción de un estadio, volvió a la presidencia. Se mantuvo 90 días, en medio de las quejas de los jugadores y del técnico por sus salarios impagos. A inicios de diciembre abandonó el club, acorralado por las demandas y las deudas.

En contexto
Fernando M. fue dirigente del equipo capitalino y representante de una empresa de seguros. Él participó en la consecución de tres títulos de la institución deportiva. La aseguradora lo acusa de haber desviado fondos hacia una cuenta bancaria en Estados Unidos.

  • USD 10 millones habría desviado de las cuentas de una aseguradora el exdirigente.
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)