8 de November de 2011 00:02

La fase de méritos dejó fuera a 151 juristas

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Reconocerse como indígena, montubio o afroecuatoriano significó ganarse hasta cuatro puntos en el concurso para llegar a jueces de la Corte Nacional de Justicia (CNJ).

Este beneficio, al que se conoce como “acción afirmativa” (artículo 13 del reglamento para el concurso), rige además para mujeres, migrantes, personas que tienen discapacidad, pobres o personas que viven en el sector rural.

Los parámetros fueron parte de las calificaciones que se tomaron en cuenta en la fase de “méritos”. En 11 páginas, el Consejo de la Judicatura de Transición (CJT) señala que tras esa etapa, en la que además se incluyeron puntajes por experiencia laboral y específica; formación; capacitación recibida y dictada; y publicaciones, solo 183 candidatos, de 334 que se presentaron a esta etapa, quedaron habilitados para continuar: 151 quedaron fuera.

Con ellos, desde el 5 de septiembre, cuando públicamente se conoció que 666 juristas finalizaron las postulaciones, 483 aspirantes han sido eliminados en las fases de verificación de datos, idoneidad, pruebas psicológicas, etc.

El ex procurador Gustavo Medina espera que los parámetros fijados para otorgar hasta cuatro puntos por las acciones afirmativas no interfieran en la capacidad jurídica y académica de los jueces. “Hay condiciones que determinan desigualdades en nuestro país, pero eso no debe interrumpir en otros aspectos”.

La Judicatura refiere que quienes pasaron la etapa de méritos son los que obtuvieron una calificación de 20 sobre 30 puntos.

No obstante, dos participantes, de Pichincha y de Esmeraldas, registraron 33 puntos. Eso ocurre –según el CJT- porque precisamente se beneficiaron de los puntos adicionales.

De los 183 candidatos que pasaron el período de méritos, 23 obtuvieron el mínimo: 20 puntos para continuar. Allí está Luis Fernando Quiroz, actual presidente de la Segunda Sala Penal de la actual Corte Nacional de Justicia.

Mientras que Raúl Ilaquiche, esposo de la asambleísta Lourdes Tibán, consiguió 21 puntos sobre 30. Igual ocurrió con Benjamín Cevallos, presidente de la anterior Judicatura y que incluso fue destituido por un juez.

Henry Morán, uno de los dos jueces que ratificaron la sentencia de primera instancia en contra de El Universo, quedó fuera. Obtuvo 11 puntos sobre 30.

Jorge Ayala es presidente de los Judiciales de Pichincha y desde ese cargo dice que la designación de jueces avanza y que la etapa de impugnaciones será fundamental para que “personas probas” lleguen a esa función del Estado.

Las audiencias para resolver los cuestionamientos presentados en contra de los candidatos comenzarán la próxima semana. La Judicatura calificó las impugnaciones contra 83 concursantes. 31 de ellos quedaron fuera de concurso en la fase de méritos, al no alcanzar 20 puntos mínimos. Hay candidatos que consiguieron puntuaciones, por ejemplo, de dos o tres sobre 30.

52 candidatos impugnados siguen en el concurso. Entre los candidatos con el mayor número de objeciones se encuentra Juan Falconi Puig, pues debe afrontar ocho recursos interpuestos en su contra, que fueron calificados por el Consejo de la Judicatura.

Los cuestionamientos contra Falconi llegaron desde diferentes sectores. Entre ellos están los ex legisladores Freddy Bravo y Fernando Rosero, y de los ex banqueros Roberto y Willian Isaías, a través de su procurador jurídico Xavier Castro. Ellos coincidieron en que el postulante presuntamente no tiene idoneidad, entre otras cosas, porque en el 2000 tuvo un juicio político del entonces Congreso Nacional y fue destituido de la Superintendencia de Bancos, el 10 de noviembre de ese año.

El jurista Manuel González dice tener la impresión de que el concurso para jueces está“bajo situaciones previstas y predeterminadas para alguien que le interesa al Gobierno”.

La resolución 007 de la Judicatura dice que una vez terminada la fase de oposición comienzan las pruebas teóricas.

Estas serán evaluadas sobre 30 puntos, al igual que los méritos y las pruebas prácticas. Mientras que la audiencia pública tendrá una calificación de 10. Este último requisito ha sido criticado. El penalista Gustavo Medina dice que no tiene “mucho afecto” a este parámetro. “Yo no sé qué van a hacer conversando sobre asuntos que a lo mejor no tienen que ver con temas (técnicos)”.

En una intervención anterior, la vocal de la Judicatura, Tania Arias, sostuvo que a la audiencia podrán acceder todos y no será una entrevista privada.

“Si es necesario se transmitirá por televisión. La audiencia tiene como finalidad que durante 15 minutos el postulante explique tres cosas: expondrán su experiencia profesional, por qué quieren ser jueces y cuál es su concepción sobre la administración de justicia”. Por ello -dice Arias- “no hay aspectos subjetivos” que influyan en el proceso de selección de jueces nacionales.

Los puntos adicionales

59 de los 183 candidatos que  pasaron el período de méritos recibieron puntos adicionales por la  acción afirmativa.   

En el artículo 13 del Reglamento de concursos se dice que cada condición personal  será calificada con dos puntos y que se podrán  acumular hasta  cuatro.
 
El presidente de la Judicatura, Paulo Rodríguez, dijo que  no se   ampliará   el estado de excepción  en la Justicia, que  terminó el sábado.  Dijo que se invirtieron entre USD 30  y 40 millones.

Puntos   de vista

Juan Ocles Arce /   Activista
‘De nada sirve el puntaje’
 
Como integrante del Centro de Desarrollo y  Equidad Racial puedo decir que  los  puntos  adicionales (para la designación de jueces) no responden  a la necesidad de  nuestros   sectores.
 
De nada sirve que  den  ese  puntaje,  pues luego   piden, por ejemplo, cinco  más   por la  experiencia. Pero al ser de estos pueblos  no se  puede cumplir con ese requisito.  No se  tiene experiencia justamente porque  se  vive  en un  Estado  estructuralmente  racista.

Desde las  organizaciones  afroecuatorianas  se está proponiendo  que debe existir un mecanismo de cuotas.  Es decir, que si  el pueblo afro,   de acuerdo al censo del 2010  es del 7,2%,  en todas  las instancias  debería haber una cuota.

María Paula  Romo /   Legisladora
‘Hay que  tener    mucho cuidado’

Las medidas de acción afirmativas no  son  un invento en Ecuador o    solo  de  esta Constitución,   sino  que son mecanismos  para igualar las condiciones de quienes han tenido una desigualdad de origen.
 
Entonces, al   dar  puntos adicionales se  trata de igualar las condiciones de estos grupos .

Habría que tomar precauciones para  que esto no se convierta en un  pretexto  para manipular los puntajes.  Lo  que  se ha creado para igualar   esas   condiciones   podría terminar en una manipulación.

Hay casos en que  los candidatos se presentan  como mestizos en un concurso y como  montubios en otros.  Hay que tener  mucho cuidado en esto.


Mario Ochoa/   Penalista
‘Se debe elegir a los mejores’  
 
Yo,  particularmente,  no comparto   el hecho de que tenga que hacerse un incremento de puntos por ser mujer, indígena o  afroecuatoriano. Sencillamente,   si debe  elegir a los mejores, pues que  se lo haga,  haciendo abstracción de su raza o   de su género.

Si tienen  que ir todas    mujeres  (a la Corte), porque  son  talentosas, que vayan.  Si se tiene que llenar la Corte de indígenas, de afros,  porque es gente conocedora  y  está preparada para desempeñar la calidad de juez,   pues que vayan todos.   

El riesgo  de esto es que a lo  mejor llegue  (a la Corte) gente que no esté  debidamente  preparada,   para desempeñar un cargo como el   de juez.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)