4 de June de 2011 00:01

Los familiares del sobreviviente de Tamaulipas ya no tienen protección

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El joven estaba acostado boca abajo y solo escuchó cómo los ocho hombres armados dispararon y asesinaron a 72 emigrantes que intentaban llegar a Estados Unidos.

El escenario de la masacre: Tamaulipas, un estado fronterizo de México. El ecuatoriano Fredy L. fue una de las personas que sobrevivió a ese ataque. Casi 10 meses después de ese 24 de agosto, el joven reapareció ayer y lo hizo en Teleamazonas, para denunciar que su familia ya no está dentro del Sistema de Protección a Víctimas y Testigos de la Fiscalía.

A Fredy L. se lo vio con cabello corto y vestía un saco y camiseta verdes. Vía skipe, contó que su salud aún convalece, pues en su único relato después de la masacre dijo que también fue herido y que aún sangrando logró salir de la casa donde ocurrió la matanza.

[[OBJECT]]El joven sostuvo que el Gobierno no cumplió con lo ofrecido, que no le entregaron “la casa de dos pisos”, que sus 12 familiares no tienen comida, vestido, dinero para que los más pequeños estudien. Y que por ello incluso fue a trabajar en una construcción, pero que tras desmayarse no pudo seguir. “Nos prometieron terrenos, animales, negocios, cuidado para tres años. Nos dijeron que nunca nos van a dejar. Ahora están alegando y dicen que no van a dar nada. Nos dieron unas casas chiquitas y no alcanza para nada. No están cumpliendo”, relató.

Fredy L. habló 15 minutos en televisión y más tarde en la Jefatura Nacional del Sistema Nacional de Protección a Víctimas y Testigos de la Fiscalía se analizaban estas declaraciones. Cristian Lombeida está al frente de este departamento y en entrevista con este Diario reconoció que desde el pasado domingo se dejó sin protección a 10 familiares de Fredy L. Pero aclaró que él y dos personas más cercanas siguen con cuidado policial y asistencial social.

En tono molesto, el funcionario detalló las razones para que el grupo saliera del sistema de protección y aseguró que el sábado último el padre de Fredy L. llegó a la casa en estado etílico, rompió puertas y ventanas y que en este hecho fue herido un policía.

“Están excluidos del Sistema de Protección a Víctimas y Testigos por no cumplir las medidas de seguridad y las recomendaciones de asistencia. Cuando hablo de seguridad me refiero a que (el padre del joven) cogía a toda su familia y se iba a su pueblo, incluido Fredy. Descuidaba la atención de los policías. Cuando se le pedía una explicación decía que será la ultima vez”, sostuvo Lombeida.

Ayer, en el Austro se conoció que la noche del pasado domingo, el padre del sobreviviente de Tamaulipas sí estuvo en su pueblo de origen y que habría llegado para vender su único terreno con una casa de adobe de 20 metros cuadrados. “Pero nadie le ofreció más de USD 1 500 y por la necesidad cerró el negocio. Con eso iba a cubrir algunos gastos y deudas, contó un familiar.

Los padres de Fredy L., regresaron al país tras la matanza de la que se salvó su hijo. Ellos vivieron en Estados Unidos unos ocho años . Los vecinos, amigos y familiares están molestos por la decisión de suspender el amparo.

El pueblo donde vivía el sobreviviente no ha cambiado desde agosto pasado, cuando ocurrió la masacre. La casa de unos 20 metros donde vivían 11 personas está abandonada. Allí, el domingo hizo una parada de minutos el padre del joven. “ La situación de la familia es mucho más triste, de abandono y pobreza que cuando vivían acá”, dijo una vecina.

En Quito, el caso también fue analizado en la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH). Según su director, Mauricio Gallardo, en la mañana se buscaron iniciativas, para que “esto no quede solo como noticia, sino que se transforme en algo paradigmático, que no suceda más”.

Sentado en su escritorio, en el cuarto piso de la Fiscalía General, Lombeida detalló el dinero invertido en la familia de Fredy L. y sostuvo que suman USD 70 000.

Allí se incluye el costo de dos casas de 80 metros que -según el funcionario- se ha entregado a la familia afectada.

En la tarde, la Fiscalía remitió un comunicado en el que se indica que, por ejemplo, en alimentación se han invertido USD 9 752, en vestimenta 5 665 y alojamiento 1 008 (ver cuadro).

Antes de la aparición de ayer en TV, las únicas imágenes que había de Fredy L. eran cuando el año pasado éste llegaba a Ecuador en un avión presidencial y otra acostado en una camilla de un centro asistencial, con una gasa en el lado derecho del rostro.

Esta fotografía fue captada horas después de que el hombre lograra huir del lugar de la masacre. Tras ese hecho, contó que cerca de las 22:00 fueron rodeados por tres carros y que ocho armados los llevaron a una casa abandonada.

“Ahí nos amarraron de cuatro en cuatro, con las manos para atrás. Escuché disparos a mis amigos. Cuando acabaron de disparar se fueron. Esperé dos minutos, me levanté y salí, caminé toda la noche y nadie me ayudó. Seguí caminando hasta que se hizo de día y vi a unos marinos mexicanos a quienes pedí ayuda”, contó.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)