13 de March de 2012 00:00

Una familia fue asesinada en el recinto Majua de Esmeraldas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La familia estaba consternada. Los llantos de la madre y abuela se podían escuchar a lo lejos.Ç

Estrella S. acababa de enterarse de la muerte de tres familiares: su hijo Jhony J, de 34 años; su nuera, Mariana R, de 30 años y su nieto mayor, Fabricio J, de 14.
“Recibí una llamada a las 09:00 (de ayer) en la que me informaron que mis siete nietos, mi nuera y mi hijo habían sido asesinados. En la tarde me llamaron nuevamente para decirme que seis de mis nietos estaban vivos”, contó.

La mujer hablaba entrecortado y con urgencia. Repetía que no podía ser cierto lo ocurrido. Había visto a los fallecidos por última vez hace 15 días.
La familia vivía en una finca ubicada en la parroquia Dogola, en el cantón Río Verde (norte de Esmeraldas). Los fines de semana Jhony y Mariana R. salían hasta la parroquia Majua para comprar alimentos y visitar a los familiares que residen en la zona.

El ingreso a la hacienda es complicado. Se necesita cruzar un río y caminar unas dos horas desde Viche. Ayer por la mañana, socorristas del Cuerpo de Bomberos y elementos de la Policía fueron al sitio. La recuperación de los cadáveres tardó hasta las 17:30.

“Presumimos que camino a Majua sufrieron una emboscada y los asesinaron. Seguramente los estaban siguiendo porque de lo que sabemos hasta ahora los cuerpos tienen huellas de machete”, dijo un agente de la Policía.

Según Patricio Carrión, jefe del Comando Policial de Esmeraldas, los cadáveres no estaban juntos. A 500 metros de la finca encontraron al padre. A 200 metros, el de la madre y en el patio de la finca se encontró el hijo. Eso hace presumir que intentaron escapar antes de ser asesinados.

Los cadáveres tenían al menos dos días de descomposición, por lo que según la Policía pudieron haber sido asesinados entre el viernes o el sábado pasado.
Seis niños, de entre 5 y 13 años, estuvieron en el sitio cuando ocurrió el hecho. Los pequeños se encontraban aún en ‘shock’ ayer.

La Fiscalía y miembros de Policía Judicial tenían previsto tratar de hablar con ellos para aclarar lo ocurrido en la hacienda.

Según Mario Cerda, jefe de la Policía en Quinindé, los menores iban a ser trasladados hasta la Dinapen de Esmeraldas por la noche para que puedan ser retirados
por los familiares más cercanos que tengan.

“Los niños necesitan ayuda psicológica y protección. Pedimos a la prensa ser muy cautelosos con la información y el tratamiento. Hay que proteger a los menores porque aún son víctimas”.

La hipótesis sobre el móvil del crimen que hasta ahora maneja la Policía es que fue un posible ajuste de cuentas, por un conflicto de tierra. El sitio donde residían
los fallecidos supuestamente pertenecía a otra persona que amenazó con asesinarlos si no lo dejaban. Esta tesis será investigada por la Fiscalía.

Estrella S, aseguró que los fallecidos eran de escasos recursos económicos y que no saben cómo costear los gastos del funeral. Santiago Camino, presidente de la Junta Parroquial de Majua, afirmó que con recursos de la Junta y la ayuda de los habitantes se ayudará a los deudos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)