1 de November de 2012 00:01

Las falencias en las operaciones de los blindados no se superan

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Patios exclusivos para que los blindados retiren el dinero. Vehículos cuadrones para vigilar a quienes  trasladan  valores. Nuevos horarios para transitar por los corredores de los centros comerciales con fundas llenas de dólares.

Los administradores de estas  edificaciones   aseguran  que han adoptado esas medidas, pero por “extrema seguridad” no revelan cuáles son esos sitios de aparcamiento ni dónde están sus dispositivos de vigilancia, para precautelar la seguridad de sus clientes.

Martes. 10:15. Sur de Quito. Un auto con tres guardias equipados con cartucheras y chalecos antibalas llega a un local. En   15 minutos sacan una  mochila y  se suben al blindado.   10 minutos después   arrancan y se van. Frente a ellos caminan    mujeres,  personas de la tercera edad y otros van en autos.

¿Y  los controles? Un hombre que  dijo ser  jefe de seguridad del lugar  aseguró que allí  la plata se   retira “a primera hora”. Pero antes de    las 10:00   dos carros salieron con   hombres  armados a bordo.

Cuatro meses después de que sospechosos asaltaran  el Quicentro Sur y mataran a  un hombre, los centros comerciales no han mejorado las seguridades.  Esto, pese a que el Ministerio del Interior anunció, en esos días, que  personal de Inteligencia de la Policía vigilará los exteriores e interiores.  

Sin embargo,  un jefe de seguridad reconoció que los agentes operaron una semana y se fueron. “Se presentaron con nosotros, dijeron que llegaron para identificar a quienes podían cometer delitos. Pero no volvieron, pues se da solo al calor del momento”.

En un establecimiento, sus administradores dicen que para frenar cualquier ataque se prohibió  la entrada de personas con gorras y mochilas, pero este Diario constató lo contrario. La entrada para los usuarios es libre.

42   bancos en ocho centros

La falencia en las seguridades se presenta  pese a que en  ocho centros comerciales  de Quito funcionan  42  oficinas bancarias.

Los horarios rotativos para  retirar  los fondos no están establecidos. Recién  hace 13 días,   los directivos  de las empresas de seguridad y  compañías de transporte de valores   se reunieron con la Dirección de Seguridad  Ciudadana del Ministerio del Interior.

La idea fue  buscar nuevas medidas  de seguridad que permitan el  traslado seguro del dinero.  Carlos Castillo,  director ejecutivo de la Cámara de la Seguridad Privada del Ecuador (Casepec), reveló detalles de ese encuentro: reformar el instructivo para el control  de servicio y seguridad móvil.

Otro  inconveniente  en este tema tiene relación con  el  déficit de  policías en    la zona bancaria de Quito (desde la av. Granados  hasta la Gaspar de Villarroel), en donde hay una población flotante de 300 000 personas al día. Esta cifra, según la Asociación de  Bancos Privados del Ecuador. Para vigilar  toda la zona apenas están asignados 90 gendarmes, entre ellos, 30 motorizados.

Ellos dicen que  vigilan seis establecimientos comerciales de estos  lugares, que   protegen  a las  empresas que custodian el dinero y a personas particulares  que   realizan transacciones bancarias.

Pese a ello,  el Observatorio  Metropolitano de Seguridad Ciudadana (OMSC) advierte que  en los últimos 20 meses  en  la Administración Zonal Norte  (Quito) se han  reportado 206 casos  de sacapintas (asaltos en las afueras de las entidades financieras). Esa  cifra es la más alta entre ocho administraciones  (ver cuadro adjunto).

Las  operaciones  de blindados,   en los alrededores  de los centros comerciales, tampoco se regulan. Durante el día, los guardias  armados  realizan las transacciones. Ocurre a cualquier hora y  la Asociación de Bancos Privados  ha reconocido  que esta es una falencia que no  ha sido  superada.

Contradicción  en  caso Quicentro   

La Fiscalía  admite que   sí hubo   contradicción   en la indagación  a los detenidos por el asalto al Quicentro Sur del 18 de junio pasado.
 
Así lo señaló el fiscal que maneja el caso, Xavier Bósquez, sobre la detención de ocho personas un mes después del atraco. De ellas, tres no fueron acusadas por falta de pruebas y las  absolvieron.

Según el funcionario, la versión rendida por una testigo considerada clave  en el hecho “se confunde”.  Ella aseguró   reconocer  a las personas que supuestamente participaron en el  asalto al centro comercial.  
 
“Se confunde en ciertas cosas, pero  no se va a valorar  todo lo que dijo”, precisó Bósquez.
   
Añadió que la versión   solo es una referencia para continuar con las indagaciones  dentro de  este caso.  “A veces la mente humana es frágil”.   También señaló  que  ella “se confunde en  los tiempos (de lo que ocurrieron los hechos)”. Por esa información, la  testigo  recibió USD 10 000.

En sus versiones, ella primero identificó a un hombre el como  presunto líder de la organización que atracó el banco. En  una segunda entrevista, la mujer   manifestó   que era  otra   persona.

También   señaló que conoció a los perpetradores del atraco en una reunión social, seis meses antes de que  este se realizara (18 de junio) . El día que se registró el hecho,   ella  señaló  que justo pasó de casualidad por las afueras del centro comercial e identificó a uno de los sospechosos.       

“Vi a uno de los muchachos que estaba afuera (del centro comercial).  Llegué  a mi casa y me enteré del robo que había pasado. Cuando proyectaron  el video  supe que   habían sido ellos”,  manifestó.

Para Luis Castillo Velasco, abogado de uno de los procesados, ese testimonio no es válido. Manifiesta que si  la   testigo  ya conoció desde hace seis meses que  el asalto  iba a realizar ¿por qué no lo denunció ante la Policía Nacional?

Vicente Izquierdo, abogado de uno de los tres procesados que fueron absueltos, señala que todavía no le han notificado la fecha en que su defendido va  a recuperar la libertad.

El jurista, junto a la familia del inculpado,  no descarta  iniciar acciones legales en contra de las autoridades. “Él es una persona humilde...”.

Lo que dice la Ley

El blindaje  para vehículos que transporten  dinero   tiene que cumplir con la  norma europea CEN 1063. Así lo señala el instructivo para el control  del servicio de vigilancia móvil en la transportación de valores.     

Los vehículos  que transporten  dinero deben resistir balazos de   armas de calibres 38, 45  y 9 mm, así como disparos de  armas 357 Magnum. El espesor de los vidrios  es  de 18 mm.  

Artículo 12. Ningún vehículo blindado al servicio  de las compañías de seguridad privada o personas naturales utilizará balizas u otros sistemas  destinados al uso de las FF.AA.,Policía u organismos de socorro.    

Artículo 13.   Se prohíbe el traslado de valores a compañías que no se hayan registrado en el Departamento de Control  Organizaciones de Seguridad Privada. 

CLIC AQUÍ PARA VER LA INFOGRAFÍA MÁS GRANDE

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)