12 de July de 2010 00:00

2 encapuchados asesinaron ayer al alcalde de Palestina, Carlos Olvera

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Guayaquil

La Blue Stars tocaba el último set de cumbias. Terminaba así El Balconazo, el tradicional baile del inicio de las fiestas de cantonización de Palestina (Guayas). El comité de festejos del Municipio había montado una tarima de hierro y madera en la calle 16 de Junio, por donde pasaron también los Tauros de Piñas, Karina La Guapachosa, el Trío La Provincia, Marcelo Rueda, etc.La orquesta de Quevedo abrió el festival artístico a las 20:00 y lo cerró a las 02:30, como estaba previsto. La restricción de la venta de alcohol ponía tope a la fiesta.

Carlos Olvera Olvera, alcalde de Palestina, bailó algunas cumbias con su esposa, Rocío Hidalgo.

Esa noche del sábado la calle se llenó a lo largo de cuatro cuadras, estaba iluminada con focos colgados y cintas multicolores que cruzaban de vereda a vereda.

A esa hora la piladora San Isidro -a un costado de la tarima- ya no compraba arroz. Pero entre los bailarines había agricultores que llegaron de Coloradal, Macul, Limón, San Pablo y otros recintos.

Un grupo de amigos acompañaba al Alcalde y a su familia. Cuando terminó la última cumbia, Olvera y sus amigos caminaron 200 metros a su domicilio.

En el camino decidió desviarse a una cuadra de su casa, por la avenida principal del cantón, hasta el parque de La Madre. No se había bebido ni un trago en la fiesta pero tenía ganas de comer. En la esquina, en forma de Y, por el cruce de la vía que va a Vinces (Los Ríos) y la que va a Balzar (Guayas), estaba el único puesto de comida que atendía pasadas las 02:30.

Era una carreta de chuzos que un hombre del cantón Santa Lucía había instalado los últimos 15 días. El grupo del Alcalde se paró en la punta del parque a un costado de la carreta mientras esperaron a que el dueño asara chorizos.

Rocío Hidalgo recuerda que el Alcalde estaba de pie junto a la vía que conduce a Balzar, cuando un hombre se bajó de una moto y le disparó a la espalda. Su esposo alcanzó a dar unos pasos y cayó a los pies de ella, bocabajo.

Ahí recibió un segundo disparo. Su pantalón y zapatos blancos se mancharon de sangre. La camiseta naranja de la selección de Holanda, que vestía, se oscureció a medida que la sangre salía por la boca y el pecho.

Gastón Prado, uno de los amigos de Olvera, alcanzó a agarrar al presunto autor del disparo. Le quitó el pasamontañas que llevaba en la cabeza, pero la acción le costó un disparo en la cabeza y murió ayer a las 13:00.

Luego de los tres tiros, el encapuchado corrió hasta una moto donde otro lo esperaba al volante.

José G., un testigo, dice que la motocicleta tomó por la carretera principal que se dirige a Guayaquil, pero antes hay que pasar por Santa Lucía, Daule y Nobol.

A esa hora, entre algunos bailarines de El Balconazo se armó una riña callejera. La Policía apaciguó los ánimos cuando el pueblo se alborotó. La ambulancia del Municipio trasladó a una clínica de Santa Lucía al Alcalde. Pero no llegó con vida. Mientras a Prado lo trasladaron a Guayaquil, a una hora de Palestina.

El cuerpo de Olvera regresó ayer a las 10:00 a su cantón. A las 08:00, la radio Universal ya había dado la noticia de su muerte.

José Miguel Plúas, un habitante del sector, se vistió y buscó su sombrero para caminar desde el recinto Yume hasta Palestina.

El ataúd café se quedó ayer en plena calle. Cuando llegó el cortejo fúnebre al domicilio, la gente estaba esperando en la vereda junto a la casa de tres pisos. En la estrecha calle que separa la vivienda de la familia Olvera del mercado central había parientes, vecinos, electores, comerciantes.

La esposa dejó que “su pueblo despida” al Alcalde. Con la tapa descubierta observaban al Alcalde vestido como para un día festivo. Un saco café, camisa y corbata, y en sus manos cruzadas reposaba una fotografía a color con su rostro sonriente. Una bandera del Club Sport Emelec tapaba la mitad del féretro

Los alcaldes de Salitre, Milagro, Nobol y Santa Lucía llegaron al lugar. También lo hizo el gobernador del Guayas, Roberto Cuero; y el canciller Ricardo Patiño. Olvera había ganado la reelección para un segundo período en el Municipio por el Movimiento Municipalista. La primera gestión fue como candidato socialcristiano.

Hay dos personas detenidas como sospechosas del asesinato.

Muchos asistentes no habían dormido y bebían vodka junto al féretro. Recordaron que el Alcalde apostó a favor de los holandeses en la final del Mundial de Fútbol. Su entierro será el martes.

El Vicealcalde asume cargo

Felipe Castro, el vicealcalde de Palestina, asumirá la Alcaldía hasta que el Consejo Cantonal resuelva la sucesión de acuerdo con la Ley de Régimen Municipal.

Según el secretario del Municipio, Armando González, todavía no se define el día de la sesión extraordinaria para reemplazar a Carlos Olvera.

El Municipio se integra con siete concejales. La última gran obra que impulsó Olvera fue el proyecto para la construcción del alcantarillado pluvial. Se financiará con USD 2,3 millones, de ellos 1,8 es de un crédito no reembolsable del Banco del Estado.

Palestina es un cantón pequeño de extensas plantaciones de arroz. Los agricultores agradecen al Alcalde la construcción de caminos vecinales.

El Concejo Cantonal deberá resolver si mantiene la agenda de festejos de la cantonización que se celebra el 20 de julio o la suspende por luto.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)