Seguridad

Ejército: el narcotráfico puede desbordarse

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
27 de February de 2012 00:01

La revelación es contundente. En un informe oficial al que accedió este Diario, el Ejército alerta que el narcotráfico y el crimen organizado podrían desbordarse y que de no tomar los “correctivos adecuados” el Gobierno no podrá controlarlos después. Los militares incluso advierten que ese efecto letal podría ocurrir no a largo, sino a mediano o corto plazo.

Esta versión, incluida en el denominado Reporte de Responsabilidad Social del Ejército, se presenta hoy en la Escuela Militar Eloy Alfaro, precisamente en el lugar donde se producirá el cambio de mando en la Fuerza Terrestre. El general Marco Vera reemplaza al también general de División, Patricio Cárdenas, quien sorpresivamente renunció a su cargo el pasado 1 de febrero, es decir, antes de que oficialmente concluyera su período de años.

Justamente los dos oficiales encabezaron el informe del Ejército. En el documento de 225 páginas se dice que de no controlar a tiempo a las redes delictivas se podría llegar a una violencia extrema.

Los hechos refuerzan estos datos reveladores de los uniformados. Hace 20 días, en un operativo encubierto, la Policía detuvo en Guayaquil a un hombre con el alias de ‘Beto’. Agentes antinarcóticos aseguraron que se trataba de un hombre clave y nexo que el cartel mexicano de Sinaloa tenía en Ecuador.

Fue deportado de inmediato a Colombia. Freddy Ramos, jefe Antinarcóticos del Guayas, señaló que el prisionero era requerido por las autoridades de ese país y de EE.UU. “Él estaba relacionado con una organización de narcotráfico que enviaba grandes cantidades de droga (al norte)”.

Para el general Luis Pérez, jefe de la Dirección Antinarcóticos de Colombia, la aprehensión de alias ‘Beto’ representa un duro golpe para las mafias más poderosas de Colombia y México.

El año pasado las alertas sobre el crimen organizado internacional en Ecuador fueron fuertes. En marzo, por ejemplo, 67 personas fueron arrestadas en una redada montada en la madrugada.

Tres días después, seis de ellos fueron deportados a EE.UU., pues tenían difusión roja de la Interpol. Según la página internacional de este organismo policial, al menos uno de ellos tenía vínculos con Al Qaeda, organización manejada por Osama bin Laden, quien era el más buscado en el mundo.

En abril fue apresado en Cuenca John Jairo Vasco, considerado en Bogotá como el cabecilla del brazo armado de la banda delictiva Cordillera. Agentes indicaron que este grupo delictivo es responsable del 90% del microtráfico de la droga que se vende en las ciudades de Colombia.

Las repercusiones comenzaron a sentirse a escala internacional, al punto de que en mayo, Jay Bergman, director de la Agencia Antidrogas de EE.UU. (DEA) para Sudamérica, dijo que Ecuador se ha convertido en las “Naciones Unidas” del crimen organizado.

“Tenemos casos del crimen organizado de Albania, Ucrania, Italia, China, todos en Ecuador, todos consiguiendo su producto para distribuir en sus respectivos países”, aseveró el funcionario.

Lo único que hizo la Policía en ese momento fue desmentir las declaraciones y aseguró que en Ecuador no están asentados, por ejemplo, los carteles de la droga.

Ahora, el Ejército asegura que si el crimen organizado y el narcotráfico provocan hechos de violencia extrema obligaría al Gobierno a tomar medidas como la intervención de las Fuerzas Armadas, “en donde el esfuerzo principal lo llevaría el Ejército”.

Oficiales que ocuparon altos cargos en las Fuerzas Armadas señalan que esta es la primera vez que existe un pronunciamiento militar como este en el tema delictivo (ver puntos de vista).

En un informe de Inteligencia policial al que este Diario tuvo acceso se menciona que los carteles mexicanos del narcotráfico (entre ellos el de Sinaloa) operan en el país desde hace años.

“Lo preocupante es que las autoridades no tienen claro lo que sucede frente al problema del crimen organizado. No se ha hecho visible el efecto México en Ecuador”, reza el documento.

En este se añade que los carteles actúan en América del Sur y que Ecuador es un punto estratégico al encontrarse en medio de los dos mayores productores de la hoja de coca, Colombia y Perú.

El informe fue presentado a este Diario a través de diapositivas en una oficina del centro de Quito.

En este se indica que la droga que sale hacia México ingresa al país desde la zona de Macará (Loja), así como en Tulcán (Carchi), San Lorenzo (Esmeraldas) y Nueva Loja (Sucumbíos).

Luego, los cargamentos son trasladados a los puertos de Manta, Esmeraldas, Muisne (Esmeraldas), Puná, Rocafuerte (Guayas) y Puerto Bolívar (El Oro).

“Las mafias utilizan lanchas rápidas o incluso submarinos para sacar la droga de las costas ecuatorianas. En alta mar los esperan embarcaciones que parten hacia Honduras. A veces ocurre que las lanchas rápidas cargan combustible en Galápagos y siguen su ruta”, indica. El reporte cita a los casos Huracán de la Frontera y Huracán Verde como los ejemplos de la presencia de las mafias internacionales en el país. “¿Quiénes eran los dueños (de esa droga)? Eran los mexicanos. Ellos buscan su poder y tratan de afincarse en el país con territorios (para el traslado de alcaloides)”.

El docente universitario y experto en temas de seguridad, Eduardo Jarrín, asegura que el problema del narcotráfico sí puede desbordarse, como lo alertan los militares. “El Ecuador dejó de ser una isla de paz. Antes era un país únicamente de paso de la droga, pero ahora no es así”.

Y la aseveración del Ejército es tajante al asegurar que el narcotráfico atenta “contra la paz, la soberanía e integridad territorial”.

Puntos de vista

Gral.  Oswaldo Jarrín /  Ex jefe  del Comando Conjunto  de    FF.AA.  
‘Es  una amenaza para la seguridad    nacional’
Por  supuesto que el  narcotráfico es una amenaza  para   la seguridad nacional.   Pero   (en el interior del país)  esta es   una responsabilidad policial.   En  la frontera  las cosas  cambian, porque ese  escenario es responsabilidad de los militares en cuanto a soberanía nacional.  Ahora, cualquier pronunciamiento en ese sentido (alerta sobre el posible desbordamiento del problema de drogas) le corresponde al Ministerio de Defensa. Esto, porque en seguridad  tiene corresponsabilidad con el Ministerio del Interior.
 

General Luis Aguas   
Ex comandante del Ejército
‘No  solo FF.AA.   pueden estar   en los  controles’
Las Fuerzas Armadas están colaborando con el Estado, con el Gobierno y con las entidades directamente involucradas en el control del narcotráfico en diferentes regiones del país.  La idea es que este problema   no  se amplíe y que a futuro tengamos, a lo mejor,  que emplear  muchos medios de carácter incluso militar para  el   control.  Pero para esto necesitamos  la colaboración de todas las entidades  del Gobierno. No solo  las Fuerzas Armadas   pueden estar involucradas en el control del narcotráfico.

La cronología

13/04/2010
El presunto narcotraficante  Rafael Quintero fue detenido en  Ecuador. Luego, los agentes lo  extraditaron en avión hacia   EE.UU.,   donde era pedido por la Policía.

01/04/2011
El  Ejército detectó 2 hectáreas de coca  en Puerto Rodríguez, cerca de  Colombia.  Dos días  después, los soldados destruyeron  las matas.  

21/04/2011
John Jairo Vasco, investigado por narcotráfico,  fue detenido en Cuenca, en donde  vivió   dos años. Tenía identidad falsa. La Interpol lo buscaba y fue extraditado.

07/02/2012
El presunto narcotraficante Heriberto F. fue detenido en Guayaquil. El sospechoso era requerido por la justicia estadounidense y fue enviado  hacia Colombia.


Descrición
Te sirvió esta noticia:
Si (0)
No (0)