26 de February de 2012 00:01

La droga líquida se trafica en frascos con doble fondo y artefactos de vidrio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

La mujer ingirió 1 250 gramos de cocaína líquida introducida en 50 preservativos. Pero su nerviosismo la delató ante los agentes encubiertos, que la detuvieron para examinarla en el aeropuerto Mariscal Sucre. El hecho ocurrió el pasado 6 de diciembre y allí se descubrió que tenía un boleto de avión con destino a España.

Karina M. no llegó a su destino, pues tras realizarle el chequeo los policías descubrieron el alcaloide en su estómago. “El látex es un material que difícilmente puede ser visto y con cocaína líquida puede pasar desapercibido. Pero muchas veces la actitud de las personas que lo transportan en su cuerpo evidencia que algo pasa”, dice Fernando Correa, jefe de Antinarcóticos de Pichincha.

Para el oficial, las iniciativas para esconder la droga cambian constantemente. Ahora –según el agente– las redes de narcotráfico camuflan los alcaloides con materiales que los canes de la Unidad de adiestramiento canino de la Dirección Nacional de Antinarcóticos no puedan olfatear.

Artefactos cubiertos con vidrio, droga liquida impregnada en las prendas, frascos con doble fondo son las nuevas modalidades para que los objetos enviados en correos paralelos no sean detectados en los filtros de seguridad.

Esa modalidad fue la que una supuesta red de narcotráfico, que ahora es investigada por las policías de Italia y de Ecuador, utilizó el pasado 11 de enero en el caso de la valija diplomática que contenía 40 kg de cocaína líquida.

Los detenidos en Milán camuflaron el alcaloide en la doble estructura de jarrones. Estos debían ser entregados como material promocional de las islas Galápagos en una obra teatral que se realizaría en esa ciudad italiana.

El Ministerio de Relaciones Exteriores autorizó el envío en 10 cajas de cartón que además contenían accesorios y prendas para el montaje de la obra.

Cuando la droga líquida llega a su destino es procesada en laboratorio con máquinas especiales para convertirla en polvo nuevamente. Para descomponerla –dice el Jefe de Antinarcóticos– se usan varios tipos de químicos.

Cada semana, agentes encubiertos montan operativos en los barrios, aeropuerto y en los correos. El año pasado se incautaron de 1 529 kilogramos de cocaína. En el 2010 se incautaron 23 litros de droga líquida en Pichincha.

En esos operativos se detuvo a 770 personas, de ellas 627 ecuatorianas. El coronel Correa afirma que los detenidos no delatan a sus proveedores ni a quienes los contrataron para la operación ilegal. “Por eso siempre serán las mismas redes de narcotráfico. Lo que cambia es el personal. Las cabecillas se mantienen”.

El caso de la valija diplomática fue indagado desde junio del 2011 por la Policía italiana. De acuerdo con los agentes de ese país, se tenía la sospecha de una red que operaba en Quito y en Milán. Uno de los detenidos fue un artista ecuatoriano que promocionaba su obra con el auspicio de la Cancillería y supuestamente con el apoyo en el exterior de un empresario residente en Milán y dueño de un restaurante reconocido en esa ciudad.

La Fiscalía de Ecuador, que el 24 de enero pasado abrió el expediente 249-FGE- 2012 para investigar el caso de tráfico de drogas y estupefacientes, solicitó el viernes asistencia penal a Italia.

El propósito –según un comunicado– es que agentes estatales ingresen a ese país para recabar datos y, de ser necesario, pedirían entrar a otros países europeos.

¿Cuáles son las rutas más frecuentes para traficar con estos cargamentos? La droga ingresa y sale del país por la frontera entre Ecuador y Colombia. Las vías se alternan. Chical y Maldonado son la más frecuentes por el Carchi, en Esmeraldas son Alto Tambo y San Lorenzo.

En total, hay 33 vías por las que entra la droga. “Por el norte ingresa cocaína purificada y sale armamento. Por el sur, en cambio, lo hace la pasta base”, dice Correa.

El coronel revela que la operatividad de la Unidad se limita por la falta de recursos. “Ingresan generalmente camiones con naranjas, papas, no tenemos escáneres, al menos en las vías principales, para detectar que llevan droga y detener a cada camión que ingresa para inspeccionarlo cuando está lleno de naranjas, por ejemplo, nos llevaría toda la mañana”.

El caso de la valija diplomática, en cambio, está en etapa de investigación. Diplomáticos de carrera han exigido investigaciones exhaustivas. Según sus comunicados, este hecho “daña el honor del país y de la política exterior, que era reconocida en América”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)