24 de July de 2011 00:05

‘Desconocidos roban y se esconden entre la gente’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Tengo un almacén en el centro de Ambato. Lamentablemente, esta es una zona muy conflictiva por la presencia de mujeres que deambulan y desconocidos.

Cada vez que a los delincuentes se les ocurre,  ingresan  al almacén,  se llevan lo que quieren y se van. Yo no puedo hacer nada  porque   atiendo mi local sola  y solo me queda ver cómo cruzan un   parque,  ingresan a los mercados y se confunden entre las personas.

Una estrategia que siempre utilizan para camuflarse luego de un asalto es cambiarse de ropa.  

Las  horas más  peligrosas  en el centro   de Ambato son de 12:00 a 15:00 y de 17:00 a 20:00. En estos horarios,    la ciudad debería  ser resguardada con  una mayor cantidad de uniformados.  

En la calle Juan Benigno Vela hay varios  locales comerciales  que también han sido  asaltados constantemente. Estos se ubican al frente   de  las paradas de buses, donde los delincuentes se aprovechan de la vulnerabilidad de los adolescentes, mujeres y adultos mayores para asaltarles.

Pero no solamente me han robado desconocidos. En tres ocasiones me han dado billetes falsos de USD 20 y 10. Para mí, ese es otro tipo  de robo que perjudica a los comerciantes que trabajamos todos los días en nuestros locales.    

Las personas que hacen eso están bien vestidas y nadie dudaría que sean honradas. Suelen comprar alguna cosa y dicen  que tienen prisa. Yo estoy ocupada y pienso que se debe tener confianza y les entrego el cambio.

Tengo mi almacén desde hace 25 años en el centro de la ciudad y   todos los comerciantes nos conocemos, pero también ya conocemos a  las personas que actúan fuera de la ley. A veces me ofrecen   teléfonos  celulares y dicen: ¡madrina cómpremelo!  Por supuesto que me niego. Solo hay que escucharles sin decir nada.

En mi casa funciona mi negocio. Cuando mis familiares  salen por  la noche, salgo al balcón para vigilar que no les pase nada. Por  suerte no hemos sufrido asaltos. Los malhechores suelen decir: es vecino, déjale no más pasar.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)