La 'cosificación' de la mujer

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Dimitri Barreto P. Editor

La 'cosificación' de la imagen de la mujer es indefendible. Repudiarlo es clamar contra la violencia.

El trato denigrante a la mujer no solo es visible en fotos o en la TV; existe en la cotidianidad, destruye hogares todos los días; trastorna vidas, en especial de niños; crece en silencio -el de mujeres y madres que no denuncian al agresor por el temor a perder su familia-; desemboca en crímenes, feminicidio.

Un estudio presentado este abril por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) revela que el 15% de homicidios perpetrados en el mundo deriva de la violencia doméstica. "Casi la mitad de todas las mujeres víctimas son asesinadas por las personas más cercanas a ellas".

En Quito, el año pasado, el 11% de homicidios se produjo en el contexto de relaciones de pareja o de violencia intrafamiliar (en 2012 esa causalidad ya correspondía a 10%).

Este año, como un logro, en el Código Integral Penal (COIP), que estará vigente en agosto, se creó un nuevo delito: el "femicidio". ¿Un logro? El artículo 141 del COIP lo tipifica al penalizar con 22 a 26 años de cárcel a quien, como resultado de una relación de poder, dé muerte a una mujer por el hecho de serlo o por su sola condición de género.

¡22 a 26 años de cárcel! La misma pena se aplicará por causar la muerte de una persona durante el robo de ganado. De hecho, es la misma sanción tipificada en el COIP por asesinato o por sicariato.

En la nueva ley, ¿la muerte de una mujer por razones de poder es igual que un asesinato? ¿Y el odio de género? El viejo Código Penal (aún en uso) sanciona el asesinato hasta con 25 años de cárcel (artículo 450) y ya señalaba que para aplicar la máxima pena es circunstancia igual de agravante ejecutar la infracción con alevosía, como por motivos de discriminación por sexo (artículo 30).

Entonces, ¿para qué tipificar el "femicidio" si no habrá un trato disímil? No, no falta endurecer penas, sino un remezón social que supere al atajo de la censura a la televisión.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)