3 de March de 2012 00:01

Ciegos ante el narcotráfico

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El mortero de guerra  cayó sobre Puerto Nuevo, dejó tres heridos  y desencadenó un reclamo formal del Gobierno de Quito al de Bogotá. El incidente fue la primera secuela militar en Ecuador del choque entre    FF.AA. de Colombia y las FARC.

El   mortero de aquel 23 de agosto del 2006 destruyó una oficina de transporte, tal como la balacera del martes convirtió al tejado de una casa en  cernidor.

Las ráfagas   de fusil despiertan a Puerto Nuevo  desde hace un lustro, en la guerra del vecino país contra las drogas. Pero ese no parece ser un tema digno para la propaganda ni para la prensa.  

El precio de esa ceguera lo pagamos como país. Hablar de las FARC es decir narcotráfico. O ¿la guerrilla no sabe que en  territorios de su injerencia crecen matas de coca?   

La estrategia de seguridad en Ecuador se ha focalizado -es entendible- en resolver los asuntos de la delincuencia común. Mas la violencia que  engendran los carteles requiere algo más que una eficiente central de emergencia. Ecuador debe proteger su frontera: abrir escuelas, casas de salud, juzgados... Las tasas más altas  de homicidios están en Esmeraldas (61,6 por  100 000 habitantes) y Sucumbíos (44,5).

El ruido político tampoco ha permitido al país hacer una pausa para leer lo que dicen las  Naciones Unidas: Colombia es el mayor productor de  coca del mundo (62 000 hectáreas),  seguido por Perú (61 200);   vecinos  de Ecuador. Si se viera aquello, entonces, que aparezca droga en una valija oficial o que el Ejército hable de  amenazas o que un capo de Sinaloa viva en Ecuador, dejarían de ser anécdotas.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)