El certificado es obligatorio desde 1947

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Estefanía Celi. Redactora 

La Ley de Elecciones de 1947 incluyó un nuevo elemento en el panorama electoral. Se trataba de un pedazo de papel escrito a mano, el certificado de votación, que era la prueba de haber sufragado.

Y aunque hasta la actualidad han pasado gobiernos y dictaduras, y el Tribunal Supremo Electoral de ese entonces se convirtió en Consejo Nacional Electoral (CNE), ese documento se ha mantenido a través de los tiempos. Ya no es escrito a mano, pero conserva su natutraleza: es un requisito para hacer cualquier trámite en las entidades públicas y privadas del país.

Así fue concebido en 1947. José Gabriel Terán Varea, ex asesor del TSE, recuerda que el requisito del certificado se incluyó en la Ley de Elecciones que fue elaborada después de la nueva Constitución, de 1946. "El artículo 61 dice que inmediatamente después de haber votado, recibirá del secretario de la junta el comprobante que acredite el cumplimiento del deber cívico del sufragio y firmará el registro. Los analfabetos imprimirán la huella digital".

Terán cuenta que antes de 1944 las elecciones se realizaban en dos días, por lo que era necesario marcar el dedo de los votantes para asegurarse de que no sufragaran dos veces.

En ese tiempo, según Terán, el voto no era libre, ya que había condiciones para sufragar. Entre ellas estaba ser católico y tener una renta mensual que superara los 300 sucres.

Sin embargo, después del último gobierno de Velasco Ibarra, hubo 10 años en los que los ecuatorianos no acudieron a las urnas. Se trata de la dictadura de 1970, la cual puso un paréntesis a la existencia de la Función Electoral.

En 1978 se convocó a consulta y luego a elecciones presidenciales. Allí se expidió una nueva Ley Electoral que establecía en su artículo 150 que los ciudadanos que no entreguen su certificado de votación, cuando presentan una solicitud en las instituciones públicas o privadas, no serán atendidos.

Desde ese año, los ecuatorianos han acudido a las urnas 31 veces para elecciones presidenciales, legislativas, seccionales, consultas populares y referéndums convocados por las autoridades electorales en el Ecuador.

En ese período, han pasado 12 presidentes y tres Constituciones de la República.

La utilidad del documento

Desde pedir un cambio en una acometida de agua potable, abrir una cuenta de ahorros o sacar el RUC, hasta solicitar un préstamo en el IESS o inscribir su candidatura en el CNE... Un sinnúmero de trámites requieren la presentación del certificado de votación para poder realizarlos.

El documento en la actualidad incluye información personal como los nombres completos, número de cédula, provincia, cantón, parroquia y mesa electoral. Además, en el reverso advierte que "sirve para todos los trámites públicos y privados".

Los que se entregarán mañana fueron impresos en el Instituto Geográfico Militar, junto con las papeletas para elegir a los candidatos. Se emitió un certificado por cada uno de los 11,8 millones de electores inscritos en el padrón a escala nacional, para estas votaciones seccionales.

Sin embargo, ya que es una exigencia para todo trámite, no tener el certificado de votación puede resultar un problema.

En tal caso, la Delegación del CNE en cada provincia del país es la que se encarga de emitir los duplicados para aquellas personas que han extraviado el documento o que les han robado. Para obtenerlo, solamente necesita presentar el original de la cédula de ciudadanía.

Por ejemplo, Marco Lizano perdió su certificado y, aunque faltaban pocos días para las elecciones de mañana, el jueves acudió a la Delegación en Quito para sacar un duplicado. Necesitaba el documento urgentemente para renovar su licencia de conducir.

Pagó USD 8 como valor de la especie. No obstante, hay una multa en el caso de que la persona no haya acudido a votar o no se haya presentado como miembro de una junta receptora del voto.

Solo en Pichincha, desde junio pasado, se han emitido 26 123 duplicados de los certificados de votación de las elecciones presidenciales del 17 de febrero del 2013. Por este concepto, el CNE recaudó USD 830 711,40 hasta el 18 de febrero pasado.

Jefferson Poma también sacó un duplicado de su certificado el jueves anterior. No se demoró más de 10 minutos en todo el proceso: coger un turno, verificar que no tenga multas, pagar y que un funcionario le entregue su nuevo documento.

"Necesito de urgencia el papel para hacer un trámite en la Empresa de Agua Potable. Me tocó pagar el valor de la renovación para algo que me durará dos días".

Aunque la diligencia fue rápida, en la Delegación de Pichincha aseguraron que después de las elecciones la concurrencia de gente suele ser mucho mayor.

En promedio, se atiende a unas 600 personas en los días posteriores a un plebiscito, porque hay mucha gente que no puede viajar a otras provincias a votar o que no puede hacerlo por trabajo, según datos de la entidad.

No olvide

  • Si no acude a votar. La multa por no sufragar es de 10% del salario básico, es decir USD 34. Se paga en la Delegación.
  • Si es miembro de junta.  La multa para un miembro de la junta receptora del voto es el 15% del salario básico: USD 51.
  • Si está fuera del país. Si no acude a votar porque está de viaje, debe presentar su pasaporte. En tal caso, no hay multa.
  • Si está enfermo. No se le aplicará multa si no sufraga porque tiene reposo médico, siempre que presente un certificado.

Los datos

  • 26 123 personas  sacaron un duplicado de su certificado en Pichincha desde junio
  • 830 mil dólares recaudó la Delegación de Pichincha por duplicados de certificados
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)