25 de June de 2010 00:00

Carmen Bistín, otra víctima de femicidio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Judicial

La fiesta de graduación estaba lista. En septiembre, Carmen Patricia Bistín debía recibirse como guía turística en la Universidad Central.

Solo faltaba un recorrido práctico y con 40 compañeros de aula decidieron que fuera por la Costa. El viaje debía empezar la noche del domingo 13 de junio, pero la joven de 25 años no llegó.

En el aula número 15 de la Escuela de Ecoturismo nadie sabía de Bistín, hasta que anteayer la Policía difundió su muerte y el apresamiento del presunto autor.

“Fue horrible saber que a Patricia le asesinaron de esa forma tan cruel”, dijo una de sus compañeras sin dar su nombre. “Aquí todos estamos con miedo, porque no sabemos si estamos en peligro”.

El cuerpo de Bistín fue descuartizado. La cabeza y las extremidades superiores fueron halladas en matorrales del parque Itchimbía y las piernas en un terreno baldío de San Antonio de Pichincha.

El lunes, G.M.C. fue detenido por la Policía en el sector de Cumandá, una pequeña población de Chimborazo, fronteriza con Guayas. Al siguiente día fue trasladado a la Policía Judicial de Pichincha, entonces dijo ser familiar de Bistín y, según los agentes de Homicidios, habría revelado dónde estaban partes del cuerpo.

La Unidad de Delitos Flagrantes calificó el caso como femicidio, una figura que se presenta cuando el asesinato de mujeres ocurre con violencia. Un estudio elaborado el año pasado por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) reveló que el 59% de este tipo de crímenes ocurre en la casa de la víctima. Además, el 57% es perpetrado por la pareja o ex pareja.

En el caso Bistín, el detenido es su primo. Según el parte policial, él se declaró inocente. Aseguró que una tercera persona estuvo el domingo 13 en la casa de su familiar, donde se produjo el crimen. “En el segundo piso solamente escuché gritos”. No obstante, dijo que él había llevado al extraño.

El lunes, la juez XXIII de Garantías Penales, Tania Molina, emitió la boleta de detención en contra de G.M.C. Ayer, la funcionaria reconoció estar sorprendida. “No son comunes estos casos y menos en esas circunstancias”.

Las estadísticas sobre femicidio en Ecuador son un subregistro. La Flacso investigó que entre el 2000 y el 2006 se registraron 82 femicidios, es decir, 13 cada año.

Jenny Pontón, investigadora del centro de estudios, cita datos del 2008 e indica que en ese año hubo 44 casos a escala nacional. En la Fiscalía solo existen registros de homicidios, pero se calcula que en el 2009 hubo 48 femicidios.

Según la jueza Molina, la falta de datos se debe a que las mujeres no denuncian. “Si una permite que se repitan agresiones, el desenlace, posiblemente, es la muerte”.

La relación entre Bistín y su primo tuvo “un roce”. Eduardo G., otro familiar de la joven, recuerda un comentario que ella le hiciera: “Me contó que él (G.M.C) le robó 300 dólares y que a la fuerza sacó copias de la llave de la casa”.

La estudiante de Ecoturismo, nacida en Montalvo (Los Ríos), vivía sola en una casa que su madre compró en San Antonio de Pichincha, al norte de Quito. Allí se conoció con Alejandra P., joven de 28 años. “Las dos nos hacíamos compañía siempre. No entiendo lo que hicieron con ella”.

Ayer, cerca del mediodía, Alejandra P. llegó a la morgue para acompañar a la familia. Con el único que se vio fue con Eduardo.

En medio de sollozos, él recordaba que dos días antes de ese domingo 13, Bistín se comunicó con él para pedirle que se quedara en la casa y alimentar a dos cachorros mientras durase su gira por la Costa . “Ese día llamé desde la mañana y no contestó. Me fui en la tarde y mi primo estaba allí, pero no me dejó entrar. Ahora sabemos que él pudo ser el culpable, pero no sabemos por qué”.

Las tres principales causas del femicidio -según la Flacso- son celos, asaltos y venganza. Eduardo G. no descarta que esta última sea la causa, “por el robo del dinero”.

La investigación señala que en las muertes violentas de mujeres hay signos de tortura, mutilaciones, saña y/o violencia sexual. “Todo eso se halló”, dice Eduardo G. En la tarde, él y su familia esperaban viajar a Montalvo (Los Ríos) para enterrar hoy a su prima.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)