1 de June de 2010 00:00

Un barco con 22 pasajeros se hundió a 18 millas de la costa de Esmeraldas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Judicial

Los 22 pasajeros de la embarcación Angie Vanessa II se salvaron de ahogarse el sábado en el océano Pacífico.

El viernes por la noche partieron del puerto de Tumaco, en Colombia, hacia la ciudad de Esmeraldas. Según la hoja de ruta, tenían previsto llegar a tierra el sábado por la mañana, pero cerca de las 06:00, el barco -de matricula MC-010629 y bandera colombiana- se inundó.Uno de los tripulantes dijo a la Marina que la proa (parte delantera) se llenó de agua de forma súbita, por la arremetida de las olas.

El armador del Angie Vanessa II pidió ayuda por radio y en la Capitanía del Puerto de Esmeraldas se organizó un operativo de rescate. Se lo denominó ‘Plan Sar’. El helicóptero de la Armada sobrevoló el sector y ubicó al barco aproximadamente a 18 millas de Esmeraldas, es decir a 28,9 de kilómetros de distancia.

A la emergencia acudieron la fragata misilera Morán Valverde y la corbeta misilera Esmeraldas. Estas naves, por lo general, realizan operativos de control en la frontera norte, pero el sábado se encontraban cerca del sitio del hundimiento, porque realizaban ejercicios de entrenamiento militar programado. También fueron enviadas la lancha Isla Seymour y el Remolcador Saturno de la Superintendencia del Terminal Petrolero de Balao.

Las naves de gran calado “llegaron cerca de las 07:00”, dijo el jefe de Operaciones de la Capitanía del Puerto de Esmeraldas, David Vélez. “Toda la tripulación estaba con los chalecos salvavidas puestos y procedimos a rescatarlos desde las 07:15 del sábado”. Se enviaron pequeñas embarcaciones salvavidas para transportar a los náufragos en grupos.

En el interior del Angie Vanessa II viajaban 13 personas de nacionalidad ecuatoriana y 9 colombianos.

Entre ellos un bebé, de apenas 5 meses, que viajaba junto a sus padres. Según Vélez, a los rescatados se les practicó exámenes médicos para verificar que no presentaran hipotermia y “todos estaban en buenas condiciones, de salud por lo que se autorizó su alta inmediata”.

Según la Capitanía del Puerto de Esmeraldas, la nave que se hundió tenía sus permisos de navegación en orden. Periódicamente realizaba viajes de transporte de pasajeros y carga de logística entre Colombia y Ecuador. Salía los jueves por la noche de Esmeraldas y retornaba el viernes de Tumaco, llena de pasajeros.

Además, las autoridades de la Marina confirmaron que no iba con exceso de pasajeros. Tenía una capacidad para 30 personas y llevaba a 22.

En la Marina se abrió una investigación para confirmar las causas del accidente y en los próximos días se emitirá un informe.

“La Armada del Ecuador realiza controles constantes con sus unidades de la escuadra naval y guardacostas, para proteger a las personas cuya subsistencia depende del mar”, señaló en un comunicado Francisco Garay, secretario del Comando General de la Marina.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)