19 de June de 2011 00:00

Los asaltos en semáforos se agravan

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Mujeres, preferiblemente solas, es el perfil de la mayoría de las víctimas de los asaltos en los semáforos en Guayaquil. Ni la Policía Judicial (PJ) ni la Fiscalía manejan cifras específicas sobre este tipo de asaltos a conductores, pero en la Unidad de Delitos Flagrantes de la Fiscalía adjunta a la PJ del Guayas se receptan al menos dos denuncias diarias sobre esta forma de robo.

Según las denuncias presentadas, las más recientes víctimas de esta modalidad de asalto conducían solas por sectores congestionados de la urbe.

Eso fue lo que le sucedió a Eudosia L., de 57 años, durante la mañana del lunes pasado. A las 10:30, la mujer conducía por la calle Ayacucho, en el Suburbio de Guayaquil. Al llegar a la intersección con la calle 17, detuvo su vehículo en un semáforo. “Estando allí, un persona, de un metro cincuenta, que vestía ropa deportiva, me amenazó con un arma de grueso calibre”, relató. La conductora narró en su denuncia que el desconocido se sustrajo la cartera. Dentro de esta tenía USD 40 en efectivo, una libreta de ahorros y un teléfono celular.

Según la información que maneja la PJ del Guayas sobre los delitos más frecuentes y su ubicación, esta modalidad de asalto a conductores es más común en intersecciones de las avenidas América, Quito y Juan Tanca Marengo, entre las principales.

Además en tramos congestionados de la vía a Daule, particularmente en el ingreso a la calle Casuarina (conocido también como ingreso de la línea 8); en las inmediaciones de la Terminal Terrestre, y en calles del centro con aglomeración de comerciantes.

Ramiro Mantilla, jefe del Distrito Metropolitano de la Policía de Guayaquil, indica que los asaltantes aprovechan la aglomeración o los puestos de los vendedores informales para camuflarse.

Otros asaltantes aprovechan el factor sorpresa. Uno de ellos desvalijó en cuestión de segundos, el mismo lunes por la tarde, a una de las fiscales de la Unidad de Personas y Garantías de la Fiscalía del Guayas. “Salía con rumbo a mi domicilio y paré ante el semáforo rojo, en las calles Pedro Carbo y Aguirre (sur del Puerto Principal). Sentí un sonido, los vidrios explotaron y luego veo a un hombre que mete la mano y una parte de su cuerpo para sacar mi cartera”, contó la afectada.

Como consecuencia de la rotura de los vidrios de su automóvil, la Fiscal sufrió cortes profundos en los dedos de su mano derecha. “Es delincuencia común que en Guayaquil aumenta cada día y los semáforos se han convertido en sus aliados”, dice la funcionaria víctima de este tipo de asaltos.

Mantilla indica que el número de policías se redobló en los sectores donde es más recurrente esta modalidad de asalto.

Durante la reunión del Consejo de Seguridad de Guayaquil del pasado miércoles, el gobernador del Guayas, Roberto Cuero, aseguró que a propósito de esta manera de asaltar se están incrementado los patrullajes y coordinando acciones con la Dirección Especialidad de Niños y Adolescentes (Dinapen).

Esto último porque, según la Policía, en los atracos bajo los semáforos están involucrados muchos menores de edad.

Para demostrar ese pronunciamiento, en la reunión del Consejo de Seguridad exhibieron un video donde se observa a varios menores, en grupos de dos y de tres, acercarse a los conductores. Los adolescentes aprovechaban que los vehículos estaban detenidos para introducir las manos y sustraerse las pertenencias. En el mismo video, se observa a dos menores forcejear con una conductora, quien se niega a bajar el cristal del vehículo. Al concluir con los asaltos, los muchachos huyen escabulléndose entre los vehículos aún detenidos en el tráfico y se ocultan en sectores aledaños.

“Pediremos también a los comerciantes informales que colaboren con la Policía y denuncien a estos jóvenes delincuentes que, lamentablemente, en la mayoría de los casos se mezclan con los vendedores”, dijo Cuero.

El viernes se observó a policías motorizados solicitando documentos en algunos de los puntos identificados como peligrosos, como las inmediaciones del parque Victoria y tramos de las calles Quito y Machala.

 Las  modalidades

  • Según las denuncias, los asaltantes utilizan  puntas de  bujías de carros para romper abruptamente los vidrios de los autos y sustraerse las pertenencias del interior. En este tipo de robo, el desconocido   intimida al conductor para  desvalijarlo.
  • Según la Policía, los asaltantes también atemorizan al conductor, para obligarlo a bajar los cristales de las puertas,  apuntándolo  directamente  con un arma. Esto pasa en vías muy transitadas, donde el semáforo tarda más en cambiar a verde
  • El robo de los vehículos    es menos frecuente.    Según las denuncias en la Fiscalía, uno o más carros esperan que la víctima pare en un semáforo y allí aprovechan para obligarla a salir del vehículo  y llevárselo.
  • La Comisión de Tránsito   del Ecuador anunció que se sumará para frenar los robos bajo los semáforos en rojo. Asignará más vigilantes en las intersecciones donde la Policía considera se cometen más asaltos de este tipo.

Punto de  vista

Diego Plúas/ Movimiento  niños, niñas y adolescentes

‘La reclusión no es la solución’

Si el adolescente   roba a un adulto no hay que criminalizarlo. Es incoherente  creer que los adolescentes de 16 años deberían recibir condenas de adultos.

En vez de buscar formas de represión hay que pensar en una solución.  Se deberían investigar los problemas que tiene el adolescente infractor para poder ayudarlo.


Si existen adolescentes infractores no es porque nacieron así, sino porque se convirtieron en eso. Muchos provienen de familias disfuncionales o han sido maltratados. Con frecuencia, los adolescentes infractores son utilizados por los adultos. La sociedad debe aceptar que con esto se vulneran los  derechos de la adolescencia.


Hay organizaciones, incluso del  Estado,  que dicen exigir el cumplimiento de estos derechos y no lo están haciendo. Hay que generar programas para prevenir que los adolescentes se conviertan en delincuentes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)