15 de January de 2011 00:00

45 locales donde se vendían medicinas falsas, cerrados

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Los locales, ubicados en el sector de La Bahía (calles Manabí y Chimborazo, en el centro de la ciudad) fueron clausurados ayer en un nuevo operativo de control. En total, 45 centros cerraron sus puertas.

En esta ocasión, se inspeccionó la venta de productos médicos. Según el intendente de Policía del Guayas, Julio César Quiñónez, el 80% de los productos encontrados estaba caducado o había sido falsificado

También se hallaron muestras médicas a la venta, que son gratuitas. No se determinó si estas pertenecían a casas asistenciales del Estado. Las autoridades decían que los dueños de las pequeñas farmacias fueron advertidos por terceras personas y que por eso la mayoría de locales estaba cerrado cuando llegó la Policía.

Peter Jácome, fiscal de Delitos Contra la Vida, mencionó que el operativo de ayer era parte de una serie de controles que responde a las críticas que hizo el presidente Rafael Correa a los administradores del Hospital Abel Gilber de Guayaquil. En esa casa de salud se denunció que se habían robado una serie de medicamentos.

Además, señaló que malos empleados de allí venden las medicinas entregadas por el Estado.

Sin embargo, Quiñónez dijo que este es un operativo más para reducir los índices de inseguridad en Guayaquil. Los puestos que se clausuraron ayer se consideran parte del sistema de que funciona como en las cachinerías, donde se venden productos supuestamente robados. En diciembre, Correa dijo que en enero esos sitios desaparecerían.

Hasta ahora se han decomisado 600 llantas, 175 celulares, sacos de ropa y cartones con medicinas caducadas durante operativos en las dos últimas semanas. Además, se detuvo a cuatro personas en locales de venta de repuestos, ya que no mostraron la documentación de la compra lícita.

El 19 de diciembre, antes del anuncio presidencial la Policía también ejecutó otra inspección en una cachinería ubicada en las calles 25 y la D. Ahí decomisaron celulares, llantas, radiograbadoras, accesorios de computadoras y autos; incluso un televisor pantalla gigante de 52 pulgadas.

El pasado 6 de enero, 600 llantas fueron trasladadas a la Policía Judicial luego de un operativo en diferentes lugares de venta de repuestos. Fueron decomisadas porque la institución no tenía respaldo legal. El fiscal Jackson Lima participó en el allanamiento de una vulcanizadora en Camilo Destruge y la 29, en el Suburbio.

Al día siguiente, en rueda de prensa, el jefe de la Policía Judicial, Mario Acosta, informó además del decomiso de otros equipos como 175 celulares, siete protectores, 41 cargadores y carcasas de diferentes marcas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)