26 de November de 2009 00:00

Seguridad y delincuencia

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Jaime Suárez C.

Varios son los factores para el incremento delincuencial, tanto en número como en métodos cada vez más atroces.

Entre los principales se puede mencionar la violencia verbal del Mandatario, la crisis económica cada día más acentuada o las leyes de protección al delincuente dictadas por los asambleístas del Régimen.

De igual manera debemos responsabilizar a la Policía que a pesar de contar con todos los medios –pues con base en una declaratoria de emergencia se la dotó de armas, vehículos, comunicaciones e implementos necesarios para que cumplan con su misión- no han sido capaces de controlar la delincuencia, a tal punto de pedir “apoyo” a las FF.AA., que no están entrenadas para estas tareas y al momento están siendo subutilizadas ya que se las tiene haciendo el poco eficiente papel de resguardar a la Policía mientras realizan su acostumbrada tarea de pedir licencias y matrículas en calles, avenidas y carreteras.

En todo caso, los militares deberían ejecutar operativos en la zona rural, con el fin de que la Policía se dedique única y exclusivamente a los centros poblados.

ACLARACIÓN POLICIAL A LA CARTA DE UN LECTOR

Freddy E. Martínez Pico, Comandante General Policía Nacional

Ante el contenido de la Carta a la Dirección, publicada el domingo 15 de noviembre, en EL COMERCIO, con el título  ‘Inseguridad en Quito’, escrita por Rodrigo Sandoval; el Alto Mando de la Policía Nacional del Ecuador observa y rechaza todas y cada una de las expresiones vertidas por el remitente ya que son ofensivas para la Policía Nacional, toda vez que la Institución viene trabajando profesionalmente en todo el territorio nacional, realizando operativos las 24 horas del día, con el único propósito de disminuir los índices delincuenciales y brindar la seguridad que requiere la ciudadanía, conforme lo demuestran los datos siguientes:

Se han realizado 152 476 operativos en todo el territorio desde junio a octubre de este año; se han detenido a 33 710 personas, se han recuperado 1 973 vehículos, se han decomisado 2 209 armas de fuego y 1 128 armas blancas; y, se han desarticulado 181 bandas delictivas, entre otras cosas.

Por lo anteriormente señalado, no creemos que esto constituya una evidencia de ineptitud o falta de preparación, si se pueda calificar a la Policía Nacional como inservible; como tampoco nosotros nos atreveríamos a calificarle de blasfemo al señor Sandoval.

Frente a la malhadada comparación que nos hace con los delincuentes, en cuanto a deshonestidad y corrupción, queremos creer que usted también es un ciudadano honesto, y como tal
queremos informarle que la política del Mando actual es la lucha frontal contra la corrupción, situación que se ha evidenciado a través de los medios de comunicación, separando de las filas policiales, a malos servidores y poniéndolos a disposición de la justicia ordinaria dependiendo del caso, luego de un trámite administrativo que cumple y respeta el debido proceso.

Le recordamos al Sr. Sandoval, que no tiene el derecho a generalizar y descalificar a todos los miembros de la Institución por casos que si en verdad se han presentado esporádicamente, constituyen la excepción, no la regla, dentro del cuerpo policial que abarca a un número de casi 40 mil personas; no puede olvidar que han existido actuaciones policiales y procedimientos destacados que han dado cuenta del profesionalismo, capacidad y valor que rayan en el heroísmo por parte de sus miembros, lo cual ha motivado reconocimientos a nivel nacional e internacional; y finalmente, no puede ni debe olvidarse de todos los oficiales y policías que cayeron asesinados o fueron heridos en el cumplimiento del deber, víctimas de la vesania delictiva.

Lejos de una actitud despectiva y alentar con sus comentarios al crecimiento de la delincuencia, le invitamos a que se alinee por lado del sacrificio y entrega; es decir, por el lado policial; no dude de que a pesar de sus críticas destructivas, si llegase en un momento la desesperación a usted o a un miembro de su familia, nosotros olvidaremos sus palabras descomedidas y estaremos prestos a servirlo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)