7 de marzo del 2018 00:00

Seguridad, la siguiente fase en el Paseo de las 7 Cruces en el centro de Quito

Desde hace un mes, la gente se acostumbra a este nuevo tramo peatonal habilitado en el área patrimonial del centro. Foto: Vicente Costales/ EL COMERCIO

Desde hace un mes, la gente se acostumbra a este nuevo tramo peatonal habilitado en el área patrimonial del centro. Foto: Vicente Costales/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 9
Daniel Romero

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

“En las noches, el Centro Histórico se convierte en un pueblo fantasma”. Esa es la imagen con la que Rocío Guerrón, propietaria del Restaurante San Ignacio, ubicado en la García Moreno, intenta graficar el paisaje que se observa en esta zona, después de las 19:00.

El negocio de Guerrón se ubica en el tramo de vía que, un mes atrás, se volvió peatonal. Para la dueña de ese restaurante, el que aún no haya iniciativas para ocupar ese nuevo espacio público, ha hecho que durante las noches aumente su percepción de inseguridad.

El 7 de febrero, el Municipio inauguró el paseo de las Siete Cruces, un tramo peatonal de la García Moreno, entre las calles Mejía y Bolívar. Según el alcalde de Quito, Mauricio Rodas, esa decisión se tomó para preservar el patrimonio del Centro Histórico, ya que las vibraciones y el esmog que provocaban los vehículos que circulan por ahí influye en el deterioro de los bienes del Centro Histórico.

El Paseo de las Siete Cruces cumplió un mes de inaugurado en el Centro de Quito. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Según los datos del Municipio, con la salida de los vehículos en ese tramo de la García Moreno se redujo un 30% en la contaminación ambiental. Rodas también dijo que hay menos ruido y que, además, se ha incrementado la actividad para los comercios de la zona.

A los comerciantes lo que les preocupa es la seguridad. Para Mesías Guanín, quien atiende un local en la García Moreno y Sucre, no es una opción mantener el local abierto pasadas las 18:00. “No hay gente desde esa hora. Solo los borrachitos empiezan a pasear por aquí”.

En esto coincide Guerrón. “El domingo pasado, en mi restaurante sufrimos un robo. La Policía se demoró en llegar porque no podía pasar debido a la cercas que están puestas para evitar la circulación de los vehículos”, comentó.

La idea del Municipio es atraer gente a las calles peatonales con activaciones culturales. Según Rodas, la mejor manera de brindar seguridad en los espacios públicos es atraer la convivencia ciudadana. “Donde hay más gente es más difícil que se cometan delitos”, dijo el Burgomaestre.

De esa programación para el Paseo de las Siete Cruces se encargará la Secretaría de Cultura. Para Alfonso Espinosa, vocero de esa entidad, como parte de la construcción de la agenda de actividades para el 2018, se recibieron 656 propuestas y proyectos culturales. Aunque no se ha establecido aún el número de actividades, un porcentaje de esas propuestas se destinará para los nuevos tramos de calle que son solo para peatones.

Espinosa dijo que para esos espacios se destinarán las propuestas de música, teatro y baile. No están previstas todavía muestras como las que se exponen en el bulevar de las Naciones Unidas, en el norte. Esto porque, según la Secretaría de Cultura, en el Centro hay espacios más consolidados para estas actividades.

La primera jornada cultural se realizará a finales de marzo, en el marco del evento de poesía Paralelo 0. Según Espinosa, como parte de la programación de ese evento se presentarán distintos poetas en el Paseo de las Siete Cruces, en distintos horarios.

Para la Secretaría de Cultura, la idea es replicar la experiencia del bulevar de la Naciones Unidas. Según Espinosa, ese es un espacio con actividades programadas y eso lo ha convertido en un lugar transitado y más seguro. “Los espacios en los que se ha establecido programación se han vuelto más seguros. La idea es que la cultura convierta a estos sitios en espacios de convivencia”.

El plan del Municipio para poblar esos nuevos sitios públicos incluye a los negocios del sector. Según Rodas, se crearán estímulos para que los dueños de los locales atiendan a sus clientes en mesas con parasoles, en las aceras del Paseo de las Siete Cruces.

En la García Moreno y Mejía, en donde se inicia el paseo (de norte a sur), se ubica la Plaza de las Conceptas. En su extremo sur se localiza una cafetería que atiende no solo en el interior del local sino con mesas y parasoles en la plaza. Naida Meléndez es la administradora y dijo que el que haya más gente caminando por ese tramo ha incrementado su clientela.

“En este último mes sí hemos experimentado un incremento de clientes. Sin embargo, el problema continúa siendo que en la noche las visitas bajan”, dijo Meléndez.

La Policía Metropolitana hará su parte en el apoyo a la seguridad. Según Marcelo Cargua, inspector de la Policía Metropolitana, en el tramo de la García Moreno habrá 10 efectivos de esa entidad para el control del buen espacio público.

También la Agencia de Control del Municipio incrementará los controles. Actualmente se realizan dos operativos en dos turnos, de lunes a domingo, de 10:00 a 18:00, en todo el Centro y eso incluirá al Paseo de las Siete Cruces.

En Contexto
Hasta finales del 2018 se prevé completar el circuito de calles peatonales en el Centro Histórico. La zona peatonal de la calle García Moreno se extenderá desde la Bolívar hasta la 24 de Mayo. También se hará peatonal un tramo de la Venezuela. Actualmente hay trabajos en la calle Chile.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (2)