3 de julio de 2018 00:00

El plagio de una menor preocupa en las poblaciones de Sucumbíos

Cascales es un cantón de Sucumbíos. Allí fue plagiada por la menor de 12 años. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Cascales es un cantón de Sucumbíos. Allí fue plagiada por la menor de 12 años. Foto: Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 19
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción El Comercio

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La menor de edad lleva desaparecida 21 días. La última vez que la vieron estaba rodeada de dos hombres armados y con pasamontañas en sus rostros, quienes la sujetaban del brazo.

Los desconocidos entraron a la escuela donde estudiaba la adolescente de 12 años y luego se la llevaron a la fuerza. El hecho sucedió en la parroquia rural de Sevilla, perteneciente a Cascales, un cantón de Sucumbíos, en el norte del país.

Aunque el plagio ocurrió el 12 de junio del 2018, los detalles se conocieron el 2 de julio. El Ministerio de Educación informó que la profesora del plantel educativo denunció el hecho a la Policía de Sucumbíos. En un primer momento, agentes de Inteligencia rastrearon a la menor y descubrieron que posiblemente fue raptada por un hombre a quien se le conoce como alias ‘El Gringo’.

Los militares dicen que es un hombre mayor de edad que hace cuatro años realizó el acuartelamiento y que ahora se dedicaba a cuidar fincas.

Otro dato que revelaron fue que la escolar estaba embarazada de tres meses. El Ministerio de Educación, en un comunicado, indicó que 13 días antes de la desaparición, la institución educativa alertó que la estudiante sufrió abuso sexual.

Por eso, la menor y su familia acudieron a la Junta Cantonal de Protección de Derechos para recibir ayuda psicológica y médica. Las autoridades de educación también acordaron que la menor solo podría ser retirada de la escuela por su madre. Pero esas restricciones no impidieron que los desconocidos fueran al plantel y se la llevaran. Geovanny Puma, presidente parroquial de Sevilla, conoció que los hombres entraron con pistolas y una carabina. Mientras que otros cuatro sospechosos esperaban fuera de la escuela.

Desde entonces, la madre de la menor no sabe dónde está su hija. Los moradores del sector dicen que les vieron caminar en dirección al río San Miguel, que separa a Ecuador de territorio colombiano.

Ahora, la investigación policial está a cargo de la Unase (Unidad Antisecuestro y Extorsión). Así lo informó el Ministerio del Interior. La entidad dijo ayer que desde el momento que supieron del hecho, Inteligencia policial realizó operativos de búsqueda con la Fiscalía y las FF.AA. En esas operaciones se descartó que la desaparición de la menor estuviese relacionada con algún grupo armado de Colombia.

La aclaración del Ministerio se da porque en Sucumbíos las personas divulgaron en redes sociales que la menor había sido plagiada por exintegrantes de las FARC, tal como sucedió con el equipo periodístico de este Diario y la pareja de ecuatorianos que sigue retenida en la frontera con Colombia.

Sin embargo, la Policía descarta esta posibilidad y señala que los controles en las zonas fronterizas se mantienen. La Unase informó que un equipo especializado se trasladó al limite territorial para recopilar más información.

El prefecto de Sucumbíos, Guido Vargas, conversó el lunes con EL COMERCIO y mostró su preocupación por los hechos ocurridos en la provincia. Dijo que la población está asustada y que desde la desaparición de la menor se han reforzado las seguridades de los planteles educativos.

Incluso, la Prefectura ha tenido reuniones con la Policía, Fiscalía, Consejo de la Judicatura y con el ECU 911. En los encuentros con esta última institución se ha pedido que a través de las cámaras de vigilancia sea rastreada la menor y que se vigilen los exteriores de todos los centros educativos.

El Ministerio de Educación también ha calificado a este hecho como un caso “de suma gravedad” y expresó su solidaridad y apoyo a la familia de la menor afectada. Además, informó que se han emprendido acciones dentro de la institución educativa de la menor, para monitorear el estado psicológico y anímico de los niños y niñas que estudian en ese plantel y de sus compañeros.

De hecho, este 3 de julio el titular de Educación, Fander Falconí, tiene planificado visitar Sucumbíos para conocer los avances en las investigaciones para encontrar a la estudiante. El funcionario también revisará si existen nuevos casos de menores en riesgo. Luego dará una rueda de prensa.

En contexto

El 30 de mayo, el Distrito Educativo de Sucumbíos conoció sobre la situación de violencia sexual que atravesaba la menor. El ­Departamento de Conse­jería Estudiantil (DECE) del Distrito asesoró a la familia en temas jurídicos y ayuda psicológica.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (2)