3 de September de 2014 00:05

El saraguro se emplea más en el sector público

En el Gobierno Provincial de Loja se promociona las artesanías y la producción agrícola de este poblado indígena. Foto: Lilia Arias / EL COMERCIO

En el Gobierno Provincial de Loja se promociona las artesanías y la producción agrícola de este poblado indígena. Foto: Lilia Arias / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Lilia Arias. Redactora
(F-Contenido Intercultural)

Falda negra, blusa blanca, chal negro sujeto con un topo... lucen a diario las tres mujeres de la etnia Saraguro que trabajan en la oficina del Ministerio de Inclusión Económica y Social en Loja. Ellas están orgullosas de mostrar su identidad.

Rosa Morocho ocupa el cargo de Técnica Promotora y brinda atención psicológica a quienes son parte del proyecto de ayuda social. Ella se vinculó a esa institución hace 12 años.

Sus otras compañeras atienden a quienes reciben el Bono de Desarrollo Humano y trabajan en campañas de información en las comunidades. Según Morocho, es un trabajo agradable y gratificante porque trabaja con familias cuyos derechos han sido vulnerados y busca mejorar su condición. Ella recuerda que antes sentía discriminación.

 “Por ser indígena había usuarios que no querían que los asistiera, mientras que en la institución no podía ocupar cargos jerárquicos”. Pero en la actualidad, asegura, labora en un ambiente de equidad y agradable.

El 3,7% de la población de la provincia de Loja pertenece al pueblo kichwa de Saraguro, de acuerdo con el último censo de Población y Vivienda del 2010. Principalmente habitan en el cantón Saraguro y en la parroquia lojana de San Lucas.

En instituciones públicas como el Gobierno Provincial de Loja, el Consejo de la Judicatura, la Fiscalía, la Delegación Electoral, el Ministerio de Educación y la Gobernación laboran más de 20 indígenas, principalmente en puestos de mandos medios. En el sector privado también hay oportunidades.

José Miguel Andrade es docente e investigador en la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL). En el laboratorio realiza estudios de plantas medicinales ancestrales.

Su atuendo está cubierto con un mandil blanco, que es la norma establecida para laborar en este espacio. Para Andrade, esta universidad lojana impulsó la superación de los indígenas, sobre todo en el conocimiento. Hace un año, él publicó un libro relacionado con las plantas medicinales.

Pero Andrade aclara que faltan mayores oportunidades de trabajo porque existen profesionales con títulos de cuarto nivel de su etnia, que aún no tienen un empleo.

Otros como Julio Guamán se dedican a la comunicación social. Él dirige desde hace un mes el programa radial La Minga en radio Mix de Loja. En este espacio se habla sobre las actividades del pueblo Saraguro y su vinculación con los mestizos en toda la provincia.

Para Guamán, se están visibilizando como indígenas y mostrando sus talentos en espacios públicos y privados, pero faltan más oportunidades.

Los saraguros también se dedican a las actividades comerciales en la capital lojana. En los seis mercados de la ciudad ofertan sus productos agrícolas como hortalizas, verduras, frutas, quesos... Además, ofrecen tejidos en lana de oveja, bisutería, objetos de cerámica, entre otros productos.

En el cantón lojano de Saraguro, donde habita la mayor parte de este pueblo, ellos ocupan más espacios en instituciones públicas. En mayo pasado, Abel Sarango asumió como el primer Alcalde de su etnia. Según él, las instituciones deben cumplir con la equidad.

La Constitución establece que se debe cumplir con la equidad intercultural en los espacios laborales. En el caso del Municipio saraguro, tres de los siete jefes departamentales son indígenas. En los mandos medios hay 12 jefes y obreros 80.

Para Sarango, quien pertenece a la comunidad de Ilincho, las críticas son constantes, tanto de los mismos indígenas como de los mestizos cuando se ubica a un saraguro en un puesto público de importancia. “Sin embargo, es parte de la adaptación social porque ahora se defiende el derecho de equidad e interculturalidad en la Constitución del Estado”. 
Él propone que esa equidad sea un eje transversal en la sociedad y se replique en todos los ámbitos.

En política, Cisne Guaillas es la primera indígena que llegó al Concejo Cantonal de Loja. En febrero pasado ganó como edil alterna por el movimiento Pachakutik.

Ella suele presentarse regularmente en las sesiones del Cabildo en reemplazo de Darwin Avendaño. Guaillas trabaja en una propuesta que beneficie a las 13 parroquias rurales mejorando los servicios básicos para fomentar la promoción turística.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (3)