6 de December de 2009 00:00

Sandín critica la teoría de Darwin

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Andrea Rodríguez B.
Editora

A Charles Darwin se lo ha  asociado siempre   con la evolución de las especies. Es representado como el  gestor de una revolución. ¿Qué hay de cierto en  ello?



Hoja de vida

Máximo Sandín 

El científico  estudió  Biología en España. Dicta clases de Bioantropología en la facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Madrid.     

Es autor de   varias investigaciones, entre ellas, ‘En Busca de la Biología, la ‘Transformación de la Evolución’, ‘Hacia una nueva Biología’, entre otros. 

La semana pasada, el biólogo español Máximo Sandín dio  una reveladora visión sobre el  tema.

Este investigador, profesor titular  de la Universidad Autónoma de Madrid, estuvo en Quito durante  una breve visita académica.  Sandín es considerado uno de los más duros críticos del darwinismo y su estudios sobre el tema así lo demuestran.

“Muchos científicos creen  que es una blasfemia ser crítico con Darwin. Eso no ha ocurrido  ni con  Einstein ni con Newton ni con   Planck”.

La primera crítica que hace este investigador está  relacionada   con el  hecho evolutivo.

Sus investigaciones revelan que es   falso que el libro de Darwin se escribiera como una teoría de la evolución. Darwin solo hablaba del origen de las especies. Cuando lo publicó   la evolución llevaba 100 siendo estudiada científicamente  en las universidades. El término evolución no aparece en su libro hasta la sexta edición.  

Eso significa, según los estudios de Sandín,   que Darwin no elaboró una teoría de la evolución, sino un texto con explicaciones, “algunas divertidas”, sobre cómo se podía producir  la diversificación de las especies, basándose en la cría de animales domésticos. Para este biólogo,  de mirada penetrante,  la conversión de la selección natural en poder omnímodo capaz de explicar la enorme  complejidad de la Naturaleza, no fue una creación de Darwin.

“Él era   un acomodado   victoriano  al que su vida  le llevó, mediante la observación de ganaderos y criadores de palomas de su entorno, a la ‘genial idea’ de que, al igual que los ganaderos seleccionan características por lo general     anormales, producidas al azar en sus animales, en función de sus intereses, la naturaleza seleccionaría a los seres vivos más adecuados.     

Para él tampoco existe ‘el gen de’; hablamos   de   secuencias  que están distribuidas   en fragmentos. Estos  luego  se combinan bajo el control de la totalidad del genoma y que está condicionada por el ambiente”. Este aspecto, apunta,     resulta  contradictorio con el “determinismo genético del darwinismo”.    El genetista ecuatoriano Víctor  Espín coincide en este punto     al  decir    que       no existe un solo gen para cuestiones  tan complejas  como  el comportamiento humano.

Punto de vista Gabriel Trueba/ Biólogo

Charles    Darwin sigue vigente

Para el profesor español   Máximo Sandín la teoría de la  evolución  es una idea  no probada y   ve a la obra de     Darwin como algo trivial    y, además,  de poca trascendencia.

Hoy más que nunca las ideas de Charles   Darwin están vigentes. Este   año de celebración del segundo centenario de su nacimiento coincidió  con       una de las demostraciones más  espectaculares  de evolución, una pandemia del virus de influenza. 

Un pequeño cambio en el genoma  de un virus porcino lo convirtió en un patógeno humano. Hace 150 años, en su  libro ‘El Origen de las Especies’, Darwin ya describió los mecanismos básicos que originan este tipo de fenómenos: la selección natural  y efecto de esta sobre los variantes de una especie.   Los biólogos modernos usan los planteamientos de Charles Darwin y la información proveniente del  ADN  para  reconstruir los árboles familiares  de las especies vivientes y para buscar vestigios de selección natural en los genes.

No   es sorprendente que muchas de sus preguntas respecto a la evolución de las especies  (tales como la evolución de los invertebrados)  permanezcan no-contestadas por la ciencia contemporánea  pese  al desarrollo tecnológico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)