17 de March de 2015 19:26

San Blas es uno de los puntos con mayor contaminación

En las paredes ya no se usa pintura para hacer grafitis, simplemente se limpia el hollín para dibujar. Foto: Diego Puente/ EL COMERCIO.

En las paredes ya no se usa pintura para hacer grafitis, simplemente se limpia el hollín para dibujar. Foto: Diego Puente/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Diego Puente

El fuerte tráfico que existe en San Blas, en el centro de Quito, provoca que el smog se acumule. El martes 17 de marzo del 2015, en la mañana, en menos de 5 minutos, circularon por este sitio 320 vehículos. Los carros que más contaminación generan son los buses que provienen de La Marín.

En la esquina de las calles Pichincha y Caldas las piedras, plantas, troncos de los árboles y señales de tránsito tienen una capa negra de hollín. El panorama se repite en los tramos de las avenidas Gran Colombia, Guayaquil y José de Antepara que pasan por San Blas.

Según el Análisis de la Calidad del Aire, que manejó el Municipio en el 2014, el mayor nivel de contaminación en la atmósfera de la ciudad es atribuido a los gases que se emiten por el tráfico vehicular. De los índices de contaminación, uno de los más riesgosos es el PM2.5 que proviene, básicamente, de los tubos de escape de los vehículos a diésel, es decir, de los buses, camiones, furgonetas, entre otros.

El PM2.5 es un cúmulo de partículas finas del aire que afectan al organismo y contribuyen a la contaminación. San Blas pertenece a uno de los ocho puntos en los que más contaminación hay en el Distrito. Los otros sectores son: El Camal, La Necochea, Los túneles, La Marín, El Playón de La Marín, Los Chillos y La Basílica.

En las paredes ya no se usa pintura para hacer grafitis, simplemente se limpia el hollín para dibujar. Foto: Diego Puente/ EL COMERCIO.

En San Blas la gente convive con el smog de los buses, autos y de los artículados (Ecovía y Corredor Central Norte). Por ejemplo, Lidia Mejía, comerciante, señaló que debe taparse la nariz con un pañuelo cada que sale de su casa (en la avenida Gran Colombia) y se dirige al Playón de La Marín.

La Secretaría de Ambiente impulsó, junto con la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), un control de opacidad para reducir los niveles de contaminantes que emiten los vehículos. Esto se sumó a la revisión técnica anual que deben cumplir los carros del Distrito.

En otros sitios de San Blas la gente aprovecha para expresarse. En las paredes ya no se usa pintura para hacer grafitis, simplemente se limpia el hollín para dibujar. Eso ocurre en la calle Juan Pío Montúfar que está contaminada por el tránsito del alto tránsito de carros. Por ejemplo, solo en un minuto, se contabilizaron 97 vehículos que pasaron por esta calle en hora pico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (2)