11 de April de 2010 00:00

Samudio fue otra vez el salvador

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Guayaquil
guayaquil@elcomercio.com

A los jugadores del Barcelona  les costó salir de su sector durante los primeros minutos del juego,            anoche en el estadio Monumental.

Eso se produjo  porque el DT      colombiano Jorge Luis Pinto, de El Nacional,  planteó un equipo netamente defensivo.
Sus laterales no salieron de su campo de juego y su línea de cuatro volantes jugó a escasos cinco metros de los centrales.

Esa estrategia le dio resultados a los militares. Neutralizaron los intentos de Barcelona por generar peligro en la portería de Rorys Aragón y eso le restó vértigo a los ataques del conjunto dirigido  por Juan Manuel Llop.

Ese estilo cambió en el segundo tiempo, en donde Barcelona alcanzó el gol del triunfo (1-0) a través del delantero paraguayo  Juan Samudio, quien volvió a anotar por los toreros.

Durante la primera etapa, Barcelona cayó en imprecisiones. Cuando tuvo el balón  no supo administrarlo y todas las jugadas terminaron  en los pies del rival.
 
En vista de que la defensa de los puros criollos era impenetrable, el argumento que usó el DT torero  fue  el pase largo, pero ni Bolaños ni Matías Oyola estuvieron prolijos en esa tarea.

Eso le resto protagonismo al delantero paraguayo Juan Samudio, quien constantemente tuvo que abandonar la zona de ataque para buscar la pelota.
A medida que el tiempo transcurría El Nacional se asentó en el campo de juego.  Michael Jackson Quiñónez se constituyó en el eje del  equipo   militar. Él se  movió por los dos extremos de la cancha y fue quien ejecutó todos los tiros de esquina y libre para su equipo.
 
Él, junto a Édison Preciado y Cristhian Suárez,  generaron peligro en la portería defendida por Máximo Banguera. Los dos delanteros  en la primera etapa originaron  tres jugadas  de gol.

En la segunda etapa, los volantes  de Barcelona ganaron  mayor movilidad en la mitad de la cancha con el ingreso de Luis Miguel Garcés. Él reemplazó al juvenil Bryan de la Torre.

Lo mismo ocurrió en El Nacional. Fabricio Guevara ingresó a la cancha por el juvenil Paúl  Minda, quien aportó poco a la zona ofensiva de los rojos.
 
Eso  hizo que el partido gane más dinamismo en la dos áreas. En ese momento  Samudio recuperó su protagonismo, más aún después de la salida por lesión del defensa  militar  Carlos Castro.
  
Juan Anangonó, quien lo reemplazó, tuvo problemas de comunicación con Jaime Chila.

Eso fue aprovechado por el delantero paraguayo, quien a los 85 minutos anotó  el único gol del partido y que mantiene a Barcelona en la punta del Campeonato con 23 puntos.
 
Después del gol El Nacional reaccionó y cambió su estrategia, pero Barcelona retrasó sus líneas para mantener el resultado. Michael  Quiñónez se convirtió en la figura de los militares,  gracias a su despliegue físico y técnico.
   
Pero eso no fue suficiente para empatar el partido. Después de cometer  varios errores en la primera etapa, la defensa canaria se mantuvo concentrada y bloqueó a los delanteros criollos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)