10 de March de 2015 20:24

Tensa relación entre Gobierno y empresarios por aranceles

En la Cámara de Comercio de Guayaquil, los directivos se pronunciaron ayer en contra de la nueva tasa arancelaria. Foto: EL COMERCIO.

En la Cámara de Comercio de Guayaquil, los directivos se pronunciaron ayer en contra de la nueva tasa arancelaria. Foto: EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 46
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 9
Redacción Negocios (I)

Una lista de 88 páginas recoge las 2 800 subpartidas que desde hoy tendrán que pagar una tarifa arancelaria adicional de entre 5 y 45%.

Desde alimentos como tomates, papas y maíz dulce, hasta productos suntuarios como caviar, caballos y carne de ballena, este listado representa cerca del 40% de lo que se importa al Ecuador y ha activado tensiones entre Gobierno y empresarios.

Las posturas de los dos sectores se contraponen en un año en el que el precio del barril de petróleo no se recupera.
Importar un par de zapatos al Ecuador, por ejemplo, implicará que el empresario que los traiga pague un 35% de arancel regular y un 45% por la nueva salvaguardia. Sería un 75% en impuestos, sin contar con el 0,5% de Fodinfa y los USD 7 de advalórem que se paga por importar zapatos.

De ese ejemplo se valió la mañana de ayer el presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG), Pablo Arosemena, para esbozar en una rueda de prensa, el panorama que enfrentará el sector importador con la nueva medida.

Los empresarios insisten en que la medida afectará el poder adquisitivo de los ciudadanos, que tendrán que pagar productos más caros. “Es una medida agresiva. Las restricciones no atraen las inversiones productivas”, señaló Arosemena.

Sobre este asunto, el superintendente de Control de Poder de Mercado, Pedro Páez, se adelantó para advertir que desde este organismo se controlará el alza de precios a los productos importados.

“El problema es que cualquier situación da lugar a un aumento de precios. (…) Es obvio que van a aprovechar el tema del cambio de los aranceles para sorprender a la gente”, indicó Páez refiriéndose a los importadores, pero sin precisar ningún nombre.

Los comerciantes, por otra parte advierten que ciertos productos dejarán de llegar al país, lo que afectará a los pequeños y medianos importadores que atienden nichos de mercado que la industria nacional no logra abastecer.

Estuardo Sánchez, importador con una cadena de locales en Guayaquil, sostiene que con las políticas de restricción de importaciones, los aranceles y la nueva salvaguardia, “casi se duplican los valores que tenemos que pagar los importadores”.

El Gobierno, en cambio, insiste en que es una medida necesaria para proteger la dolarización. En su cuenta de Twitter, el presidente Rafael Correa justificó la medida enfatizando que no se trata de un problema fiscal, sino externo.

“Tenemos que poner salvaguardias para proteger la producción nacional, compensar la pérdida en valor de exportaciones petroleras...”. “La idea es que no se cambie la computadora importada este año, pero se invierta, por ejemplo, en vivienda para que el dinero se quede en el país”, señaló el Presidente.

En entrevista para Ecuavisa, el ministro de Industrias Ramiro González dijo ayer que en este escenario se está buscando incentivar las exportaciones con mecanismos como el “draw back”.

González también señaló que en la resolución se está poniendo un arancel alto para desincentivar la compra de artículos de lujo “que este momento no los necesitamos y que podrán tranquilamente comprarlos el próximo año”.

Para Gabriela Uquillas, asesora aduanera de la CCG, estas justificaciones del Régimen para tomar la decisión se pudieron evitar “si hace ocho años se trabajaba para incentivar las exportaciones”.

“La visión socialista del Gobierno ha sido depender del precio del petróleo para hacer las transformaciones que considera importantes”, añadió Arosemena.

Los empresarios antes habían sido cautelosos para hablar de lo que el asambleísta de Madera de Guerrero, Moisés Tacle, califica como una “crisis fiscal”. Tacle considera que es un “desatino”, pues se incrementaría el contrabando.

“Se deben adoptar verdaderas medidas de austeridad, como reducir la burocracia que incrementó en 120 000 funcionarios y eliminar el despilfarro”, añadió.

Este debate se extendió a redes sociales como Twitter, en donde los usuarios usaron el hashtag #FeriadoArancelario para referirse a la medida.

El Presidente, sin embargo, minimizó el impacto de la medida al señalar que las salvaguardias afectan al 9% del PIB y que la idea de aplicar las sobretasas a las importaciones busca proteger la producción nacional. Dijo que hay gente que quiere seguir importando chocolates y perfumes, cuando estos productos también se fabrican en el país.

Respecto al aumento de precios en electrodomésticos, en los cuales las salvaguardias encarecen hasta en un 45% la importación de estos productos, Correa pidió a los ciudadanos que hagan un esfuerzo y no compren hasta el 2016 la lavadora y ahorren para una casa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (1)