18 de January de 2010 00:00

Sale de la cárcel el turco que intentó matar a Juan Pablo II

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Ankara, AFP

El turco Mehmed Ali Agca, de 52 años, liberado hoy de la cárcel, alimentó con sus extravagantes declaraciones en la prisión el misterio sobre las motivaciones que lo llevaron a atentar contra la vida del papa Juan Pablo II en 1981.

Fue visto en un automóvil, levantando un puño, al salir de la cárcel de alta seguridad de Sincan, a poca distancia de Ankara, donde purgaba una pena de diez años de prisión por crímenes cometidos en Turquía, después de pasar dos décadas en las celdas italianas.

De rostro sombrío y mirada exaltada, Agca obtuvo notoriedad mundial a los 23 años, el miércoles 13 de mayo de 1981. A las 17:21 hirió gravemente de tres balazos al sumo pontífice cuando éste cruzaba la plaza San Pedro de Roma, ante una multitud, en su automóvil blanco descapotable.

Pocos meses después, fue condenado a cadena perpetua y encarcelado primero en Roma, y luego en Ancona.

Juan Pablo II perdonó públicamente a su agresor después de visitarlo en su celda en 1983. Sin embargo, jamás reveló si Agca le hizo confesiones sobre un eventual organizador de ese atentado. El Papa también recibió a la madre y al hermano del detenido en 1995 en el Vaticano.

Agca, ex militante ultranacionalista, fue indultado en 2000 por Italia y extraditado a Turquía, donde en 1980 había sido condenado a muerte en rebeldía por el asesinato un año antes de un periodista turco. Esta pena le había sido conmutada a diez años de cárcel en 1991.

A su regreso a Turquía, también fue condenado por dos ataques a mano armada cometidos en los años 1970 en Estambul.

Mientras estuvo encarcelado hizo numerosas declaraciones escandalosas, proclamándose “el segundo Mesías” y anunciando su intención de escribir “la Biblia perfecta, verdadera” . Sostuvo que su atentado contra el Papa tenía motivaciones divinas e hizo numerosas declaraciones contradictorias que dieron lugar a decenas de investigaciones.

“Proclamo el fin del mundo. El mundo entero será destruido durante este siglo. Todos los seres humanos morirán durante este siglo”, afirmó en un comunicado distribuido por su abogado a la salida de la cárcel el lunes.

“La Biblia está llena de errores. Yo escribiré la Biblia perfecta”, reiteró, firmando “el Cristo eterno, Mehmed Ali Agca”.

Cuando falleció Juan Pablo II, en abril de 2005, Agca había pedido infructuosamente a las autoridades turcas la autorización de asistir al funeral del que llamaba su “hermano espiritual”.

Mehmed Ali Agca nació el 9 de enero de 1958 en una familia pobre de Malatya  (este de Turquía), a 600 km de Ankara, donde fue miembro de bandas de delincuentes. Estudió Ciencias Económicas en la Universidad de Estambul, donde comenzó a frecuentar los medios de la extrema derecha nacionalista.

Militó en las filas de la organización juvenil del partido nacionalista MHP. El 25 de junio de 1979 fue arrestado por la policía turca y se atribuyó el asesinato de Abdi Ipekçi, jefe de la redacción del diario de centroizquierda Milliyet.

Mientras esperaba el fallo, Agca escapó de la cárcel el 25 de noviembre de 1979, vestido con un uniforme militar. Luego de su evasión, declaró a varios medios de prensa que su único objetivo era “matar al cruzado Juan Pablo II”.

Según su abogado, actualmente Agca estudia numerosas propuestas de filmes y libros procedentes del mundo entero.


 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)