21 de marzo de 2015 15:06

Con un baño sagrado el pueblo Salasaka celebró el Pawkar Raymi

El baño sagrado de las mujeres Salasaks celebrando el Pawkar Raymi. Foto: EL COMERCIO

El baño sagrado de las mujeres Salasaks celebrando el Pawkar Raymi. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Modesto Moreta
Redactor (I)

El pueblo Salasaka celebró Pawkar Raymi hoy, sábado 21 de marzo del 2015, con el ritual del baño sagrado. La fiesta del ‘Florecimiento’ se inicio a las 06:00 en la plaza Kayak Raymi de la comunidad Llikakama, aún costado de la vía Ambato-Baños.

Niños, jóvenes y adultos vistiendo sus mejores prendas autóctonas se concentraron en el centro artesanal. Las mujeres ataviadas con anacos, rebozos, blusas bordados, sombreros blancos y llevando pondos de barro llenos con flores y hojas, sobre la espalda, iniciaron una caminata hasta Manzanapamba, para realizar este rito ancestral.

Jeniffer Masaquiza, de 22 años, fue una de ellas. Cuenta que el viernes 20 de marzo del 2015, un grupo de mujeres recolectó las flores y hojas en el cerro sagrado de Kinlluhurco. “Es un lugar donde se hacen ofrendas con flores, frutas y alimentos. La idea es que quien requiere de una sanación o aprender a entonar un instrumento, el lugar le da la sabiduría”.

Explica que esta celebración se efectuaba antes de la conquista, pero de a poco se fue perdiendo y ahora tratan de recuperar este conocimiento ancestral. Los hombres también participaron de la caminata que duró 15 minutos, hasta un poglio (ojo de agua) considerado como un lugar sagrado para los habitantes del pueblo. Todos lo hicieron sin zapatos.

Vistiendo con trajes blancos una a una ingresaron a la fuente y regando las flores y hojas recolectadas. Formaron una especie de alfombre e iniciaron la ceremonia. Jeniffer y las demás mujeres pidieron permiso a la Pacha Mama (Madre tierra) antes de ingresar.

Los flautistas Manuel y José Masaquiza de 65 y 67 años, respectivamente, interpretaron la melodía ‘Vivamos alegres’, durante la caminata y el ritual.

Los músicos llevan 44 años interpretando este instrumento. Manuel dice que participan de todas las fiestas indígenas.
Carmen Jerez es otra de las participantes. Explica que el Pawkar Raymi una fiesta que realizaban los taitas y mamas se está recuperando con el apoyo del Municipio. Lo que buscan es fortalecer esta actividad cultural. Es la época que las plantas de los cultivos comienzas a crecer, por eso se llama la fiesta del renacimiento o del florecimiento. En junio será el Inti Raymi que es de la cosecha.

El baño de la purificación duro una hora. Las mujeres usaron las raíces y las hojas de los pencos (cabuyos) para transformarles en una especie de shampo natural. “Es bueno para evitar la caspa y la caída del cabello. Además limpia y sana el cuerpo”, explica Martha Chango, otra de las conocedoras de la cultura Salasaka.

En la antigüedad los habitantes acudían a esa fuente para recolectar el agua para la preparación de los alimentos y el baño de sanación. El investigador de la cultura Salasaka, Rufino Masaquiza, menciona que el baño en el agua transparente es el recibimiento de la nueva energía o Mushuk Nina (nueva energía) o purificación en el mundo andino. Es por eso que participan los niños, jóvenes y adultos participan de este rito.

Eso fue desapareciendo cuando el líquido vital comenzó allegar a través de tuberías a las viviendas.

Al mediodía se desarrolló el acto central del solsticio (cambio de sol de primavera). El encuentro se cumplió en las plazas Llikakakma y Kapillapamba. También hubo música autóctona y danzas ancestrales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)