29 de April de 2015 20:40

La caída de Saigon, 40 años de éxodo y derrota

Un veterano vietnamita, Hoang Minh Hau (2-d), visita los túneles de Cu Chi, en Ho Chi Minh.
Un veterano vietnamita, Hoang Minh Hau (2-d), visita los túneles de Cu Chi, en Ho Chi Minh.
Un guía turístico vietnamita observa dentro de los túneles Cu Chi, a las afueras de Ho Chi Minh City.
Un guía turístico vietnamita observa dentro de los túneles Cu Chi, a las afueras de Ho Chi Minh City.
Un guía turístico muestra como salir de un túnel Cu Chi a través de un hueco camuflado.
Un guía turístico muestra como salir de un túnel Cu Chi a través de un hueco camuflado.
Una turista toma fotografías de un hospital militar en los túneles Cu Chi.
Una turista toma fotografías de un hospital militar en los túneles Cu Chi.
Motoristas pasan delante de carteles conmemorativos por el 40 aniversario del fin de la Guerra de Vietnam, en Hanoi.
Motoristas pasan delante de carteles conmemorativos por el 40 aniversario del fin de la Guerra de Vietnam, en Hanoi.
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 1
María Carvajal

En la primavera de 1975 Estados Unidos empezaba a olvidar el horror de la Guerra de Vietnam, sus 58 000 soldados muertos y su bochornosa salida a medias, pero la toma de Saigón por los norvietnamitas ahondó en la herida, hizo inapelable la derrota y el éxodo.

La icónica foto de decenas de personas encaramadas a las escaleras de la residencia del subdirector de la CIA en Saigón (hoy rebautizada Ciudad Ho Chi Minh) para abordar uno de los últimos helicópteros que abandonaba a la ciudad derrotada fue el símbolo final de una guerra que dejó una profunda marca en Estados Unidos.

La denominada "Operation Frequent Wind", la mayor evacuación en helicóptero de la historia, debía comenzar de manera ordenada con un código secreto que solo sabían extranjeros y vietnamitas con billete de salida del país.
La Radio de las Fuerzas Estadounidense retransmitiría "Im Dreaming of a White Christmas" de Bing Crosby y esa sería la señal para comenzar a preparar el éxodo. Unos dicen que corrieron al ritmo de esa canción el día 29, otros que no la escucharon. La realidad es que la operación fue un caos.

El 30 de abril de 1975, columnas del Ejército de Vietnam del Norte entraban victoriosas y sin apenas resistencia en Saigon, mientras casi al mismo tiempo miles de survietnamitas que habían colaborado con los norteamericanos buscaban refugio en la embajada estadounidense.

Los acuerdos de París de 1973, que ponían fin a la participación militar de EEUU en la lucha contra los comunistas de Ho Chi Minh, y un Gerald Ford recién llegado a la Casa Blanca tras la salida forzada de Richard Nixon por el escándalo del Watergate facilitaron que Washington mirara a otra parte.

Miles de vietnamitas abandonaron aquel día Saigón en helicópteros militares que aterrizaron en portaaviones de la Séptima Flota, que incapaces de servir de helipuerto también para aeronaves vietnamitas comenzaron a arrojarlas por la borda una vez a salvo los evacuados.

"El día más triste" o "el abril negro" es como aún recuerdan muchos refugiados vietnamitas en Estados Unidos aquella jornada de la primavera de 1975 en la que comenzó un éxodo que les obligó a echar raíces en un país extraño donde ahora han establecido su hogar.

En zonas como el Condado de Orange (California), Nueva Orleans (Luisiana) o Falls Church (Virginia) aún ondea la bandera de rayas rojas sobre fondo amarillo de la extinta Vietnam del Sur y símbolo de la diáspora vietnamita en Estados Unidos.

"Cuando llegamos aquí había negros, filipinos, samoanos, nicaragüenses, por lo que en general fue un Estados Unidos extraordinario el que nos dio la bienvenida", explicaba en un reportaje radiofónico Andrew Lam, hijo de un militar survietnamita que escapó de Saigón con 11 años y hoy es un reconocido escritor.

La base de los marines en Camp Pendleton (California) fue el primer hogar para 50.000 refugiados survietnamitas, familias enteras que pensaron que el país iba a quedar dividido entre norte y sur como en el caso de las dos Coreas, pero se vieron obligados a huir con la anexión del Sur.

El éxodo de survietnamitas marcó el fin de décadas de guerras en el sudeste asiático, que comenzaron con la lucha por la independencia de Indochina frente a los franceses y continuó con el despliegue de más de medio millón de estadounidenses en una guerra contra el comunismo que se tornó desastrosa.

Pero los tiempos cambian. Hoy Estados Unidos ha encontrado en el Vietnam comunista un socio comercial y estratégico frente a la emergente China, y en 2013 ese nuevo tono se escenificó con la visita del presidente vietnamita, Truong Tan Sang a la Casa Blanca.

Esta semana, los organizadores de un acto de conmemoración en Camp Pendleton al que tenían previsto asistir miles de miembros de la diáspora vietnamita decidieron suspender los fastos en recuerdo de sus primeros días en Estados Unidos porque no tenían autorización para desplegar su bandera de las líneas rojas y el fondo amarillo.

Según las normas militares, en territorio militar estadounidense no se puede izar una bandera de un país que no existe. Al igual que sucedió con aquella canción de Bing Crosby, algunos no se percataron de que han cambiado la música.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)