30 de enero de 2016 00:00

Un nuevo plazo para rehabilitar 17 accesos a la Ruta Viva

Un tramo de la calle Los Guabos es de tierra. El resto está pavimentada pero hay baches y huecos.Foto: Alfredo Lagla/EL COMERCIO

Un tramo de la calle Los Guabos es de tierra. El resto está pavimentada pero hay baches y huecos.Foto: Alfredo Lagla/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Valeria Heredia

Unas calzadas son de tierra y piedra, otras están deterioradas y algunas carecen de aceras. Así es el panorama que se observa en los accesos a barrios que quedaron divididos por el paso de la Ruta Viva (conexión sur hacia el Aeropuerto Mariscal Sucre de Tababela).

En la fase dos de esta vía hay 17 accesos. Ninguno ha sido intervenido pese a que las obras debían ejecutarse desde octubre pasado. Se lo hará a mediados de año, cuenta Alejandro Larrea, gerente General de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop).

El deterioro de estas vías ha generado inconvenientes de movilidad en la zona. Esta realidad es más visible en sectores como La Tola Grande, Chica, Leopoldo Chávez.
 
En estos y otros sectores, moradores y conductores tienen que sortear desde huecos hasta baches en la calzada. El mal estado de las veredas es otro de los inconvenientes.

Prudencio Hazaña, morador, se pregunta las razones por las cuales no se ha realizado un mantenimiento oportuno en estas vías. Ha pasado un año desde la habilitación de la Ruta Viva y todavía las calles continúan en mal estado, relató.

Hazaña, quien vive en la esquina de la calle Los Guabos, que conectaba la Tola Grande con la Chica, señaló que el estado de la Ruta Viva es óptimo pero las vías aledañas muestran una cara diferente y que se resume en un deterioro generalizado. “Se necesita realizar obras inmediatamente porque las personas que vivimos en estos sectores necesitamos movilizarnos mejor”.

Lo mismo dice el dirigente Paulino Barrionuevo. Para él es necesaria la rehabilitación de las vías porque es una deuda de la Municipalidad con los barrios que quedaron divididos, producto del paso de esta arteria que mide 12, 9 kilómetros desde Cumbayá hasta Puembo. “Se llegó a un acuerdo para que se dé un mantenimiento rápido. Debemos esperar a que se cumplan”.

Una parte de la calzada de la calle La Cerámica luce en mal estado. Al igual que las aceras: de tierra y con maleza. Foto: EL COMERCIO

El mantenimiento de estos accesos se iniciaría a mediados de año (entre junio o julio). En total se rehabilitará 18 kilómetros de vías. A esto se suma el arreglo de las veredas. El presupuesto alcanzará los USD 4 millones aproximadamente. Se terminará esta obra a finales de año, dijo Larrea. “No es que no se ha querido realizar estas obras sino que no se han desembolsado los recursos necesarios, por lo que hay un retraso de tres meses”.

Según el funcionario, los recursos fueron ocupados para la emergencia del Cotopaxi, que implicó el arreglo de vías como la Interoceánica ante una posible evacuación.

Las obras son parte del crédito que la Corporación Andina de Fomento (CAF) hizo para la construcción de la Ruta Viva. Por lo que estos trabajos se constituyeron en un complemento de la ejecución de vía. Es decir, son obras nuevas con saldos que quedaron del crédito”.

El tema de los accesos viales fue tratado por la Comisión de Desarrollo Parroquial. La concejal Susana Castañeda, quien preside esta mesa, aseguró que se reconoció que hubo un retraso en estas obras básicas para la comunidad, por lo que se dará seguimiento a estas obras para que se cumplan oportunamente. “Se requiere que se dé prioridad al mantenimiento de estos accesos para mejorar la movilidad”.


Dos puentes nuevos

Ayer se inició la construcción de los dos pasos peatonales y carrozables en los sectores de la Tola Grande (La Merced) y en La Morita.

Hace seis meses, la Municipalidad se comprometió a realizar estas obras para la conexión directa con estos barrios. Por ejemplo, el puente de La Morita tiene 80 metros luz (largo) y 12 de ancho. Mientras que el de La Tola tiene 44 metros luz (largo) y 12 de ancho. Cuentan con aceras y vías de ida y vuelta.
El costo de estas estructuras alcanzan los USD 3 millones. Así lo indicó el alcalde de Quito, Mauricio Rodas, quien estuvo presente en el inicio de la obra. “Se harán trabajos integrales para mejorar la conectividad entre los barrios”.

Los dos puentes sobre la Ruta Viva se constituyen en obras importantes para los moradores. “Son necesarios para que la comunidad pueda trasladarse con normalidad”. Así lo sostuvo Andrea Hidalgo, administradora zonal de Tumbaco. Ahora se buscará consolidar otras obras.

Tumbaco

La rehabilitación de estas vías aledañas a la Ruta Viva se ejecutará a mediados de año

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)