8 de May de 2015 19:40

La cinta de San Jorge, símbolo del patriotismo ruso

Los peatones caminan cerca a la entrada de la tienda de juguetes central en el centro de Moscú. La cinta, que se da de forma gratuita es parte de una campaña patrocinada por el Estado, es un símbolo de orgullo en la victoria soviética en la Segunda Guerra

Los peatones caminan cerca a la entrada de la tienda de juguetes central en el centro de Moscú. La cinta, que se da de forma gratuita es parte de una campaña patrocinada por el Estado, es un símbolo de orgullo en la victoria soviética en la Segunda Guerra Mundial. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 3
Agencia AFP

Una simple cinta con rayas anaranjadas y negras que se ponen millones de rusos: la cinta de San Jorge, que rememora la victoria del Ejército Rojo contra la Alemania nazi, se ha convertido en el símbolo del patriotismo preconizado por el Kremlin.

Como las amapolas de papel en la solapa que en los países anglosajones recuerdan a los soldados caídos por la patria, millones de rusos llevarán la cinta de San Jorge durante las conmemoraciones del 70º aniversario de la victoria aliada y soviética contra la Alemania nazi.

Los tres cosmonautas rusos que viven en la estación espacial internacional se la prendieron en sus combinaciones. Altos responsables, como el jefe de la administración presidencial, Serguei Ivanov, decidieron ponerse una corbata con los colores naranja y negro.

El Estado ha patrocinado este año una campaña para repartir cintas, liderada por un controvertido presentador, Dmitri Kisselev, enemigo jurado de los valores occidentales.

Kisselev los presenta como un apoyo añadido a los separatistas prorrusos del este de Ucrania, que también lo llevan y los llaman “escarabajos” por sus colores.

Países vecinos que también contribuyeron a la victoria, han creado símbolos alternativos. Bielorrusia, una cinta roja y verde, los colores nacionales, y Ucrania una amapola.

En Rusia, “la cinta anaranjada y negra es de rigor ahora en las manifestaciones contra la 'quinta columna' y los demócratas, lo que no era el caso antes”, denunció un editorial del diario Nezavissimaïa Gazeta.

Cada día, benévolos se concentran en unos 20 puntos de Moscú para ofrecer a los transeúntes alrededor de 10.000 cintas, según un organizador del reparto.

Será difícil saber si la mayoría de los rusos llevarán la cinta del santo patrón del país para apoyar a los separatistas ucranianos o para recordar a los 27 millones de soviéticos muertos durante la Segunda Guerra Mundial.

Visible en las condecoraciones militares de la época zarista, esta imagen, libre de derechos, está omnipresente ahora en Rusia, desde el envoltorio de un helado o el recipiente de una ensalada hasta las facturas de los servicios públicos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)