28 de enero de 2015 16:07

La autopsia de Litvinenko fue una de 'las más peligrosas de la historia'

Autopsia Ok.
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 11
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 6
Contento 3
Agencia AFP

La autopsia de Alexander Litvinenko, envenenado con polonio en 2006, fue “una de las más peligrosas de la historia”, dijo este miércoles el médico forense en el segundo día de las audiencias sobre el asesinato del exespía ruso.

Litvinenko murió el 23 de noviembre de 2006 en Londres tras tres semanas de una agonía atroz.

Unas horas antes de su muerte, de la que acusó al presidente ruso Vladimir Putin, se determinó que el envenenamiento se produjo con polonio 210.

La autopsia practicada el 1 de diciembre de 2006 confirmó que Litvinenko había absorbido una gran cantidad de esta sustancia radioactiva soluble y muy tóxica, incluso en cantidades ínfimas.

El ataúd con el que fue enterrado fue forrado con plomo para evitar fugas radiactivas.

“Se describió como una de las autopsias más peligrosas de la historia de Occidente y creo que es verdad”, dijo en las audiencias que se celebran en Londres el doctor Nathaniel Cary, confirmando que se trató de un caso sin precedentes.

Cary estuvo ayudado por otros dos médicos y llevaron trajes de aislamiento, guantes protectores y unas capuchas especiales en las que el aire entraba filtrado.

El médico cree que el exagente ruso, que tenía 43 años, bebió la sustancia, más que inhalarla.

Litvinenko tomó el te con otros dos exagentes rusos en un hotel de Londres dos semanas antes de su muerte.

Se trataba de Andrei Lugovoi, hoy diputado, y Dmitri Kovtun, empresario.

“Ambos son aún buscados por el asesinato”, dijo el policía Craig Mascall, aunque Rusia se ha negado a extraditarlos o permitir su interrogatorio a distancia.

La historia de espionaje más sensacional desde la Guerra Fría llegó el martes a un tribunal de Londres con la primera audiencia sobre el papel de Moscú en el caso.

La muerte de este exagente del servicio de seguridad ruso FSB, que trabajaba entonces para el MI6 británico, fue definida como el primer acto de terrorismo nuclear de la historia.

La investigación no desembocará en ninguna condena. Bajo la ley británica, estas investigaciones establecen los hechos de un caso en público, pero no resultan en condenas.

Las audiencias durarán dos meses y el informe con las conclusiones se hará público antes de que acabe el año.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)