3 de January de 2010 00:00

La ropa alternativa también existe en tallas pequeñas

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción  Jóvenes 

Un pantalón a cuadros o  un vestido con  rayas blancas y negras  se ajustan  a tus gustos... Pero si quieres que tu bebé se vista  igual de alternativo que tú,  existe una opción: Ping Pong. 



Tela y agujas

Los precios  de Ping Pong van desde  USD  6  (los baberos) hasta  USD 60 (los edredones). También ofrecen  cobijas,  vestidos, monos interiores, sacos, chompas con estampados de leopardo...

La ropa  que ofrece Ping Pong es para niños de 0 a 2 años. Para encontrarlos en  Facebook solo debes buscar PingPong. Su número de celular es 08 700 7735.Se trata de la  propuesta ideada por Andrea Alfaro y Juan Rodríguez. Hace tres meses, ellos notaron que no existe ropa “moderna” para los más chiquitos.

Entonces se pusieron las pilas y Juan comenzó  a dibujar los diseños. Él ya tenía experiencia haciendo ropa para los jóvenes, con su propia marca:  Copo. Pero como su hermana se fue de viaje, las cosas  con esa empresa se pausaron por una temporada.

 Ahora, él y ‘Andre’ se concentran en su propia marca: Ping Pong. “Quisimos hacer algo que no  caiga en lo típico para bebés, que sea como nos vestimos nosotros, que sea una nueva moda para ellos”, dice Juan. 

 La idea se le ocurrió a Andrea, cuando estaba embarazada de Lucas, su hijo. “Empecé a buscar ropa y no encontraba nada que me gustara, así que me tocó mandar a hacer todo, desde los pantalones hasta el corral”.

Luego de eso, ‘Andre’ conoció a  Juan en Diablo Loco Tattoo, cuando fue para que le hagan un tatuaje con el rostro de Lucas, su bebé. “Le dije mi idea de la ropa  y me apoyó”.  

Lo primero que discutieron fueron los colores que usarían en la  ropa. “La idea es que no solo existan los colores convencionales. Todavía en Quito se usan el  rosado para las niñas y el  azul pastel para los niños”, explica Andrea.  Lo que ellos propusieron fue usar tonos más vivos, como el azul eléctrico o colores que sean más ‘under’ como el negro.

Esta ropa  está dedicada sobre todo a los papás  más jóvenes, que se sienten identificados con estilos alternativos de vestir.  
 
Entre sus productos están los pantalones a cuadros, los vestidos de bailarinas, las chompas con cachos de diablito en la capucha, las cobijas con calaveritas, las camisetas con estampados similares a los tatuajes, entre otras cosas que están por sacar.

Dicen que en los tres meses que tiene la marca les ha ido bien. Hace dos semanas participaron en la feria de  diseño independiente que se realizó en el Centro Cultural El Aguijón. Allí ofrecieron sus productos a propósito de la época navideña. Asistieron cientos de jóvenes en busca de nuevas opciones en ropa. 

A Juan le toca la parte de la ilustración,  mientras que Andrea se encarga de lidiar con los proveedores de telas y otros materiales.  Los dos le pusieron el nombre a la marca para los bebés. 

Una de las cosas complicadas de esto, dice Juan, es que la confección de ropa para  bebés es más compleja porque los detalles son más pequeños.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)