22 de abril de 2015 21:03

El rodeo chacarero se vive a fuerza de veta

Las crías y terneros se separan del resto para ser marcados. Foto: Armando Prado/ EL COMERCIO.

Las crías y terneros se separan del resto para ser marcados. Foto: Armando Prado/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 11
Armando Prado. Texto y fotos

El sunfo es una hierba aromática de altura. En infusión, con un poco de raspadura, calienta y da energía. Los chagras, conocedores de sus virtudes, la beben antes de sus jornadas.
Así lo hicieron durante el rodeo chacarero que se desarrolló la semana pasada en el cantón Mejía, en la Hacienda El Valle, de Gloria Jácome. Se juntaron los chagras del páramo del Pedregal y de sitios cercanos.

Esa actividad se mantiene gracias a los jinetes del páramo que se reúnen cada año. Cargan vetas, ponchos y zamarros, para arrear ganado bravo.

Unos 30 chagras marcaron, contaron y desparasitaron 310 cabezas de ganado, que trasladaron desde las lomas hasta los corrales.

Para Fabián Veloz, “el rodeo es una de las actividades que más identifica al chagra de la serranía”.

La habilidad para enlazar a toros bravos, doblegar a terneros, agrupar y guiar a caballo a muchas reses se aprende de generación en generación. Por ello, cada año se premia a su mejor exponente en el tradicional Paseo del Chagra. Este año Jorge Changoluiza fue el ‘Chagra del Año’. Él, con la ayuda del Municipio de Mejía, organizaron este rodeo.

La jornada comienza en la madrugada. Después del desayuno preparan los caballos y se distribuyen el trabajo en grupos.
En el corral se separan a las crías de las madres y luego uno a uno se enlaza a los terneros. Esta tarea pone a prueba a los chagras. Doblegar un ternero e inmovilizarlo requiere del trabajo de tres hombres y la ayuda de un jinete. Después se realiza un corte en la oreja derecha, para identificar los ejemplares de cada hacienda. Finalmente se marca con hierro al rojo vivo: el humo y aroma a cuero quemado invade el ambiente, bajo la lluvia. La jornada termina con la vacuna y el conteo final de las reses.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (20)
No (1)