27 de abril de 2016 07:41

La historia de Crystal Little, la mujer que se convirtió en asaltante de bancos

Little está lista para su libertad condicional para agosto. Foto: Infobae

Little está lista para su libertad condicional para agosto. Foto: Infobae

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 9
Indiferente 1
Sorprendido 36
Contento 7
Infobae - Red de Noticias Albavisión

Su vida pudo haberse inspirado al creador de la serie 'Breaking Bad'. Las amigas no pueden creer que haya sido una ladrona serial de gran escala. Qué la llevó a tener una doble vida y cómo cayó

Melinda Belleville estaba parada afuera de la sala del juzgado en la Corte del Distrito Fayette en Lexington, Kentucky, en 2012, sorprendida por lo que acababa de ocurrir. Parecía algo sacado de televisión, algo similar a 'Breaking Bad'. Una de sus amigas más cercanas -una que sentía como una madre surrogante- estaba en prisión. Como dijo a los reporteros, no podía salir de su desconcierto, entre lágrimas.

"No hubiera creído en un millón de años que ella estuviera envuelta en algo así", dijo Bellevile al Herald-Leader. "Quiero que todo el mundo sepa que esta no es Crystal Little".

Pero era Crystal Little, la misma mujer que trabajó para la Oficina de Investigación de Integridad de la Universidad de Kentucky, una organización obsesionada con las reglas y guías en la búsqueda del "apoyo de en promover la conducta ética en las investigaciones". La misma mujer que , como estudiante en el Reino Unido, trabajó como editora para el Kentucky Kernal, ganando uno de los más altos reconocimientos -el Premio al Pacifista- por reportar desde África sobre la crisis del SIDA. La misma mujer que ayudó a criar a su sobrina cuando sus padres no estaban.

La misma mujer que sirvió como la primera curadora de su madre cuando sufrió esclerosis múltiple.

En efecto, cuidar de su madre fue lo que ella dijo que la llevó a robar cuatro bancos. Sin el dinero del primer asalto a un banco, su madre enferma pudo haber sido expulsada del hogar en que se hallaba.

Recientemente, la mujer de 32 años se sentó ante el Kentucky Kernal, el diario de estudiantes en el que alguna vez ella fue una estrella en ascenso, para discutir qué lleva a una mujer que dice que lo máximo que hizo fue fumar un cigarrillo a convertirse en una asaltante de bancos serial. Dio la entrevista desde su celda en el Penal de Casey County en Liberty, Kentucky, donde está desde el 9 de marzo de 2014, donde cumple 10 años de sentencia.

Comenzó en junio de 2010, le dijo al diario estudiantil.
Little siempre había sido lo que ella llamaba "la arregladora" de la familia. Cuidaba de su sobrina cuando nadie más lo hubiera hecho. Mientras sus hermanos se metían en más problemas -uno terminó detenido por un asunto de drogas- ella se hizo cargo de su debilitada madre.

Su madre estaba en un asilo por la esclerosis múltiple, una enfermedad que interrumpe el flujo de información entre el cuerpo y el cerebro. Es incurable y a menudo provoca incapacidad absoluta. Little ayudó tanto como pudo, pero había un obstáculo se mostraba más grande, colocando todo lo demás en las sombras: no podría afrontar mantener a su madre en ese lugar. Little no había comenzado a trabajar en la universidad, cuando desde ese hogar donde estaba internada, la llamaron.

Tenía dos días para pagar la cuenta de su madre, o la anciana mujer sería desalojada, según reportó el Kernal. "Su familia la consideraba capaz de arreglar cualquier cosa o encargarse de todo", dijo Beleville al Herald-Leader.

Entonces, decidió hacer exactamente eso: encargarse de todo. Se puso una gorra color rosa, anteojos de sol espejados y una máscara quirúrgica, el atuendo con el cual eventualmente realizó los otros cuatro robos en Lexington. Tomó una pistola descargada David Model D-38. Antes de ingresar en su Toyota Camry dorado, cubrió la placa de su automóvil con una funda. Luego condujo hacia Forcht Bank en Southland Drive, a pocas cuadras del campus donde había estado trabajando.

Le contó al Kernal que se sintió descompuesta durante todo el trayecto, entró al banco y se acercó al cajero que tenía una bolsa azul y le exigió 10 mil dólares. Jason Marshall, uno de los cajeros, la llevó a la bóveda y le dio el dinero. El hombre le dijo al periódico que Little vio más -mucho más- dinero en ese lugar, pero no cambió su demanda: debían ser 10 mil dólares.

Una vez de nuevo en su automóvil, sintió la necesidad de vomitar. También recordó qué fácil había sido hacer 10 mil dólares para mantener a su madre en el asilo.

La próxima vez -cuatro meses después- visitó un Fifth Third Bank, en el otro lado del campus donde ella trabajaría hasta su arresto. Salió con 50 mil dólares. El 31 de agosto de 2011, un año después, fue el American Founders Bank, más lejos del campus. De ese robo sólo se llevó 1.700 dólares.

Luego, su madre murió. El funeral costó 10 mil dólares y Little contó que usó parte del dinero robado para pagarlo. También destinó dinero en un Volkswagen Jetta que sería para su sobrina.

Y para ese momento, quería más. El 28 de julio de 2012, Little fue arrestada una hora después de su cuarto robo de USD  4 097 en un PNC Bank, el más lejano del campus. Fue acusada por robo en primer grado y dos robos en segundo grado.

Recuerda a la Policía de Lexington golpeando a su puerta. No supo que un cajero de PNC puso un dispositivo de rastreo en la bolsa que le dio con dinero.  Una vez en el Departamento de Policía, confesó de inmediato.

 Actualmente cumple cuatro sentencias: dos de cinco años por los robos que hizo sin pistola, y dos de diez años por aquellos asaltos con el arma de fuego. Sin embargo, cumplirá 10 años. Si quiere libertad condicional, deberá restituir el dinero a los bancos.

Realmente no entiendo por qué sintió que debía recorrer ese camino", dijo su amiga Bellevile al Herald-Leader. "No sabía qué más hacer".

Otros, en cambio, no ven nada positivo en ella. Ray Larson, el fiscal que la procesó, se opone a los "largos artículos de diarios" sobre Little, porque cree que crean simpatía con la criminal. "Ella no es la víctima, ella es la chica mala", dijo Larson. Megan Kinsolving, otra fiscal, dijo que las víctimas del robo vivieron momentos de terror.

En total, Little robó alrededor de USD 70 000 de los bancos en Lexington. Ahora, ella pasa sus días trabajando 10 horas en la cocina del penal de Casey County, donde gana 63 centavos al día o 6 centavos por hora. Little está lista para su libertad condicional para agosto.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (3)