28 de diciembre de 2015 00:00

El riesgo de robo a personas ebrias aumenta

La AMT realizó un campaña para prevenir el consumo de alcohol durante las fiestas de Quito en La Mariscal .  Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

La AMT realizó un campaña para prevenir el consumo de alcohol durante las fiestas de Quito en La Mariscal . Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 10
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
Redacción Seguridad

Fin de año. Fiestas. Consumo de licor. El jueves termina el 2015 y los cuerpos de socorro saben que las personas que festejan en lugares públicos se exponen con mayor frecuencia a riñas, asaltos, robos.

Por eso desplegaron todo un operativo para intentar frenar estos hechos que suelen reportarse incluso hasta las primeras horas del nuevo año.

¿Cuáles son las causas para que se registren estas emergencias? Unas son simples, pero usuales: personas que se niegan a tomar un taxi y en estado etílico caminan solos por las vías. Otros se quedan dormidos en la calle y son asaltados o simplemente en las fiestas populares se registran peleas o en el tumulto les roban las pertenencias.

Este Diario habló con personas que fueron víctimas de agresiones luego de estar en estas fiestas. Contaron sus experiencias, pero pidieron que se las identifique solo con su nombre. Una de ellas es Selena. Salió con amigos, bailó, comió, ingirió licor hasta sentirse mareada. Al terminar la fiesta tomó el primer vehículo amarillo que vio pasar por la calle. En medio del trayecto, el conductor paró el carro y el chofer se le fue encima. Solo le escuchó decir: “¡Tranquilita!”.

La chica abrió la puerta del auto y logró correr. Eran las 03:00 y lo único que hizo es caminar media hora por un barrio desconocido hasta que apareció un patrullero que pasaba por allí y la ayudó.

Por casos como estos en el país se impulsó un fuerte plan llamado Diciembre Seguro y uno de los pedidos es que no se acepte licor de desconocidos.

La idea es evitar ataques con escopolamina que puede dejar secuelas graves.

En dos años, solo en Quito 684 personas fueron robadas con este tipo de droga. En la capital 5 000 policías estarán operativos en estos días.

En un comunicado que circula desde el 24 de diciembre se dice: “El Ministerio del Interior y la Policía recomiendan a la ciudadanía festejar las fiestas en paz y sin excesos”. Y más arriba anuncia que este 31 de diciembre el horario de funcionamiento de locales, así como el expendio y consumo de bebidas alcohólicas será hasta las 03:30. Mientras que el 1 de enero el licor se podrá vender hasta las 22:00 y los locales comerciales podrán atender hasta las 02:00.

De allí que la Cruz Roja también pide prudencia en el consumo de bebidas alcohólicas. El ECU-911 también trabajará con 1 155 colaboradores en el país.

Este Diario también habló con otra persona que fue víctima de la delincuencia en medio de un estado de ebriedad.

Se llama Michelle. Tiene 22 años y recuerda que un grupo de asaltantes intentó agredirla mientras salía de una discoteca en el norte de Quito.

La persona que estaba con ella le repetía que guardara el celular, pero ella se empeñaba en chatear mientras caminaban en esa madrugada. Michelle se dio cuenta muy tarde que dos hombres se ubicaron junto a ella, uno a cada lado.

El primero le pidió el teléfono, pero ella no quiso dárselo. Entonces el segundo le dio una patada a la altura del estómago y la gente que estaba por el lugar ayudó a los dos chicos.

Pero a ella también le han robado el celular cuando se quedó dormida en la puerta de una discoteca. Sus amigos la habían dejado sola y como estaba ebria no pudo irse a casa y amaneció en el portal.

Un agente de la Policía que investiga crímenes detalla que no solo los robos se asocian al consumo de licor, sino que hay un gran porcentaje de muertes en donde la víctima estuvo borracha y no pudo defenderse de los asaltantes o se les enfrentó.

Uno de estos casos fue el de Máximo Quimi, de 36 años, en la Ferroviaria, un barrio del sur de Quito. Luego de un baile popular el pasado 5 de diciembre, el joven fue apuñalado porque se negó a entregar dinero para que el agresor compre una botella de licor. Quimi había bebido y según testigos se había enfrentado a golpes con su atacante, pero este sacó un cuchillo y lo apuñaló.

“El alcohol genera que la persona sea más violenta y que no mida la consecuencia de sus actos”, dice un investigador.

Otra joven, en cambio, contó que en estos días bebió en un bar y al salir fue asaltada por tres personas que estaban armados e iban en una moto. Le apuñalaron y ahora dice que es necesario tener cuidado, especialmente, estas fechas de festividades y consumo de licor.

En contexto

Un estudio elaborado por el Ministerio de Seguridad y presentado en el 2014 dice que en el país se determinó que hasta el 19% de los accidentes de tránsito, delitos sexuales y cualquier tipo de violencia se asocian al consumo de licor.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (1)