30 de mayo de 2016 22:06

Fuerte granizada cayó sobre los páramos de Colta

Los daños que dejó la fuerte granizada en Colta todavía no pueden ser evaluados debido a que el aguacero continúa. Foto: Cortesía ECU 911

Los daños que dejó la fuerte granizada en Colta todavía no pueden ser evaluados debido a que el aguacero continúa. Foto: Cortesía ECU 911

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 14
Contento 2
Cristina Márquez
Redactora (I)

El paisaje de Colta se pintó de blanco la tarde de hoy, lunes 30 de mayo del 2016. Una intensa granizada cubrió los cultivos de varias comunidades de ese cantón, situado a 30 minutos de Riobamba, en la Sierra Centro del Ecuador.

El granizo estuvo precedido de una lluvia intensa y una tormenta eléctrica que alarmó a los habitantes de Balbanera, Leonpug, Santiago de Quito y otras comunidades aledañas. La lluvia se inició cerca de las 15:00 y continuó hasta las 18:00.

La carretera Panamericana Sur se llenó de hielo y algunos caminos de segundo orden que conectan a las comunidades de la zona alta, incluso tuvieron que cerrarse por el peligro que representaba transitar por ahí.

Hasta las 19:00, los técnicos de la Secretaría de Gestión de Riesgos no pudieron precisar si hubo daños a causa del granizo debido a que continuaba lloviendo en las zonas altas. Sin embargo, en un recorrido por las zonas afectadas por la lluvia, este diario evidenció una extensa cantidad de cultivos cubiertos de hielo.

“Aún no sabemos si vamos a perder o no los cultivos. Los maizales, por ejemplo, están desbaratados por la fuerza y el peso del granizo, pero tenemos la esperanza de que las plantas resistan”, contó preocupado Pedro Cuji.

Él recogió con una carretilla el hielo que se acumuló en el patio de su casa. La capa de granizo superó los 30 centímetros. “Afortunadamente ya tenemos techos más resistentes. Antes hasta había pérdidas cuando granizaba así”, cuenta Cuji.

Esta sería la granizada más fuerte que ha caído en ese cantón desde que se inició la temporada invernal. Otro fenómeno similar ocurrió en el mismo sitio en el 2014, cuando se perdieron al menos unas 70 hectáreas de sembríos.

Los agricultores esperan no perder sus cultivos en esta ocasión, pues están cerca de la cosecha y las plantas están más grandes que la última vez que granizó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (2)