21 de December de 2009 00:00

Rezar la Novena

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Jorge Salvador Lara

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En iglesias y hogares de San Francisco de Quito, desde el siglo XVI, se arman al modo tradicional –invento del Poverello de Asís- las representaciones conocidas con el nombre de ‘nacimientos’, conjunto de imágenes y arreglos paisajísticos que reproducen el pesebre donde nació el Niño Jesús, los eglógicos alrededores, el cielo tachonado de luceros con la fulgurante estrella de Belén, los ángeles que proclaman “gloria a Dios en los cielos y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad”.

En el fondo de la gruta, escoltadas por un asno y un buey, humildes y soberanas a la vez, predominan las imágenes de María, la dulce madre que acaba de dar a luz su único hijo en precarias condiciones; san José con su solícita atención y, en sencilla cuna, el tierno recién nacido que inspira infinito amor, Rey de Reyes, pues ya se ve a los Magos que, desde lejanas tierras se aproximan con sus espléndidos regalos de oro, incienso y mirra.

Todos hemos participado, y no pocas veces, en estos arreglos: armar el belén en el mejor sitio, añadirle coposo árbol navideño, adornarle con múltiples hileras de coloridos y diminutos focos que nos hacen guiños, y concretar fechas e invitados para la novena,  nueve días de plegarias con exultante devoción al Todopoderoso Hijo de Dios, reducido a inerme infante por amor a la humanidad. Emotivos recuerdos vienen asociados, en cada persona mayor asistente, a la memoria de la ya desaparecida madre, o padre, o abuelos, o hermanos, porque la fiesta de Navidad es motivo siempre, para íntima reunión de familia.

Rezar la novena es, por eso, irrenunciable deber que ningún grupo de parientes se niega a practicar, animados por simultáneos sentimientos de alegría y nostalgia, llanto y sonrisas, esperanza y fe. Peticiones por el mundo, Iglesia, patria y familias, cuidado de la rica y bella naturaleza, preocupación por los más necesitados: pobres, mendigos, enfermos, prisioneros.

Afamados escritores, teólogos, predicadores, poetas han ensayado sus plumas para crear nuevas formas de expresión a las inmutables verdades, misterios y milagros que encierra cada novenario: nueve plegarias reflexivas y una oración final uniforme. El cántico de villancicos, en universal repertorio, finaliza los ritos. Junto con las voces sale a relucir cada instrumental típico. Las  reuniones familiares culminan con sencillo ágape, siempre rico de sentimientos por pobre que sea.

Año tras año se arman los belenes y se reza la novena en templos y hogares.  El  Municipio  mantiene concurso anual al mejor arreglo. Los museos, aun foráneos -por ejemplo en Santiago de Chile- custodian alusivas expresiones artísticas de nuestra afamada Escuela Quiteña. Destacadas familias han conservado  obras maestras, por ejemplo la serie de imágenes de Caspicara, que logró adquirir don Jorge Mantilla Ortega.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)