4 de junio de 2014 17:21

Rey Juan Carlos percibía asignación anual equivalente a  USD 400 000

El Rey Juan Carlos y el Príncipe de Asturias en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial (Madrid), el 3 de junio de 2014. Foto: EFE
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 14
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Ana Lázaro Verde, El Universal, • DPA

El rey Juan Carlos de España seguirá viviendo en el Palacio de la Zarzuela cuando su hijo Felipe sea rey, dentro de unas semanas. Allí, en un palacete de tres plantas, se instaló en 1962 junto a la reina Sofía tras su boda. Y allí se quedaron una vez fue proclamado rey de España, en 1975.

En la primera planta tiene su despacho oficial, un lugar donde abordó algunas de las cuestiones más importantes de España a lo largo de sus 39 años de reinado. Pero cuando su hijo se convierta en Felipe VI será él quien lo ocupe, aunque no vaya a vivir en el Palacio de La Zarzuela.

Felipe seguirá residiendo junto a la princesa Letizia y sus dos hijas, las infantas Leonor y Sofía, en el mismo lugar en el que viven, el Pabellón del Príncipe, a 500 metros del palacio, dentro del mismo complejo.

Son los únicos detalles que la Casa Real dio a conocer por ahora sobre la futura vida del monarca, cuya abdicación es la séptima que se produce en España, pero la primera en la historia reciente del país. “Los reyes se mueren, no abdican”, solía repetir Juan Carlos hasta hace no mucho tiempo.

Su decisión, en medio de un vacío legal sobre la figura del ex rey en España, pone sobre la mesa cuestiones sin resolver como su futura agenda, su asignación presupuestaria, su tratamiento o su situación jurídica.

La Constitución española determina en el artículo 56.3 que “la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”, pero no dice qué ocurre en caso de abdicación. “Constitucionalmente no tiene asegurado un tratamiento especial”, asegura Juan José Solozábal, catedrático en Derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Madrid.

“Pero esto no se puede resolver diciendo: el rey pasa a ser un ciudadano más; es necesaria una ley orgánica que desarrolle esta figura de ex monarca”, concluye.

También queda en el aire la situación de la reina Sofía, después de que en abril el gobierno español diera el primer paso para blindarla judicialmente junto a Felipe y Letizia para ponerles al nivel de los altos cargos del país.

Otro de los flecos sueltos es el tratamiento que recibirá Juan Carlos. No hay precedentes en España y en la ley no existe la figura de “ex rey”.

En otras monarquías europeas, sin embargo, sí hay ejemplos: en Holanda, la reina Beatriz volvió a ser “princesa” tras dejar el trono en manos de su hijo Guillermo. En Bélgica, el rey Alberto II pasó a ser llamado “antiguo rey de Bélgica” cuando su hijo Felipe fue coronado en 2013.

“En España todo apunta a que el rey recibirá el título de Conde de Barcelona, que conlleva el tratamiento de Alteza Real”, explica Gerardo Correas, presidente de la Escuela Internacional de Protocolo. Se trata del título que tuvo su padre, Juan de Borbón.

En cuanto a su estatus en la familia real, es probable que aparezca “en un puesto inmediatamente inferior” al de Felipe, según el experto.

¿Y su sueldo? Hasta ahora, Juan Carlos percibía una asignación anual equivalente a  USD 400 mil procedente de los Presupuestos Generales del Estado. Pero no hay norma que regule la dotación de los reyes salientes. “Es probable que muchas de estas cuestiones se acuerden entre Juan Carlos  y Felipe”, dice Correas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)